domingo, 11 de octubre de 2009

ONE-SHOT

Juegos Del Destino

Por Anne Hilldweller

"Un gran amor, una terrible separación, un secreto guardado por años que tal vez tenga que ser revelado, una boda, un reencuentro, una inesperada propuesta. A veces el destino juega con las personas como si fueran viles marionetas. Todos humanos"


Coloqué el último par de cubiertos en la mesa y sonreí satisfecha después de pasar la mayor parte del día en la cocina preparando esta cena tan especial, ahí fue donde caí en la cuenta de todos los años que habían pasado, mi hija mayor recién había cumplido 21 y ya estaba comprometida, hoy vendría su novio a presentarnos a sus padres para formalizar ese compromiso. No pude evitar recordar a aquel hombre que me había prometido matrimonio un día, hace más de 20 años y que después había desaparecido de mi vida sin darme ninguna explicación.

– Ma, ¿todavía no te has bañado?, en hora y media llegan Jasper y sus papás – dijo mi pequeña hija sacándome de mis pensamientos.

– Con ese tiempo me alcanza, además apenas terminé de preparar la cena – respondí sonriéndole y apretándole la nariz como lo hacía cuando era una niña y la reprendía.

– Perdón ma por presionarte, pero quiero que luzcas espectacular esta noche.

– Haré mi mejor esfuerzo, ¿tu hermana ya está lista?

– Se está maquillando, como le dije que también vendría Emmett, se emocionó.

– Ah que niña, aún no está en edad de tener novio.

– Ma, Rosalie ya tiene 16, yo nací un mes antes de que tú cumplieras los 18, así que a su edad tú ya andabas con mi papá.

– Fue otra época, y saben que quiero una mejor vida para ustedes que la mía.

– ¿Te quejas de tu vida?, eres la reina de este hogar, mi papá y nosotras te adoramos.

– No me quejo hija, simplemente que no quiero que ustedes sólo sean amas de casa, quiero que se desarrollen como profesionistas también.

– Por mí no te preocupes, yo ya te prometí que terminaré mi carrera aunque me casé.

– Lo sé, la que me preocupa es tu hermana.

– Bueno, puedes preocuparte mientras te bañas – señaló con su singular sentido del humor empujándome hasta el baño.

Estaba colocándome los aretes cuando Jacob entró a la recámara y me abrazó por detrás, le sonreí a través del espejo y me dio un beso en el cuello.

– Te ves hermosa – aseguró dándome otro beso ahora en el hombro.

– Eso dices porque me quieres – dije sonriendo y rodando los ojos.

– Eso digo porque es la verdad, estoy seguro que opacarás a tu futura consuegra.

– Que cosas dices, ya empiezan a salirme arrugas – aseguré tocándome el contorno de un ojo.

– Exagerada que eres, los años te han sentado bastante bien, estás más hermosa que cuando nos casamos.

– Mentiroso – exclamé y me volteé para acomodarle la solapa del saco.

– Te amo – dijo dándome un dulce beso en la nariz.

– Yo también y te agradezco profundamente que…

– Sh – puso sus dedos sobre mi boca – Bella, eso no tienes que mencionarlo, lo sabes.

Le sonreí, tomé su rostro entre mis manos y lo besé tiernamente en la boca, Jacob me abrazó por la cintura pegándome a su cuerpo, mientras yo deslizaba mis manos hacia su cuello y profundizábamos el beso volviéndolo sumamente apasionado.

– Bueno, ustedes son peor que un par de adolescentes – exclamó Alice al abrir la puerta de la habitación.

– Señorita, ¿qué no te enseñamos a tocar la puerta antes de entrar? – preguntó Jacob separándose sólo un poco de mí para mirarla.

– Eso hice pa, tres veces y como no respondieron entré, ¡ya llegaron!

– Ya vamos niña, ya vamos – dije mirándome al espejo para asegurarme que no se me hubiera corrido el labial.

Jacob me tomó de la mano y salimos de la recámara, bajamos las escaleras y de inmediato vi a Jasper, vestido muy formal, sus papás estaban de espaldas, ella le acomodó la corbata y él le dio unas palmaditas en el hombro mientras Rosalie platicaba muy sonriente con su hermano.

- Buenas noches – dije y todos voltearon.

Me quedé completamente petrificada cuando el papá de Jasper se giró y me di cuenta de quién era, no podía ser cierto que el destino me jugara una broma tan macabra y se tratará precisamente de él. Sentí que el aire me faltó y mi corazón latió descontrolado ante la terrible verdad que tenía ante mis ojos, me horroricé al ver como Alice abrazaba y le deba un beso en los labios a Jasper, eso no era para nada correcto, era una completa aberración, yo no podía permitir que ese matrimonio se llevara a cabo y tendría que sacar a la luz aquel secreto que había guardado por tantos años, aunque eso significara ganarme el odio de mi propia hija.

– Edward, detente, por favor – apenas y pude decir con la respiración alterada mientras sentía sus labios recorriendo mi cuello.

– ¿No me amas? – preguntó mirándome a los ojos tocando mi nariz con la suya.

– De sobra sabes que sí – musité contra sus labios.

– Entonces, ¿por qué me pides que me detenga?, sabes que yo también te amo – lamió mis labios y bajó hasta mi cuello de nuevo mientras sus manos acariciaban mi espalda – y hacer el amor es lo más normal entre dos personas que se aman – susurró en mi oreja después de lengüetearla.

– Sabes que yo nunca… – exclamé con la voz entrecortada.

– Yo tampoco – de nuevo me miró a los ojos – y eso lo hace más especial.

– ¿Me prometes que siempre estarás conmigo?

– Te lo juro, algún día nos casaremos y nada ni nadie podrá separarnos.

– ¿De verdad? – pregunté emocionada.

– Por supuesto mi vida, te amo Bella, con todo mi corazón.

– Yo también te amo… pero tengo miedo.

– No tienes nada que temer, sólo déjate llevar por lo que sientes, como yo lo hago.

Su ávida lengua invadió mi boca y se unió a la mía en una perfecta sincronía de movimientos, mientras deslizaba sus manos por debajo de mi suéter hasta llegar a mis senos que masajeó por encima de mi sostén, yo me aventuré a introducir mis manos por debajo de su polera y acaricié su espalda. Él bajó por mi mentón dándome pequeños besos hasta apoderarse de mi cuello que succionó con labios y dientes mientras yo jadeaba con los ojos cerrados, siguiendo su sugerencia de dejarme llevar.

Se separó sólo un poco y me miró con deseo, yo estaba sumamente nerviosa, pero lo amaba tanto y llevábamos ya varios meses posponiendo esto que no podía dejarlo para después una vez más, tenía que dejar mis temores atrás y entregarme en cuerpo y alma al hombre que era el amor de mi vida, así que le sonreí y levanté mis brazos, Edward me quitó el suéter y sus ojos se clavaron en mis senos provocando que mi calor aumentara, con los dedos temblorosos me quité el sostén y de inmediato él se apoderó de uno de mis pezones que lengüeteó y mordisqueó en tanto acariciaba el otro, yo sentí como mi intimidad se iba humedeciendo cada vez más.

Presuroso se quitó él la polera y tomó mis manos para deslizarlas por su torso desnudo hasta dejarlas sobre su masculinidad que ya estaba endurecida, sentí que las mejillas me ardieron, pero no supe si de vergüenza o de excitación. Torpemente desabroché su pantalón y él terminó ayudándome y liberando su miembro que me impresionó por sus dimensiones, ¿sería posible que algo de semejante volumen cupiera en mi interior?, los nervios me inundaron aún más mientras veía como él tomaba una de mis manos y la ponía alrededor de su dureza y me hacía deslizarla a todo lo largo, empezó a gemir también ante mis caricias y metió sus manos por debajo de mi falda para quitarme la ropa interior, después yo terminé de desnudarme y me acosté sobre la manta que yacía sobre el pasto de aquel, nuestro prado secreto, donde nos reuníamos todas las tardes para estar solos.

Edward se posó sobre mí, me sonrió y me besó apasionadamente mientras sentía su erección frotando sobre mi triángulo, con su mano la tomó y la dirigió a mi centro, yo abrí las piernas como acto reflejo y se introdujo, de inmediato un escozor recorrió mi intimidad y no pude evitar soltar un grito al sentir como su masculinidad me cubría por completo, unas lágrimas escaparon de mis ojos, Edward las limpió con sus dedos mientras me pedía que me relajara para después empezar a moverse lentamente gruñendo ante el roce de nuestros cuerpos, mis gemidos se intensificaron y poco a poco el dolor fue reemplazado por un intenso placer que no había sentido jamás, en tanto, Edward aumentaba la velocidad de sus movimientos incrementando el placer de ambos, nuestros cuerpos sudaban, mi respiración estaba completamente errática al igual que la de él, susurrábamos nuestros nombres y nos repetíamos que nos amábamos hasta que minutos después sentí un tibio líquido inundar mi cavidad al tiempo que él lanzaba un grito y luego yo sentí una sensación incomparable que invadía todo mi cuerpo indicándome que había llegado al orgasmo. Me besó de nuevo con pasión y ternura mientras acariciaba mi cuello.

– te amo Bella, este ha sido el mejor momento de toda mi vida.

– para mí también Edward, te amo y siempre te amaré.

Se levantó y luego me ayudó a mí a ponerme de pie, nos vestimos en silencio, nos besamos otra vez y caminamos rumbo a mi casa. Una vez que llegamos nos besamos de nuevo y me dijo que al siguiente día iría a hablar con mis padres para fijar la fecha de la boda, que él trabajaría con su padre para poder mantenernos.

Esa noche casi no pude dormir recordando lo que habíamos hecho juntos y su promesa de matrimonio. A la mañana siguiente me levanté muy temprano y me arreglé para esperarlo. Las horas fueron pasando lentamente al tiempo que mi angustia aumentaba, la noche cayó sin remedio, Edward jamás se apareció.

Al día siguiente fui a buscarlo a su casa y uno de sus vecinos me dijo que él y su familia habían partido sin decir adónde, sólo le dejaron instrucciones para vender la casa. Mi corazón se quebró en ese momento, Edward había conseguido de mí lo que quería y me abandonó sin dar explicaciones, en ese instante comprendí que todo lo que me había dicho eran mentiras con tal de obtener mi cuerpo. Corrí mientras las lágrimas caían sin cesar y el fuerte sonido de la bocina de un auto me hizo pararme en seco a mitad de la avenida, por inercia volteé y a escasos centímetros de mí se encontraba el auto de un nuevo vecino mío, quien se bajó y me preguntó si estaba bien, sin poder evitarlo me eché a sus brazos y lloré incontrolablemente.

Desde ese minuto Jacob se convirtió en mi amigo incondicional y, cuando aterrada confirmé las sospechas de mi embarazo y se lo comenté, él no titubeó en pedirme que nos casáramos, me confesó que yo le había gustando desde la primera vez que me había visto y que no me había dicho nada porque sabía que yo tenía novio, pero ahora él me apoyaría sin importarle que yo no lo amara. Así que dos semanas después nos casamos en una íntima reunión y nos mudamos a Filadelfia, para evitar las murmuraciones del pueblo.

Al nacer mi hija ambos fuimos los más felices, Jacob desde un principio la vio y la trató como si fuera en realidad de él y, cuando años después, nació Rosalie, no hizo distinción alguna, a ambas las trataba y cuidaba de la misma forma. Con el tiempo aprendí a quererlo, aunque jamás llegué a amarlo como a aquel hombre que me abandonó.


– Señora, le presentó a mis padres, Tanya y Edward – dijo Jasper regresándome al terrible presente.

– Mucho gusto – respondí con una media sonrisa tendiéndoles la mano a ambos.

– Igualmente – exclamó ella muy entusiasmada y hasta me abrazó.

– El gusto es mío, señora Black – dijo Edward tomando mi mano, impresionado de verme, aunque no tanto como yo.

Como zombie caminé hasta la cocina, con el pretexto de ir por unos bocadillos, necesitaba tranquilizarme un poco antes de cometer una tontería, debía encontrar el momento para hablar con Edward a solas e impedir esta locura, ¿qué le debía yo a la vida para que me cobrara así?, ¿cómo era posible que Alice terminara enamorándose precisamente de su medio hermano?, cuando había tantos hombres en este mundo.

– Mi amor, ¿te sientes bien? – preguntó preocupado Jacob.

– Sí – lo miré con pánico, ¿debía decirle a él también la verdad?, por supuesto, era el primero que tenía que enterarse.

– ¿Estás segura?, te ves muy pálida y estás temblando.

– Jacob – pasé saliva – no podemos permitir que Alice se case con Jasper.

– ¿Por qué?, ¿qué pasa? – dijo totalmente extrañado.

– Porque… él… es… – me sostuve de la mesa porque me sentía desvanecer – su padre… es el hombre que me… – se me quebró la voz y no pude terminar la frase.

– Claro, ya decía yo que lo había visto antes, ¡dios mío! – exclamó llevándose una mano a la boca.

– Alice va a odiarme – dije con un hilo de voz rompiendo en llanto.

– No, tranquila, ya encontraremos la forma de impedirlo sin que la verdad se sepa – afirmó y me abrazó.

– Pero, ¿qué pretexto vamos a poner Jacob? – exclamé separándome para mirarlo – la verdad es lo único que impedirá esa boda, Alice está tan enamorada.

– Tranquila, tranquila, algo se nos ocurrirá.

– Tengo que decírselo a él, tiene que ayudarnos.

– No, por favor, no le digas a él.

– No tienes nada que temer, Alice te adora y eso nada lo cambiará, a mí es a la que odiará – definitivamente mi imagen ante ella cambiaría rotundamente.

– No digas eso, tendrá que entenderlo, eras muy joven y tú no tuviste la culpa de que él jugara contigo – me secó las lágrimas con sus dedos – trata de tranquilizarte, tenemos que volver a la sala.

– Por favor, entretén a su mujer, tengo que decírselo lo antes posible.

– Si eso te tranquiliza lo haré, déjame ver que se me ocurre.

– Gracias Jacob, no sé como agradecerte todo lo que has hecho por mí y por mi hija.

– Nuestra hija, la criamos juntos, él sólo aportó un espermatozoide.

– Tienes razón, perdóname por ser tan tonta.

– No tengo nada que perdonarte, me has hecho muy feliz todos estos años, tenemos una hermosa familia y te juro que así la mantendremos – me miró como sólo él sabía hacerlo y me besó en los labios.

– ¿Otra vez besuqueándose? – exclamó nuestra hija haciéndonos voltear.

– ¡Rosalie!, ¿qué expresiones son esas?, respeta a tu madre y a mí también.

– Ay perdón, pero Alice está desesperada porque no salen con los bocadillos, en serio que ustedes están peor que mis compañeros de la prepa – aseguró rodando los ojos.

– Pues ayúdenos señorita mal criada, después voy a hablar muy seriamente con usted, que ya la vi de coqueta.

– No te enojes papi, no tiene nada de malo, sé cuidarme y portarme bien.

– Pues más le vale, ándele, llévese ese recipiente, si ya quiere novio es porque ya sabe las responsabilidades de una casa.

– Exageras papi, no pienso casarme aún.

– Más le vale, apúrese.

Sonreí ante esa escena, era muy común, no entendía porque en ocasiones Rosalie era tan chocante y mal criada, siempre hacía desatinar a su padre y lo desobedecía, había veces que ella parecía la que no era hija de Jacob en lugar de Alice. Mi pobre Alice, no tenía idea de lo que se le avecinaba y lo que iba a sufrir.

Tomé un par de recipientes más y caminé a la sala, mi corazón se desgarró más al ver tan contentos a Alice y Jasper tomados de las manos, no imaginaban lo que en realidad los unía. Dejé los recipientes sobre la mesa y me senté junto a Jacob que de inmediato me sonrió y tomó mi mano. Edward clavó su mirada en nosotros, me percaté que observaba nuestras manos entrelazadas y después subía sus ojos hacia mi rostro, casi no hablaba, a diferencia de su mujer, que estaba tan emocionada como los chicos. En un momento de la plática resultó que ella era restauradora, así que Jacob aprovechó y la llevó a la biblioteca para enseñarle un par de piezas muy preciadas para él que ya necesitaban un retoque.

Con el corazón latiéndome a toda prisa entré a la cocina, estaba tan confundida y no sólo por lo de Alice, sino porque todos los sentimientos por él que creía enterrados salieron a la superficie, él siempre sería el amor de mi vida, no podía creer que el destino se empeñara en martirizarme. Me sobresalté cuando sentí una cálida mano sobre mi hombro, giré mi cabeza y me encontré con sus hermosos ojos verdes.

– Jamás imaginé volver a verte – dijo con aquella voz aterciopelada que hacía temblar mis rodillas, aún ahora, después de tantos años y de su engaño.

– Yo tampoco – respondí después de aclarar mi garganta.

– Te has puesto tan preciosa – afirmó mirándome de cabeza a pies y me sonrojé.

– Edward, tengo algo muy importante que decirte – su mirada estaba logrando incomodarme y la evadí – no podemos permitir que Alice y Jasper se casen.

– ¿Por qué no?, lo que haya pasado entre nosotros en el pasado no tiene porqué afectarlos a ellos – exclamó serio.

– Precisamente por lo que pasó entre nosotros en el pasado es que les afecta.

– No puedes ser tan injusta con ellos, no es su culpa.

– Sé perfectamente bien que no es su culpa, pero…

– Tú te casaste sin esperarme, ahora, ¿pretendes que ellos corran con la misma suerte que yo? – dijo desolado.

– ¿Esperarte?, te esperé todo el día y jamás llegaste, pero no tiene caso hablar de eso, lo que ahora nos concierne son ellos.

– Pues no voy a permitir que les arruines la vida, como arruinaste la mía.

– Tú fuiste el que me abandonó y ahora dices que yo te arruiné la vida, no tienes vergüenza, pero eso ya no importa, Alice y Jasper no se pueden casar.

– Yo no te abandoné y ellos tienen todo mi apoyo para casarse, no vas a poder impedirlo – aseguró un tanto molesto.

– Es que tengo que impedirlo – insistí exasperada.

– Pues no te dejare – afirmó ya enojado.

– Pues tienes que hacerlo, ¡Alice es tu hija!

– ¿Qué dijiste? – preguntó sorprendido.

– Que Alice es tu hija, la semana pasada cumplió 21 años, nació justo nueve meses después del 18 de noviembre, que si a ti no te dice nada…

– Fue el día que hicimos el amor – interrumpió sorprendiéndome, no podía creer que recordara la fecha exacta – ahora comprendo porque hay tanta empatía con ella, porque desde que Jasper me la presentó sentí tanta afinidad… mi hija… tuya y mía – enfatizó mirándome a los ojos con ternura.

– ¿Comprendes por qué no se pueden casar?

– Sí se pueden casar – respondió sonriendo.

– Pero, ¿qué aberración estás diciendo? – exclamé horrorizada.

– Jasper no es mi hijo, tenía 5 años cuando me casé con Tanya.

– ¿De verdad? – pregunté sin poder dar crédito.

– Sí, ¿no sabes que su apellido es Whitlock?

– Cierto – respondí recordándolo, si se hubiera apellidado Masen de inmediato lo hubiera identificado.

– Conserva el apellido de su padre biológico, uno de mis entrañables amigos y compañeros de guerra, quien murió en combate y me hizo prometerle que cuidaría de su esposa y su pequeño hijo, así que cuando regresé y me dijeron que te habías casado y mudado de Forks, fui a buscar a Tanya, al principio éramos sólo amigos, compañeros del mismo dolor de haber perdido a la persona que amábamos, aunque fueron muy diferentes las circunstancias, hasta que un día yo le propuse matrimonio y aceptó, Emmett tiene 17 años.

– ¿Te fuiste a la guerra? – pregunté sorprendida.

– Sí, te lo dije muy claro en la carta que te escribí.

– ¿De qué carta estás hablando? – pregunté extrañada.

– De la que te dejé con tu padre, ese día, después que te llevé a tu casa, llegué a la mía y mi madre me estaba esperando angustiada porque había llegado la notificación del ejército, tenía que enlistarme al día siguiente a las 5 de la mañana para partir a Vietman, así que de inmediato te escribí una carta despidiéndome de ti y pidiéndote que me esperarás cuando fui a entregártela quien abrió la puerta fue tu papá y me dijo que ya estabas dormida, entonces se la di a él.

– Mi padre nunca me dio nada – me dejé caer en la silla, no era posible que él hubiera sido testigo de mi sufrimiento y no se le hubiera movido el corazón.

– Si pude resistir la guerra fue por ti, pensando en nuestro amor, en volver a verte y amarte, todos los días miraba tu fotografía para que me diera fuerzas de soportar el horror que estaba viviendo y no sabes cuánto me dolió cuando supe que te habías casado, me sentí traicionado, herido más que con cualquier bala que pudieron haberme dado, no podía creer que te hubieras olvidado de lo nuestro tan pronto.

– Me casé porque estaba esperando a nuestra hija, cuando te fui a buscar me dijeron que toda tu familia se había mudado y no tienes idea de lo que sentí, pensé que sólo habías jugado conmigo y me habías abandonado.

– Jamás te abandoné Bella, mi familia se mudó a Phoenix porque mi abuela estaba muy enferma, no puedo creer que el destino nos haya jugado de esta manera – exclamó llevándose una mano a su cabello – pero, nunca es tarde Bella, por algo el destino nos ha cruzado de nuevo, para enmendar su error, no he dejado de pensar en ti todos estos años, de preguntarme que era de tu vida, si estabas bien, si eras feliz y ahora te encuentro y me das la mejor noticia del mundo, tenemos una hermosa hija – puso su mano sobre la mía – aún podemos retomar lo nuestro.

– No Edward, ya es tarde para nosotros – aseguré retirando mi mano – ahora es el momento de Alice y de Jasper.

– ¿Por qué?, no puedes negarme tu nerviosismo ni que temblaste ahora que te toqué, lo percibí.

– Jacob ha sido demasiado bueno conmigo, no le importó casarse sabiendo que esperaba un hijo de otro y que no lo amaba, aceptó sin quejarse que por cuatro años compartiéramos la cama únicamente para dormir y ni siquiera se acostó con otras, ha sido el mejor padre del mundo con las dos, el mejor esposo, no puedo abandonarlo ahora, no sería justo.

– Pero, ¿Lo amas?, dime que lo amas como me amaste a mí alguna vez y te juro que aceptaré tu decisión, pero si no es así, lucharé para reconquistarte de nuevo.

– Se te olvida Tanya, ¿vas a causarle otro dolor en su vida?, se ve que es una buena mujer, y además, ¿qué pensarían tus hijos, mis hijas?, no puedes ser tan egoísta, no es así como te recuerdo.

– Pero no es justo para nosotros Bella, fueron circunstancias adversas las que nos separaron, no fue falta de amor, nuestros hijos ya están grandes, tendrían que entenderlo y nuestras parejas también, dime que es amor lo que te une a Jacob y no agradecimiento y te juro, por nuestra hija, que no me interpondré entre ustedes.

En ese momento entraron Jacob y Tanya, él me miró con miedo, yo les sonreí a ambos y luego salimos todos de la cocina. Mi corazón latía frenético, no podía creer lo que Edward acababa de decirme, no sólo no me abandonó sino que seguía queriéndome y estaba dispuesto a dejar todo a un lado con tal de que estuviéramos juntos, pero yo no sabía si podía hacer lo mismo, francamente no sabía si lo seguía queriendo por lo que habíamos vivido juntos o sólo por ser el padre de Alice.

Edward hizo la petición oficial del compromiso, Jacob me miró extrañado y le susurré bajito que no había de que preocuparse, que Jasper no era su hijo. Brindamos por la felicidad de los chicos, jamás había visto a Alice tan radiante, Edward la miraba amoroso y noté que su sonrisa se desvaneció cuando ella abrazó emocionada a Jacob y le dio un beso en la frente. Después cenamos, platicamos otro poco y me di cuenta de lo cariñosa que era Tanya con Edward y con sus hijos, las palabras que les dirigió a Alice y Jasper fueron muy conmovedoras, incluso se le llenaron los ojos de lágrimas, supuse que recordó a su esposo muerto, sin duda era una gran mujer y su familia era muy unida tanto como la mía. No, yo no era capaz de desbaratarlas, ninguno teníamos la culpa de cómo se habían presentado las cosas, no podía causarles un sufrimiento a mi hijas ni a sus hijos, no era tan egoísta, ni tampoco podía arruinar las vidas de Tanya y de Jacob, después de habérnoslas entregado a Edward y a mí, finalmente lo único que teníamos él y yo eran recuerdos, ya no éramos más un par de adolescentes, habíamos cambiado con el tiempo, en sí no nos conocíamos, queríamos a nuestra versión del pasado, tal vez él no estaba consciente de eso y quién sabe si ahora nos gustara la forma de ser que teníamos cada uno.

Llegó la hora en que ellos se despidieron, Tanya me abrazó y me dijo que después nos coordináramos para los preparativos de la boda, después me abrazó Jasper y me agradeció por la velada, que alivio había sentido al saber que no era hijo de Edward, ni siquiera puedo imaginar cual hubiera sido su reacción de no ser así y lo mejor es que Alice tampoco tuvo que enterarse de la verdad, tampoco tengo idea de cómo lo tomaría. Emmett también me dio un abrazo y me pidió permiso para ir al cine con Rosalie al día siguiente, no pude negarme, se veía un buen chico, esperaba que estuviera preparado para lidiar con ella. Por último me abrazó Edward.

– Tienes razón, no podemos herir a nuestras familias, pero tampoco podemos negar que aún hay amor entre tú y yo, estoy dispuesto a que seamos amantes, alguna vez te dije que nada ni nadie nos separaría, no me importa compartirte, porque sé que no lo amas ni yo a ella – susurró en mi oído dejándome perpleja.

Lo miré desconcertada por escasos segundos, él me sonrió y me guiñó un ojo discretamente, mi corazón dio un vuelco. Me giré para verlo partir junto a su familia, sentí que Jacob me abrazó por los hombros, de reojo lo miré, ¿estaría yo dispuesta a llevar una doble vida?, ¿sería posible hacerlo sin dañar a terceros?, o lo mejor era ignorar su propuesta y esperar a que, quizá en otra vida tuviéramos una nueva oportunidad para estar juntos.

___________________________________

mmmm bueno chic@s sin duda este shot te deja con muchas preguntas en la mente... sin duda un amor como el que vivieron Bella y Edward no se olvida jamás... pero dicho amor merece vivir en las sombras???
nueva encuesta, nueva teoría y una gran curiosidad:


¿¿si estuvieras en esa situación, tú que harías??

cuidense mucho, no olviden un buen chocolate para aclarar el cielo, suspiren y...
Nos leemos en un tris!!!


Bellany G.
**Tu eres todo para mi**

ONE-SHOT


Amor, Finalmente Te Encontré

Por Giselita

Carlisle POV I

Ashland, 1921

Por fin el cielo comenzaba a oscurecer, había esperado todo el día a que el crepúsculo llegara para así poder ir al hospital.

Los últimos tres años había cambiado de ciudad en reiteradas oportunidades, pero no me molestaba era algo que sabia cuando me decidí a ‘salvar’ la vida de Edward. Hacia tan solo tres años que lo había convertido en mi igual y aun parecía costarle trabajo adaptarse a esta clase de vida.

Si, tenía autocontrol… pero siempre me preguntaba cuanto más podría soportar. No estábamos en una época donde vivir aislado del mundo fuera una solución. La gente iba y venia a su antojo por territorios inhóspitos, en busca de una buena parcela que reclamar como suya. Había detenido a Edward varias ocasiones antes de que pudiera atacar a un humano.

Ashland parecía un pueblo de lo mas tranquilo. Al menos en las afueras, donde Edward y yo vivíamos. Había conseguido un puesto en el hospital de la zona y generalmente no había mucho trabajo.

Hasta ese día.

Me extraño ver a un gran número de personas agrupadas cerca de la sala de cuidados intensivos. Muchos de ellos eran niños y mujeres. Conforme me iba acercando a ellos comencé a escuchar lo que se decían los unos a los otros.

‘Pobre. La perdida del hijo...la muerte de su esposo...’

‘¿Qué le habra sucedido?’

‘Que tragedia.’

‘Yo oí que estaba loca desde hace tiempo.’

Entonces veo al doctor Marx saliendo con una camilla cubierta por una sabana blanca. Sin duda algún paciente acababa de fallecer. Al pasar por mi lado sacude suavemente mi cabeza y comienza a hablarme.

-Toda una tragedia.- dijo chasqueando su lengua. –Tengo que declararla…

-Te acompaño.- sabia, por los pocos meses que le conocía, que la zona de la morgue no era para nada de su agrado. -¿Le han hecho autopsia?- pregunté mas por rutina que por otra cosa.

-¿Autopsia Cullen? Esta mujer se ha suicidado… si aun así quieres hacerla… adelante. Yo paso totalmente.- dijo con una sonrisa, aterrado ante la idea de realizar una practica fuera de su campo. Algo inusual si me lo preguntan, siendo doctor… abrir un muerto era lo mas simple por hacer.

Tome la cartilla que el Doctor Marx había dejado encima del cuerpo sin vida de la mujer. La abri y comence a leerla mientras le seguia detrás. En la primera página estaban los datos del cuerpo. Mujer. Caucasica. Aproximadamente 24 años. Lesiones en el craneo. Posible suicidio. Una página después estaban los datos aportados por la persona que reconoció el cuerpo. Esme Platt. 26 años. Encontrada por una vecina en el acantilado. Aparente suicidio por fallecimiento de su hijo.

Esme Platt, ¿Por que me sonaba ese nombre?

Luego de traspasar las pesadas puertas que daban a la morgue, Marx empujó la camilla hacia el centro de la habitación, donde los demás fallecidos del día se encontraban. Extendí mi mano, tomando la camilla de la esquina antes de que chocara con las demás.

-Vivos o no...Debería mostrar un poco mas de respeto.- le dije viendo la forma en que se había deshecho de la camilla.

-Si estas tan deseoso de declararla... adelante.- gruño saliéndose de la morgue. Por suerte me quedaba poco tiempo en ese hospital. Ya había echo arreglos para mudarnos con Edward a las cercanías de New York, a Rochester.

Me dispuse a hacer los arreglos pertinentes para el cuerpo. Pero aun con la duda de por que su nombre me resultaba tan familiar decidí averiguarlo.

Me quedé petrificado cuando apenas alce la sabana que le cubría. Había pasado demasiados años atendiendo humanos como para reconocer el olor a muerte. Y esta mujer no estaba ni cerca de oler de aquella forma. Le quité la sabana de encima y entonces la reconocí.

Habían pasado diez años, pero aun su rostro conservaba los rastros que en ocasiones recordaba. No podía entender lo que mis ojos veían. Aquella joven tan activa y alegre a la que había atendido en Ohio yacía ahora tendida en una camilla de la morgue, con su cuerpo lleno de su propia sangre y sus piernas acomodadas en un Angulo imposible. ¿Por qué se había matado?

Volví a mirar la cartilla. Aparente suicidio por fallecimiento de su hijo. ¿Cómo era posible? ¿Tan sola y desdichada se sentía como para llegar a ese extremo? Lo que más me sorprendió aun fue recordar lo que hablaba la gente en la sala; su hijo era todo lo que tenía. Su marido había fallecido en la guerra. Que perdida… que desperdicio. Pensaba mientras descorría sus cabellos de su rostro.

Pero entonces una vocecilla resonó dentro de mí; aun no es tarde. No todo esta perdido. Miré a mí alrededor y mi mente comenzó a trazar planes rápidamente. No tenia mucho tiempo, su corazón iba disminuyendo su ritmo, le quedarían a lo sumo pocos minutos. Aunque nunca me lo permitía, había actuado por instinto.

Rápidamente tomé la cartilla de otro de los cuerpos. Una mujer de treinta años que aun no habían venido a reconocer y la llené con los datos de Esme Platt. Lo último que necesitaba era generar sospechas. De todos modos nadie pediría volver a ver el cuerpo, una vez que se fichaba… no había vuelta atrás. Nadie se daría cuenta del cambio. Yo salvaría a Esme Platt… y el pueblo tendría un cuerpo a quien recordar.

Alce el cuerpo de Esme Platt y lo saque de la morgue. Tenia que hacer las cosas sin perder tiempo… su vida pendía de un hilo que iba perdiendo fuerza con el correr de los segundos. Una vez que salí fuera, cubierto por el manto de la noche, me aparté lo más que pude del hospital. Mi mente recordó la ocasión en que había echo algo similar, con Edward. Me había escabullido por los tejados para poder transformarle.

Aun no entendía como podía estar con vida luego de tal caída. Era algo simplemente inusual, algo que solo uno como yo podría haber notado. Y aun si lo hubieran notado...no podrían haber echo nada para salvarla. La herida en su cráneo, la forma en que sus piernas estaban quebradas.

No había nada que pudiera hacer por ella, excepto una cosa…

Acomode a Esme en mis brazos. Podía sentir mi cuerpo temblar, había echo esto solo una vez y no estaba completamente seguro de cómo hacerlo con precisión. Había perdido mucha sangre, lo cual significaba que debía ser cuidadoso de no beber nada. Pero también tendría que morderle varias veces. La sangre era la que conducía el veneno hacia el corazón… y si de esta había poca… debía entonces meter mas veneno en su cuerpo.

Pero sabia que no era la inexperiencia lo que me aterraba. Solo había probado sangre humana en una ocasión y fue cuando mordí a Edward. Aquella vez me sentí sobrepasado por el sabor de su sangre… creí que no conseguiría salvarlo.

Aun no encuentro explicación a como fue que logre apartarme de él. Esta vez era diferente. No podía permitirme que su cuerpo se vaciara por completo.

Mis dedos se apoyaron en su pecho. Su corazón había descendido su ritmo a tal punto que casi me costaba distinguirlo. Debía actuar rápido.

Sin pensarlo dos veces incliné mi cabeza sobre su cuello y la mordí.

_____________________________

bueno chic@s continuando con las serie de one-shots dedicados a los pilares de los Cullen, Esme y Carlisle, les presento el penúltimo de esta y el primer POV de Carlisle... como ven se ha decidido la transformación, toca esperar el final... muajajaja
cuidense mucho, y degusten un chocolatito para festejar al amor, suspiren y...
Nos leemos en un tris!!!


Bellany G.
**Eres el amor de mi vida**


Capítulo 2. El Ser Padres (Siendo Padres 101)

Bella POV

“Apúrense ustedes dos, ¡Les reservamos unos asientos!” Alice tomó mi brazo y me guió por la puerta. Las bancas estaban llenas de estudiantes quienes discutían cual seria la razón de la asamblea. Que clase de tortura ibamos a tener hoy.

Justo entonces el profesor de salud, el señor Anderson, entro al podio. “Señoras y señores. ¿Hola? ¿Me pueden oir? Por favor siéntense y quédense en silencio, estamos listos para empezar.” El lugar lentamente se silencio salvo por algunas risitas nerviosas del fondo.

El señor Anderson se aclaró su garganta y comenzó “El estado de Washington ha obligado que como parte del currículo de salud para graduarse que debemos enfocarnos durante este año en educación sexual…” Emmett soltó un fuerte silbido que hizo que todo el gimnasio estallara en risas. “Gracias señor Cullen por su apoyo a la educación sexual en el instituto de Forks. Como les decía, necesitamos cubrir la educación sexual Y las habilidades paternas. La parte de educación sexual será vista en sus clases regulares de salud. Ahora mismo, queremos presentarles los requerimientos para el proyecto de ser padres.”

Miré a Edward quien estaba sonriendo. Obviamente sabia de que iba todo esto gracias a su habilidad de leer la mente y estaba entretenido con ello. “Esto va a ser interesante.” Fue todo lo que dijo.

Había una caja en el suelo, al lado del podio. El señor Anderson la estaba levantando y repentinamente “WAAA, WAAA, WAAA” salió de la caja. Él sacó su mano y lo que parecía estar dentro de la caja era un bebe. “¡Felicitaciones, todos seran padres! Harán este proyecto en parejas. No me importa quien sea y NO aceptare pedidos o pediré a nadie que sea su compañero. Junten las agallas para pedirle a alguien que sea el padre o la madre de su bebe antes…” murmuró algo como “de que todos los buenos sean tomados.”

“Ahora, una persona del grupo, y nuevamente no me importa quién, chico o chica, deberá llevar al bebe. Decidan rápidamente quien, por que espero que la mitad de ustedes estén ‘embarazados’ para el termino del día.” Mas risas y silbidos, obviamente de Emmett.

Jasper tranquilizó el lugar para que pudiéramos terminar esto antes del almuerzo. “Quien quiera que sea el ‘embarazado’ llevara esto.” Alzó lo que parecía ser una panza de utilería y unos pechos. Tenia correas con velcros por los hombros y al rededor de la espalda. La gente comenzó a gemir y a sacudir sus cabezas.

Molesto, el señor Anderson gritó “Si se rehúsan a participar en cualquier parte de esto proyecto, los del ultimo año no se graduaran, y los de penúltimo tendrán que hacerlo nuevamente el año que viene. Solo siganlo gente.”

El bebe volvía a estar llorando en sus manos. “El viernes de esta semana, llegaran los bebes. Ustedes y sus parejas serán responsables por esta pequeña personita. Tienen censores y chips que grabaran cuanto tiempo le dejan llorar, cuanto duerme, cuando lo alimentan, si se ha caído por las escaleras o si lo han metido en algún armario. Si el bebe nos dice que fueron malos padres, los reprobaremos así que repito, sean amables con sus bebes.”

La gente había dejado de escuchar y trataban de llamar la atención de sus pretendidas parejas. Edward me susurró, “No muevas tu cabeza, solo mira hacia delante. Mike Newton esta agitando su brazo como si estuviera aterrizando un DC10 para llamar tu atención. Creo que quiere ser el papá de tu bebe.” No podía contener su risa cuando termino la oración. Yo me quedé helada, Oh Dios, esto era nuevamente como el baile de primavera. Cerré mis ojos y puse mi mano en mi frente como si tuviera dolor de cabeza. “Buen trabajo amor. Volvió a sentarse, pero lo intentará mas tarde…”

“Todos tienen tarea para esta tarde, ¿están escuchando?” esperó a que todos nos hubiéramos tranquilizado. “Su tarea para la tarde es ir a sus casas con sus parejas y decirles a sus padres que están embarazados. Escriban un ensayo de una pagina sobre sus reacciones y como se sintieron. Quizás quieran decirles primero que es un proyecto para la escuela…” pero para ese punto nadie estaba escuchando. Las chicas agarraban a sus novios asegurándose de que ninguna otra se les acercara.

Me volví hacia Edward. El puso su rostro a centímetros del mío, sonrió y me besó. “Listo, ya estas embarazada.”

Yo rodé mis ojos. “Sabes Edward, estaba esperando que nuestra primera vez durase mas que eso. ¿Tenias que hacerlo a velocidad vampirica? ¡Me perdí todo!” adoraba bromearle y a veces lo hacia tan fácil.

“Muy graciosa, no puedo esperar para verte en la panza falsa, Bella” me lanzó.

“¿Quién dijo que yo iba a llevar la panza, Edward? ¡Me gustaría verte cazando con ella esta semana!” si su rostro pudiera ponerse violeta, lo habría echo. Sus puños se habían cerrado a sus costados y estaba tratando de calmarse.

No pude soportarlo mas “No seas tan infantil, yo llevare la panza. Pero tu se lo diras a Charlie...” Edward se rió al imaginarse la cara de Charlie. Emmett le golpeó en la espalda. “OOHH ¡Rosalie tenemos que decirle a Carlisle que estamos embarazadas! ¡Que divertido!” Alice iba a amar cada minuto de este proyecto.

“Después de la escuela busquen los vientres falsos. Ahora reportense al segundo periodo.”

Una vez mas Edward y yo tuvimos que irnos a clases separadas. “Te veo en el almuerzo Bella.” Dijo besando gentilmente mi frente.

“No te preocupes, ¡Cuidare del pequeño Eddie hasta el almuerzo!” y me froté la panza haciendo énfasis. El comentario le tomo tanto por sorpresa que se rió en voz alta. El sonido de su risa me dio escalofrios. Me sopló un beso y se fue.

Corrí hacia mi casillero, tomé los libros y comencé a arrastrarme por el largo pasillo hacia la clase de español. Mientras daba vuelta a la esquina, la puerta de un armario de limpieza se abrió de golpe y Emmett y Rosalie cayeron fuera de el. Ambos estaban desaliñados, el pelo de Emmett y de Rosalie estaba pegado en zonas extrañas.

“Ustedes dos se están tomando este proyecto con bastante seriedad. Y Emmett…¡Tu camisa esta al revés!” grité mientras continuaba hacia el hall. Esperaba llegar a la clase sin encontrarme antes con Alice y Jasper.

________________________________

mmmm... bueno chicas yo apoyo a Bella... también hubiera preferido que la velocidad vampírica no interviniera en 'su primera vez'... apoco no eran mejores lo detalles?? jejejeje
y bueeeeno... que podemos decir de los 'activos' Cullen, vamos son Rose y Emmett!!! que se podía esperar, claro ahora no lo hacen más que por querer salir óptimos con su proyecto cierto??? jejejeje
teoría: como reaccionaran Esme, Carlisle y Charlie con la noticia de que serán abuelos???? interesante no creen muajajaja...
dale, cuidense muchisimo, prueben un chocolatito para aliviar la frustración jajaja (un consejo para Bells =D), suspiren y...
Nos leemos en un tris!!!


Bellany G.
**Amor, gracias por demostrarme tu amor cada segundo, TE AMO!**


Capítulo Catorce

Alice POV

Tic-tac, tic-tac…

El reloj avanzaba y Edward aún no llegaba, eso me estaba preocupando.

Tal vez le había pasado algo a él y Bella; y sería mi culpa, por irme con Jasper, la culpa ya estaba haciendo su aparición en escena cuando escuche el ruido del auto de Edward en la entrada de la casa. Respire, ya no tendría que explicarles a mamá y papá, que había pasado con él.

-¿Dónde estabas?- salté en cuanto cruzó el umbral de la puerta- ¿Dónde esta Bella?

-En su casa…- me contesto tranquilamente

-¿Y donde estabas tú?

-Alice, tú misma me pediste que la llevara a su casa y eso hice…

-…Si, pero… son más de las 8 de la noche… y la casa de Bella no esta tan lejos, así que dime la verdad- le exigí

-Es la verdad... el motor del auto se sobre calentó y tuvimos que esperar…por eso la demora…

-Ahh…

-Ahora si me disculpas quiero ir a dormir… estoy muy cansado.

-¿Por qué?

-Por la practica de fútbol, Alice… por que más…

-Ehh… Edward, hermanito… antes de que subas…-dije melosa.

-¿Si?

-Este… yo te quería pedir un pequeño favor- era ahora o nunca, al parecer mi hermanito estaba de buen humor

-¿Qué pasa?

-Este… te quería pedir… si mañana, nos podrías llevar a Bella y a mi al centro comercial…

-¿Al centro comercial?

-Sip… por Dios, Edward queda menos de una semana para el baile… tengo que comprar mi vestido.

-¿Vas a ir al baile?

-Si… con Jasper ¿y tú?

-Aun no lo sé…

- ¿Cómo?...no me digas que no tienes con quien ir, Edward…eso es imposible.

-Tengo con quien ir… el problema esta en con quien quiero ir…- me respondió. Aquí pasaba algo raro- ahora si no te molesta, me quiero ir a dormir.

-Pero, me vas a acompañar…- dije haciéndole morritos.

-Esta bien… ¿a que hora?

-Vamos a ir a recoger a Bella como al mediodía…

-¿Cuánto tiempo pretendes estar en el centro comercial?

-Todo el día…- le dije- ahh, papá y mamá llamaron vuelven el domingo en la tarde…

-Ahh, que bueno… ahora…- dijo avanzando- quiero dormir.

-Esta bien, buenas noches hermanito… ¡eres el mejor!- cuando quieres…

Sábado… al fin sábado… estaba tan emocionada hoy iría a comprar el vestido para el baile, pero había algo más que me emocionaba, mejor dicho me inquietaba.

Edward, mi querido hermanito estaba muy extraño, algo le pasaba y yo iba a averiguarlo. Estábamos preparados para salir a eso de las doce menos veinte… perfecto, llegaríamos a casa de Bella en unos veinte minutos y de ahí al centro comercial solo unos veinte minutos más… ¡estaba tan emocionada!

Cuando llegamos a casa de Bella, ella ya nos esperaba en la entrada… ¿o tal vez se acababa de despedir de Charlie?, pero en cuanto nos vio, su rostro se ilumino o debería decir en cuanto vio a mi hermano, su sonrojo se hizo evidente cuando llego a la altura del auto, aquí estaba pasando algo y yo iba a saber que… pero Edward y Bella, se traían algo entre manos o era yo la que estaba viendo demasiadas películas de misterio últimamente.

-Hola…- saludo.

-Hola Bells…- le dije, Edward se volteó para saludarla.

-Hola Bella…- ella se volvió a sonrojar.

Gracias a la loca conducción de mi hermano que en momentos como este agradecía llegamos al centro comercial en menos de quince minutos, aunque al parecer la única emocionada era yo.

-Vamos Bella… se te vería preciosa… pruébatela ¿si?...- le pedí extendiéndole una blusa de color azul y con unas nimias mariposas blancas bordadas

-Alice… me prometiste que no me harías probarme nada…además, no veníamos solo por tu vestido…- me discutió.

-Si, pero… mírala ¿no es preciosa?... Verdad, Edward- dije buscando un poco de ayuda.

-Ahh… si, es linda…- dijo sin mucho entusiasmo.

-Ves… dale Bella… solo esta, estoy segura de que se te verá genial…

-Alice…- regaño, yo comencé a hacer pucheros- ya, vale… esta bien… pero nada más…- sonreí- y deja de usar tus trucos conmigo.

-Te prometo que no te vas a arrepentir…- le dije empujándola hasta el probador.

Ahora “las averiguaciones de Alice” darían comienzo, era hora de poner en acción mi plan.

-Edward… ¿puedes esperar a Bella?, es que tengo que ir a ver una cosa a la sección de maquillaje.

-Es muy urgente…- preguntó escéptico.

-Si… por fis…- le rogué.

-Esta bien…

Perfecto, en realidad no tenía que ir a la sección de maquillaje, no aun, me oculte detrás de unos mostradores con jerseys de colores, desde ahí tenía una vista panorámica del probador.


Bella POV

Alice me había prometido no hacerme probar nada, pero me mintió y lo peor es que Edward estaba con nosotras… Dios debía estar tan roja que el contraste con al blusa azul no sería nada agradable, genial.

Edward... aun no me reponía de nuestro “incidente” en el coche, había sido mi imaginación, últimamente demasiado volátil, o él había intentado besarme… y yo la muy estupida me aparto con la excusa de que vea el motor del auto, ¡el motor!, pero no es normal que alguien que te ignora olímpicamente durante los últimos diez años como si tuviera la peste o que se yo, de la noche a la mañana se te acerque, tanto. Por más que le daba vueltas a eso en mi cabeza no encontraba una explicación lógica.

O tal vez ya era la hora de dejar la lógica en casa y hacer lo que me dictara mi corazón, aunque eso fuera casi tan riesgoso como lanzarse a una piscina llena de tiburones que no han sido alimentados en los últimos 5 días. Si tal vez esa era la respuesta…

Respire, y salí del probador con los ojos cerrados, intentando no caer.

-Esta bien Alice… ya me la probé…- dije.

-Definitivamente mi hermana tiene razón- respondió la aterciopelada voz de Edward. – el azul te sienta de maravilla…

Azul, demonios… el recuerdo de la tarde de ayer se hizo presente.

-Umm… no sé… el marrón… ¿y el tuyo?

-El azul…


El azul era el color favorito de Edward, había alguien que iba a morir…

-Alice…- murmure entre dientes de manera casi imperceptible.

-¿Pasa algo Bella?- me preguntó Edward, no me había dado cuenta de la forma en que me miraba.

-Ehh… no nada…- otra vez me ruborice- ehh… voy a cambiarme…

-Esta bien…

Me cambie de inmediato la blusa, a que estaba jugando Alice, darme una blusa azul, sabiendo obviamente que ese es el color favorito de su hermano y luego dejándome a solas con él… ¡me las iba a pagar!. Salí del probador con la blusa en la mano y la deje en uno de los colgadores, era bonita, pero no podía permitirme ese gasto y tampoco le iba a dar a Alice el gusto de cómpramela, o no.

-¿Dónde esta Alice?...- le pregunté a Edward.

-En la sección de maquillaje…

-Voy a buscarla- le dije.


Edward POV

-Esta bien Alice… ya me la probé…- dijo Bella saliendo del probador con los ojos cerrados. Llevaba puesta la blusa que Alice le había pasado y en realidad se veía muy bien, esa ropa, en especial el color le quedaba perfecto.

-Definitivamente mi hermana tiene razón- le respondí, sin apartar la vista de ella. – el azul te sienta de maravilla…

Bella se sonrojo intensamente, bajo la mirada y masculló algo entre dientes.

-¿Pasa algo Bella?- le pregunté, sin apartar mi mirada de ella.

-Ehh… no nada…- se ruborizo de nuevo- ehh… voy a cambiarme…

-Esta bien…- ella entró en el probador otra vez, al rato salió con la blusa en la mano y la dejo en un colgador.

-¿Dónde esta Alice?...- me preguntó.

-En la sección de maquillaje…

-Voy a buscarla- me dijo, yendo hacia donde le había indicado.

Miré nuevamente la blusa en el colgador y hice algo un poco irreflexivo, la tome y me dirigí a la caja registradora más cercana.

-¿Para regalo?- me preguntó la chica que empacaba las cosas.

-Si, por favor…

No sé que paso por mi cabeza, pero compre la blusa para Bella, solo esperaba que ella no se enojara cuando la viera.

_______________________________

awwww, chic@s en capítulos como este (vamos creo que en todos los caps jejeje) AMO A ALICE!!!... mira que provocar que Edward le regale la blusa es algo tan, pero tan tierno... bueno al igual que Edward yo también espero que Bells no haga drama y tome el regalo como lo que es... algo lindísimo!!! jejeje
oook... estamos casí terminando este maratón de actualizaciónes, espero que lo disfruten tanto como nosotros al crearlo...
cuidense mucho, saboreen un chocolatito para los buenos momentos, suspiren y...
Nos leemos en un tris!!!


Bellany G.
**Amor, no puedo evitar amarte cada segundo más**


Capítulo 17. Que Empiece La Fiesta


(N/T: Lenguaje no recomendado y todo eso... en fin, disfrutad xdd)


Edward POV

Verdaderamente me estaba volviendo muy mimado al despertarme cada mañana en tanta perfección. Una vez más, cuando los rayos de la mañana se filtraron entre las pequeñas rendijas que las persianas del hotel no cubrían, me desperté solo para darme cuenta de que Bella estaba tendida otra vez en mis brazos. Podía definitivamente acostumbrarme a esto. Pero, cuando realmente empecé a pensar en ello, me dí cuenta de que nunca pasaría.

Hasta el momento, el verano había sido como una bonita fantasía, y estábamos apenas al comienzo del verano. Yo solo quería que fuera mejor cada día, para hacer cada día especial para mi Bella. Pero cuando el último día de verano terminase, ¿qué pasaría? íbamos a diferentes colegios, y no nos habíamos visto en tres años. Así que, ¿qué pasaría otra vez cuando el verano se acabara?

¡No! Me negaba a creer que eso pasara. Quería a esta mujer demasiado como para dejarla ir otra vez. Ella era mi otra mitad. Pensaba que sabía lo que era sentirse completo. Antes de que ella estuviera, pensaba que yo estaba completo, pero no podía estar más equivocado. Cuando ella volvió a mi vida, me di cuenta de que no había marcha atrás. No sería capaz de volver a sentirme incompleto otra vez. No después de esto. Ya encontraría cómo.

“Edward...” suspiró mientras se giraba hacia mí y apoyaba su cara en mi pecho. “Mmmm... Hueles muy bien.”

Me reí entre dientes, haciendo que mi pecho temblara. “Creo que solo estás siendo amable. Después de estar en aquel club anoche, no puedo oler tan bien.”

Era cierto. Los dos estábamos tan cansados cuando volvimos a la habitación que simplemente nos derrumbamos en la cama y nos dormimos.

“Voy a ver que ha planeado Alice para hoy.” Dije besando el pelo de Bella.

Agarré mi teléfono y marqué. “¿Hola?” preguntó una adormilada Alice.

“¿Te he despertado?” Nunca me había levantado antes que Alice. Ella y Jasper no debieron de haberse ido a la cama inmediatamente. “Solo quería saber que habías planeado para hoy.” Expliqué.

“Dormir.” Fue todo lo que respondió. Y honestamente, ese plan me sonaba bien, especialmente si quería estar despierto para la fiesta de esta noche. “Simplemente trae a Bella a mi habitación a las 6:30.”

Miré a la alarma del reloj en la mesita de noche. Eran alrededor de la una de la tarde. “No hay problema. Vuélvete a dormir.” Le dije.

“Eso tenía la intención de hacer.” Replicó antes de colgar.

Colgué el teléfono y lo puse de nuevo en la mesa, y me acurruqué otra vez en la cama. Bella inmediatamente se acercó más a mí y hundió más su cara en mi pecho.

“Bueno, ¿cuál es el veredicto?” preguntó contra mi piel, enviando su caliente respiración sobre mi pecho.

“Dormir por ahora, pero tú necesitas estar en su habitación a las 6:30.” Le dije.

Ella simplemente suspiró. “Vale, entonces déjame dormir un poco más.”

Me reí silenciosamente, no queriendo molestarla. “Vale, amor. Dormiremos.” Le aseguré mientras acariciaba su sedoso pelo.

Pero no había manera de que fuera capaz de dormirme otra vez. Así que simplemente me quedé ahí, absorbiendo todo lo que podía del momento. Me moví hacia abajo un poco en la cama para que mi cara estuviera directamente enfrente de la suya, casi con nuestras narices tocándose.

Ella era realmente un ángel que había caído del cielo. Un regalo que Dios había decidido darme, y no iba a dar ni un solo momento por sentado. Incluso cuando dormía, disfrutaba de su compañía, aunque su charla dormida lo hacía bastante entretenido.

“Edward, ese no. Coge una licuadora de ocho ajustes.” Dijo soñolientamente. Tuve que morderme el labio para contenerme las carcajadas. “Bueno, a lo mejor quiero hacer una fondue de sushi y chocolate.” continuó.

“Gracias. Te quiero. Y estoy feliz de que me dejes tener una licuadora.”

Sonreí y besé su mejilla, haciendo que apareciese una pequeña sonrisa es su angelical cara y suspiré.

Lo siguiente que sé, es que me giré y sentí la más increíble sensación en mi hombro. Abrí un ojo y luego el otro, despacio, para ver a Bella despierta, besando mi hombro.

“Hey.” Dije con una voz ronca por dormir.

“Hey para ti también.” Me sonrió. “Es tarde y necesito una ducha antes de ir a la habitación de Alice. Pensaba en despertarte para hacértelo saber.” besó mi frente. “Puedes volverte a dormir, te despertaré otra vez antes de que me vaya.”

Se destapó las sábanas y se levantó. Al ver su desnudo cuerpo de diosa vi que ya no estaba cansado. Me destapé las sábanas y la seguí. Cuando llegamos a la puerta del baño, se volvió para encararme.

“¿Y a dónde te crees que vas?” Preguntó.

“Yo también necesito una ducha.” Le recordé besando su hombro. “Debemos ahorrar agua.”

Dejó escapar una rápida risa. “Oh no, señor. Si vas ahí conmigo, no habrá manera de que esté lista a tiempo para Alice. Vas a tener que esperar hasta que termine de ducharme.”

Le hice un puchero, pero ella simplemente besó mi labio inferior y me cerró la puerta. Caminé de vuelta a la cama y me desplomé.


Bella POV

Por mucho que realmente quisiera ducharme con Edward, y realmente, realmente quería, sabía que eso solo me haría llegar tarde con Alice, la que se ofendería. Y una Alice ofendida no era una buena idea, especialmente cuando está cerca de un rizador de pelo y del rimel.

Me duché bastante rápido y a conciencia. Anoche en el club me cubrí de sudor y estaba más que feliz de quitarme la suciedad. Sin embargo mi mente volvió al club... y a Edward. Era imposible no darse cuenta de los cientos de chicas mirándole, pero cuando la noche avanzó, y él me hizo eso mientras bailábamos, rápidamente me olvidé de todos los que estaban en la habitación (obviamente).

Salí de la ducha y me sequé, sin preocuparme de secarme el pelo porque Rose se ocuparía de eso. Yo solo me puse un albornoz. No tenía sentido cambiarme y luego cambiarme otra vez. Fui a mi habitación y cogí un tanga de color carne que me puse debajo del albornoz, y un sujetador adhesivo (N/A: no sé como se dice en español, pero es el sujetador que no tiene tirantes ni por la espalda nada, es como un sujetador adhesivo xD) ya que no podía llevar un sujetador real con ese ridículo vestido blanco. No podía creer que Alice realmente comprara ese vestido para mí.

Me acerqué a la cama, donde Edward estaba tumbado. Dejé escapar una pequeña risita y suspiré, sonrojándome. Estaba tendido boca abajo. No se había molestado en cubrirse, así que su increíble cuerpo desnudo quedaba completamente expuesto.

“Edward.” Dije agitándole suavemente. “Vamos, tienes que levantarte.” Le dije.

Se giró. Me reí de que no se diera cuenta de que estaba todavía desnudo. “También tienes que vestirte.”

Me agachó y me puso encima de él. “Podríamos simplemente quedarnos aquí esta noche. Solos.” Dijo de modo seductor.

“Y enfadar a Alice. No gracias. Te quiero, pero me gustaría mucho vivir.” Me reí y me alejé de él. Dios, era increíble. “Vale, te veré cuando esté lista.” Me agaché y le dí un rápido beso.

Cogí el vestido (Si puedes llamarlo así a eso) y caminé a la habitación de Alice por tercera y última vez. Mi último día de comportarme bien siendo la Barbie Bella.

“¡Sí! Bien, llegas a la hora.” Dijo Alice, agarrándome y arrastrándome dentro de la habitación antes de que tocara la puerta incluso.

“Buenos días Alice. Jasper.”

“Hey Bella. No pareces muy cansada por anoche.” Observó Jasper.

“Si, bueno, ahora son las 6:30 de la noche.” Reí.

“Bueno, me alegro de que vosotros dos queráis hablar, pero Jasper, tienes que irte para que preparemos a Bella.” Ordenó Alice.

“Aww, Yo también te quiero, nena.” Dijo sarcásticamente.

Ella se acercó a Jasper y rodeó con sus brazos su cuello. “Lo siento, cariño. Te quiero. Y te lo demostraré mas tarde esta noche.” Le aseguró Alice.

Giré la cabeza, no queriendo ver u oír más. Y Jasper salió de la habitación. Momentos después, Rose llegó con un secador y una plancha de pelo.

Sujetó el secador como una pistola. “De acuerdo, señoritas, hagámoslo.”

Alice y yo soltamos una pequeña risa y yo me fui a la silla de la condena para esperar mi tortura.

Alice eligió los zapatos para mi vestido mientras Rose secaba mi pelo. Cuando había acabado, parecía la novia de Frankenstein.

“Seh, me alegro de que hicieras esto. Está mucho mejor.” Dije con sorna y miré al espejo para ver mi pelo que parecía la Cosa de la Familia Addams.

“Cálmate, voy a alisártelo.” Me aseguró Rose

“Eso es lo que dijo ella.” Murmuré. Las tres estallamos en carcajadas al ver que la afirmación no tenía sentido en absoluto.

Una vez que Alice encontró los zapatos que iba a llevar (link al final del capítulo) rápidamente pintó mis uñas de los pies con una leve capa que hacía juego con las de las manos.

Pronto, Rose cumplió lo que había prometido y empezó a alisar mi pelo mientras Alice se ponía manos a la obra con mi maquillaje. Lo hizo casi como un combinado de las dos noches. Mis ojos tenían un suave brillo de marrón, pero esta noche puso más, haciendo mis párpados realmente brillantes. El eyeliner lo puso por arriba y por debajo de mis ojos junto con el rimel. Hizo mis labios de rojo sangre, diciéndome que así destacarían de verdad con todo el blanco que iba a llevar. También añadió un toque de colorete del mismo color.

Rosalie había acabado con mi pelo al mismo tiempo que Alice acababa con mi maquillaje. Miré para ver que mi pelo estaba perfectamente liso y reluciente con flequillo peinado hacia la izquierda de mi frente. De nuevo, estaba bien. Estas chicas eran obradoras de milagros.

“Vale, ahora el vestido.” Anunció Alice.

Me quité el alborno y me alcanzaron el vestido. Me metí en él (viendo que no tenía cremallera y no queriendo arruinar mi pelo ni mi maquillaje). Me tomó bastante rato moverme en él, como hice el día que me lo puse por primera vez. Pero finalmente, con las tres tirando, lo subimos a mi cintura. (link al final del capítulo).

“Aquí está tu sujetador adhesivo.” Dijo Alice alcanzándome las dos cosas gelatinosas.

“¿Estás segura de que funcionan?” Pregunté. Me lo aseguró y me lo puse. Entonces, me subí el vestido para cubrir mis pechos.

Miré al espejo y mis ojos se ensancharon. Pensaba que anoche estaba sexy, pero esto lo superaba.

“Chicas, ¿me habéis visto con esto?” Pregunté retóricamente. “¡De ninguna manera puedo llevar esto! Es demasiado ajustado y minúsculo. ¡Apenas cubre mi culo ni mis tetas!”

“Lo sé, ¡es perfecto!” Exclamó Rose.

“Vale, llévalo tú.” Le dije.

“Bella, estás fantástica con esto. De verdad. Ahora, vas a llevar este vestido y vas a hacer a Edward y sobre 84 otros hombres babear por ti y punto.” Casi gritó Alice.

Bajé la cabeza. “Sí, señora.”

“Bien, ahora vamos a recoger a los chicos.”

Volvimos a la habitación mía y de Edward y por primera vez, íbamos a recogerlos a ellos.

“Hola señoritas.”Dijo Emmett. “¡Bella! ¡Madre mía! ¡Estás alucinante!”

Miré al suelo y me sonrojé. Entonces, de repente fui agarrada y arrastrada dentro de la habitación de hotel, y la puerta dio un portazo detrás mío. Me giré para ver que Edward era el único en nuestra habitación conmigo.

“No vas a llevar eso.” Dijo, con los ojos enfurecidos.

“Pensaba que te gustaba cuando me lo probé.” Dije, un poco confusa.

“Me gusta. Dios, me encanta.” Dijo. “Pero cuando soy el único que puede verlo. No quiero que otros tíos te miren cuando vas vestida así.”

“Edward, por muy adorable que piense que estás cuando estás celoso, y créeme que es mucho, estás siendo un poco ridículo. Estoy segura que de alguna manera tendré que soportar a las chicas tirándose encima tuyo esta noche... es inevitable. Pero si estamos juntos, nada va a pasar.” Me acerqué a él de manera que mi pecho estuviera presionando el suyo. “Y voy a asegurare de que todos sepan que te pertenezco y tu me perteneces.”

Me dedicó una pequeña sonrisa y entonces asintió con la cabeza. “Pero no te voy a dejar en toda la noche.” Advirtió

“No quería otra cosa.”

Volvimos con los demás al ascensor. Cuando se abrió sentí que todas las cabezas masculinas se giraron en nuestra dirección y nos miraron. Por una vez, realmente sentía como si me estuvieran mirando a mi y no a Rose o a Alice... raro.

Mientras caminábamos por el vestíbulo, el agarre de Edward se volvió más apretado. Y vi a Jacob empezando a aproximarse a nosotros.

“Bella, ¡estás BUENÍSIMA!” Dijo sin rodeos.

“Wow, desde luego sabes como hacer que una chica se derrita.” Repliqué con sarcasmo mientras seguía caminando.

“Lo siento, pero... ¡joder!”

“Y un amplio vocabulario.” Anoté.

“No te preocupes, amor, estás deslumbrante.” Me dijo Edward.

Le besé rápidamente en los labios. “Eso sí que es un adjetivo.” Sonreí cuando dejamos el hotel y a Jacob atrás. (A/N. No sé vosotras, chicas, pero yo prefiero mucho más ser llamada bonita o guapa en lugar de que estoy buena.)

Durante todo el camino en coche a la fiesta, las manos de Edward estuvieron entrelazadas con las mías. y estaba contenta de ver que me estaba respetando a pesar de mi conjunto. Eso lo hacía aun mas dulce de lo que ya era.

Llegamos a una mansión enorme. Había luces y tiendas de campaña por todas partes y podía sentir la música desde el coche. Si no lo hubiera sabido, habría pensado que estábamos en una fiesta en Las Vegas, no en Seattle.

“¡Wow!” Dije cuando lo seis caminamos alrededor de la mansión al jardín trasero.

“Lo sé.” Replicó Alice.

El jardín trasero no era un jardín al fin y al cabo. Había una enorme piscina, acabada en una cascada. El patio era gigante y había un bar en él, con un camarero sirviendo a los invitados. La fiesta estaba llena de gente.

“¿Bella?,¿Alice?” Oí que una voz nos llamaba.

Miré para ver a mi vieja amiga Ángela Webber venir corriendo hacia nosotros. La abracé y ella hizo lo mismo con Alice.

“¿Cómo has estado, Ángela?” Pregunté.

“Fantástica. Oh, Ben, mira quien está aquí.” Llamó a su novio, al parecer prometido no, Ben.

“¿Bella?” Preguntó. No se me pasó por alto el hecho de que me miró de arriba a abajo y sus ojos pararon en mi pecho.

“Seh. ¿Cómo va la vida de prometidos?” Pregunté cuando sentí a Edward atraerme más hacia él.

“Me encanta. No podría ser más feliz.” Él finalmente alejó la vista de mí y miró tiernamente a los ojos de Ángela. Siempre habían sido tan perfectos el uno para el otro.

“Bueno, vamos a dar una vuelva y a lo mejor bailamos un poco.” Le dijo Alice. “Puede que os veamos después.”

“Suena genial.” Replicó Ángela dulcemente.

Dimos una vuelta por la fiesta, socializando a cada rato con personas que nos paraban. Rosalie fue alcanzada por dos justo delante de Emmett. Y tres chicos se le insinuaron a Alice. Por suerte, yo estaba más lejos.

Edward y yo fuimos a la sección del jardín donde estaba el D.J. y la gente bailando. Levante mis brazos a su cuello y simplemente nos mecimos un poco. Nada parecido a lo que hicimos la otra noche.

“¿Quieres algo de beber?” Me preguntó.

“Agua estaría genial.” Le dije.

Me besó en la frente y me dijo, “Quédate justo aquí. Ahora vuelvo.” Asentí y se fue.

Me sentí un poco avergonzada por no bailar como los demás a mi alrededor, pero rápidamente se solucionó.

“Disculpe, preciosa. ¿Le gustaría bailar conmigo?” Me giré y una enorme sonrisa cruzó mi cara al ver la cara familiar.

“Faltaría más.” Le dije.


Edward POV

Dejé a Bella para cogerle el agua. Y cuando llegué al bar, parecía que todos se apartaban de mi camino.

“¿Qué necesitas?” Me preguntó el camarero.

“Un agua, por favor.” Respondí. Cogió una y me la dio.

“Gracias.” Le dije.

“No, no. Gracias a ti.” Contestó. Le lancé una mirada de curiosidad pero entonces se giró. Cuando yo también lo hice, una chica corrió hacia mí.

“Oh, dios mío, lo siento tanto.” Dijo una chica rubia, mirándome y batiendo las pestañas.

“No pasa nada.” Le dije y traté de apartarme de ella, pero siguió bloqueándome el paso.

“Tal vez, debería compensártelo. Haré cualquier cosa que tú quieras. Cualquier cosa.” Dijo con una voz entrecortada que me hizo gruñir internamente. Era realmente asquerosa.

“¿Cualquier cosa?” Pregunté con una sonrisa.

Asintió.

“Vale, déjame solo, y no me vuelvas a hablar jamás.” Le dije y me alejé de una, ahora muy sorprendida chica. Me reí de su reacción y volví hacia Bella.

Pero cuando estaba cerca del sitio pude verla frotándose con otro tío entre la gente que se estaba moviendo. No podía verle a él, pero ella parecía que de verdad estaba disfrutando. Estaba hasta riéndose. Aceleré el paso.

El hombre que estaba bailando con ella me resultaba familiar por alguna razón, pero los inmensos celos que estaba sintiendo en ese momento no me dejaban pensar claramente. Mi Bella estaba bailando con otro hombre... llevando eso.

“Bella.” Grité. Levantó la vista y corrió hacia mí.

“Oh, gracias.” Dijo cogiendo el agua como si no pasara nada.

“Bella.” Intenté controlar mi voz. No estaba enfadado con ella. Probablemente ella no sabía lo que él quería. “... ¿con quién estabas bailando?” Pregunté, oyendo mi voz forzada.

“Oh, Edward.” Dijo con una mirada de disculpa. “Lo siento, no pensé que te importaría. Quiero decir, considerando quién es. ¿Estás enfadado conmigo.?”

Le sonreí pero la sonrisa no llegó a mis ojos. Estaba todavía cabreado con ese tío que me había robado a Bella. “Has dicho que lo conozco. ¿Quién es?” Pregunté, pensando en patearle el culo a este ladrón de novias.

“Soy yo, por supuesto.” Un hombre de adelantó. Tenía el pelo negro y perilla. Sabía que lo había visto antes, pero dónde.

“Lo siento, ¿de dónde te conozco?” Pregunté.

“Edward, estoy un poco ofendido.” Dijo con una falsa expresión herida. “Soy yo, Brett. Desde que bailé con Bella en el restaurante pensé que se lo pediría otra vez. Además, cuando está tan deliciosa como esta noche, no debería estar sola ni un momento. Los hombres son unos cerdos.”

Le dediqué una enorme sonrisa. Éste era el Brett del restaurante. Ese que, como Bella dijo, me encontró atractivo. “Brett, me alegra conocerte oficialmente.” Extendí mi mano para que me la estrechara, lo que no dudó ni un segundo en hacer. Bella se rió de su precipitación. “Gracias por cuidar de Bella. No sé como agradecértelo.”

“No es nada. Es una amiga.” Se giró y le guiñó un ojo, lo que hizo que ella se riera.

“Te encanta flirtear.” Le dije riéndome entre dientes.

“Da gracias de que no son dirigidos a ti.” Dijo, esta vez guiñándome un ojo a mí.

“Lo siento, estoy cogido.” Dije, riéndome y atrayendo a Bella hacia mi pecho.

“Lástima.” Respondió, haciendo que Bella se riera de nuevo.

“Brett, por qué no vienes a conocer al resto de nuestra familia y amigos.” Dijo Bella. “Y por favor, no te lances a Jasper o a Emmett. No queremos que Edward se ponga celoso.” Bromeó Bella.

“Me encantaría.” Dijo Brett.

De alguna manera fuimos capaces de reunir al resto de la familia y los siete nos sentamos en las sillas de jardín junto a la piscina. Les presentamos a Brett, a quien encontraron bastante entretenido.

“Rosalie, tienes el cuerpo más perfecto que haya visto jamás. Aparte del de Edward.” Añadió con un guiño en mi dirección.

Miré a Bella con los ojos de par en par. Se rió y se inclinó hacia mi oreja. “Tiene razón, sabes. Tienes un cuerpo alucinante.” Su caliente respiración en mi oreja me hizo temblar de placer.

Se movió para sentarse en mi regazo y bajé la vista para ver que su vestido se había subido todavía más. Estaba literalmente, tapando prácticamente su zona privada. Me encontré a mí mismo mirando fijamente ahí abajo, y mi boca secarse completamente.

“Y Alice, tu estilo es increíble.” Oí a Brett halagarle. Alcé la vista para verle sentándose entre Alice y Rose.

“Hey, vamos, me estás haciendo sentir que estás interesado en nuestras chicas.” Dijo Emmett con una risa.

“No, no. Prefiero a Edward. Y no quiero ofenderos chicas, pero iría por Bella si me gustaran las mujeres.” Explicó Brett.

“No te preocupes, nosotras también.” Rió Alice señalándose a ella y a Rose, y recordando nuestra noche en el jacuzzi cuando todos confesaron que habían pensado de manera inapropiada en Bella.

Las mejillas de Bella se volvieron de ese encantador tono rojo y escondió la cara en el hueco de mi cuello. Yo simplemente me reí de su reacción. “Perdonarme, pero es mía.” La envolví con mis brazos y besé sus labios.

Se suponía que iba a ser un beso rápido... corto y dulce, pero por alguna razón, no pude dejarla ir. Empecé a acelerar el beso, ignorando los silbidos y los ánimos de la familia.

Profundizó el beso, y cuando lamí su labio superior, pidiendo paso, se giró en mi regazo y se sentó a horcajadas sobre mí. Nuestras lenguas lucharon por el control, hasta que empujé la mía dentro de su boca, disfrutando del increíble sabor de su respiración caliente. Mis manos vagaron hacia sus muslos, los que noté que estaban desnudos. Cuando se movió para sentarse a horcajadas sobre mí, su vestido subió todo por delante, dejando a mi cuerpo como lo único que la tapaba.

Y me pareció como ninguna otra vez. Tenerla tan cerca... públicamente, era realmente, muy caliente. Deslicé mi mano derecha entre nosotros, para encontrarme con que estaba llevando una tela muy pequeña como ropa interior. Moví mi dedo a donde estaba su clítoris y pude sentir que estaba mojada, y los dos dejamos escapar un pequeño gemido en la boca del otro.

“Wow. ¿Son siempre así?” Oí a Brett preguntar, lo que hizo que Bella se alejara.

“Perdón, chicos.” Dijo y su cara de volvió roja otra vez.

“Muchas gracias, Brett.” Dije, fingiendo estar enfadado.

“Lo siento, no debería haber dicho nada. Me habría encantado ver todo lo lejos que podía ir.” Dijo Brett.

“Tal vez deberías venir a nuestra habitación del hotel.” Bromeó Bella.

Se rió. “Bella, querida. No me tientes.” El grupo entero empezó a reírse.

Me levanté y ayudé a Bella a ponerse bien el vestido. Todos dimos una vuelta hasta que volvieron a intentar socializar con ellas. Me quedé mirando a tíos mirar fijamente a Bella y entonces dar un codazo a sus amigos para que la miraran también. Empezaba a no gustarme este sitio.

Decidí que era hora de irnos cuando un chico fue hasta Bella y empezó a flirtear con ella justo delante de mí. ¡Qué valor!

Dijimos adiós a Brett y Bella le dio su número de móvil en caso de que fuera alguna vez a Forks. Era realmente un chico divertido, y sabía como hacernos reír a todos.

Abría la puerta de pasajeros para Bella antes de subirme al asiento del conductor. Durante todo el viaje, no podía evitar mirarla y sonreír.

“¿Qué?” Preguntó cuando me pilló.

“Nada. Es solo que estás increíblemente sexy.” Dije y volví los ojos a la carretera.

“¿Ah si?” Preguntó. Como si no lo supiese. Asentí.


Bella POV

Había sido tan espectacular la noche entera que su dulzura en realidad me excitó. Cuando dijo que estaba sexy, fue el colmo. Metí la mano bajo el vestido y cogí el tanga y me lo quité.

Me desaté y me arrodillé en el asiento, inclinándome para susurrarle a Edward en la oreja. “¿Quieres ver lo que hay debajo del vestido?”

Asintió con la cabeza, pero mantuvo los ojos en la carretera. Me apoyé en la ventana, y lentamente abrí las piernas, dándole una perfecta vista de mi ahora completamente mojado sexo.

Me miró y diría que tragó pesadamente, antes de volver los ojos a la carretera mientras respiraba rápida y superficialmente.

Cogí su mano derecha y la deslicé al centro de mi excitación. “¿Notas como de mojada me pones?”

En esos momentos ya estábamos en el parking del hotel. Aparcó el coche y volvió toda su atención hacia mí.

Aparté su mano de mí y la lamí. Me incliné y pronto estuvo encima mío. Me besó aún más fuertemente que en la fiesta. En casi nada de tiempo ya estábamos los dos completamente desnudos excepto por la sugerencia de Edward de que me dejara los tacones puestos.

Terminamos con el asiento de pasajeros totalmente reclinado y con Edward empujando cada vez más fuerte dentro de mí. Me vine cuatro veces antes de que decidiéramos que deberíamos ir a nuestra habitación del hotel antes de que los otros empezaran a preocuparse por nosotros.

Nos quitamos nuestras ropas otra vez cuando lo hicimos en nuestra habitación y caímos dormidos inmediatamente. Mañana, nuestro fin de semana en Seattle acabaría, pero tío, ¡habíamos salido a lo grande! Me encantaba Seattle.


Vestido de Bella (recuerden es blanco): http://www.flirtylingerie.com/slintubdresw2.html

_____________________________

ammmmm... bueno chic@s, espero que les haya gustado el cap... hay varias cositas a tener en mente, como usar vestido cuando vas a una fiesta con tu vampiro (lobo en el caso) o dejar la paciencia en la habitación de hotel y experimentar los lindos asientos del auto... mmmm... ya saben hay que idear para satisfacer nuestras necesidades jejeje...
y despues de este acalorado cap. (mi vida, lo siento pero tu dijiste que me ayudarías... claro no contabas con que esta sería tu aportación jejeje... Te Amo!!) recuerden que todo es con precaución, no lo dejen pasar...
cuidense mucho, y el chocolate controla las ansias jejeje, suspiren a granel y...
Nos leemos en un tris!!!


Bellany G.
**Amor promento calmar tu calor**

;;