sábado, 22 de agosto de 2009

Perdón pero me dí cuenta que no había subido un capítulo de Sol de Media Noche!! , Asique paso el Aviso :D Faltaba el Capítulo X, Espero que mi Gemelii no me regañe por esto :D
Besitos y Cariños Nenis !!

Capítulo 3. Waffles Y Terciopelo

† Bella POV

-¡Mami!- Allie me llamó desde el pasillo, segundos antes de entrar arrastrando sus pies a la habitación. Sus largos cabellos castaños estaban hechos una maraña y su pijama púrpura de ositos hecho jirones de dormir. Le sonreí mientras se detenía frente a mí, con un rastro de tristeza en sus ojos.

-¿Qué sucede, bebé?- Pregunté alzándola en mis brazos. Besé su frente suavemente mientras ella seguía mirándome. Sus pequeñas manos alcanzaron mi rostro su tocaron las marcas. Me aparté a causa del dolor.

-¿Que pasó, mami?- su voz era suave e hizo la misma pregunta que había hecho tantas veces. Probablemente era la primera oración que había aprendido. Le di una triste sonrisa, frotando su espalda antes de volver a besar su frente.

-Mama es una torpe, Allie- Dije intentando mostrarme indiferente ante el hecho de los golpes. Era difícil, pero lo tenía que hacer por ella. -Me caí de la cama en medio de la noche y me golpeé la cara.

-Pero mami, estás lastimada en los dos lados de la cara- Dijo. Sonreí ante la percepción de mi hija. Muchas veces veía a través de mis mentiras.

-Mami es muy torpe- seguía aferrándome a mi mentira. Allie me miró unos instantes antes de que la preocupación se desvaneciera de su rostro. Una enorme sonrisa se dibujó en su hermoso rostro mientras apoyaba sus manitas en ambos lados de mi rostro, acercándolo al de ella. Me quejé y ella besó todas las zonas heridas. Traté de evitar las lágrimas, manteniendo la sonrisa en mi rostro.

-¿Papi las curó con un beso?- Preguntó Allie. Se alejó cuando temblé ante la pregunta. Aun tenía una sonrisa mientras esperaba expectante. Tan inocente.

-Sí, mi amor,- Dije acomodando sus cabellos, -Papi las curó con un beso.

Se deslizó por mi regazo y se acomodó en el suelo, tomando mi mano izquierda entre las suyas, guiándome. Me puse de pie y le seguí. -¡Vamos, Mami! Vamos a llegar tarde.

-Ve a vestirte cariño- palmeé su espalda, apurándole en dirección a su habitación. Me dirigí a las escaleras mientras -Yo te haré el desayuno.

Me detuve en medio de las escaleras, escuchando el ruido de las puertas del placard -¿Que quieres Allie?

-¡Waffles!- gritó entusiasmada. Escuché un golpe sordo. Obviamente se había caído mientras se vestía. Me sonreí, me recordaba tanto a mi cuando era pequeña -¡Estoy bien!

-Lo sé, Allie. Iré a hacer los waffles,- le respondí mientras entraba al comedor e iba hacia la cocina. Abrí el refrigerador en busca de los ingredientes necesarios para hacer el desayuno.

Allie había nacido nueve meses después de la graduación. Quise llamarle Alice, pero sabía que Mike no me lo permitiría. Entonces tomé el principio del nombre Alice y la ultima parte de Rosalie para formar ‘Allie’. Mike no lo descubrió nunca. Quería algo para mantener la memoria de los Cullen. Allie hizo eso. Tenía los ojos de un color topacio tan brillante que parecían amarillos. Era un doloroso recuerdo.

Allie era mi único tesoro que me quedaba en este mundo. Nunca fue un error para mí, aunque a veces Mike se empeñaba en referirse a ella como uno. Por suerte tenia la decencia de no decirlo frente a ella. Era bastante bueno con ella, a decir verdad. Sabía que si Allie estaba en peligro, me iría al día siguiente. Así que era fantástico. En sí, era peor. El era la luz de su vida el podría ayudarle en formas que yo no podría si me iba. Así que me quedé. El infierno que vivía era mejor que no volver a ver a Allie otra vez.

Tiré la manteca en la máquina de waffles y seguí las instrucciones que seguí más de cien veces. Allie adoraba los waffles y los pedía casi a diario. Que era cuando estaba en casa. Normalmente Mike le daba un bol de cereales antes de dejarla en la pre-escuela.

-¡Mami! Estoy vestida- Allie gritó mientras bajaba las escaleras. Sonreí al escuchar sus pasos en la madera del suelo. Había escogido una remera rosa con el dibujo de un oso y unos jeans. Los osos eran sus favoritos. Otro doloroso recuerdo de la familia que había perdido.

-¿Esa es tu remera preferida, verdad?- le pregunté con una sonrisa, sacando los waffles de la maquina y poniéndolos en un plato. Los dejé en la mesa, frente a ella y dejé la manteca y la miel a un lado.

-¡Sip!- aplaudió Allie mientras mojaba sus waffles en miel y manteca.

Le miré con embelesamiento mientras engullía los waffles. Desayunaría luego de dejarla en la pre-escuela. Adoraba ir allí. Era la estudiante más sobresaliente de su clase, según Mike. Raramente era yo la que hablaba con los profesores, a menos que estuviera presentable. Generalmente no estaba ‘presentable’.

-Mami- Continuó Allie -Deberíamos desayunar en lugar de la cena. Tommy Derkins, de mi clase, dice que su mama le cocina el desayuno para la cena una vez al mes.

-¿De verdad?- le pregunté, fingiendo el entusiasmo, pero ella no lo notó. Allie asintió alegremente. -Bueno si Tommy Derkins tiene desayuno en lugar de la cena, entonces Allie también debe tenerlo.

-Bueno, quizás no hoy- continuó, pensativa mientras masticaba. Trago antes de continuar -Lo quiero un día que desayune cereal.

Hizo una cara al mencionar el cereal. Me reí, parándome y recogiendo los platos vacíos. Los enjuagué en el lavabo antes de ponerlos en la maquina lava platos. Allie se quedó en la puerta atándose las botas.

-¿Estas lista bebé?- le pregunté mientras agarraba su rosado paraguas y se lo entregaba.

-¡Sip!

Tomé su mochila y se la colgué en la espalda. Abrí la puerta y salimos a un nuevo día lluvioso. Allie chapoteaba alegremente mientras nos acercábamos a mi viejo monovolumen. El rugido del motor fue una sorpresa, luego de viajar con Mike toda la semana pasada.

El viaje hacia la pre-escuela fue tranquilo. Aunque lo escondió bastante bien durante el desayuno, sabía que Allie estaba cansada. Si pequeña cabeza se caía mientras era acunada por el andar del vehículo. Abrió sus ojos de golpe cuando detuve la camioneta frente a la escuela. Se paró sobre el asiento, tomando mi rostro entre sus manos, una vez más, y dándome un beso en la nariz. -Gracias por traerme, mami.

-No es nada, Allie- murmuré entre sus cabellos mientras besaba su frente. Se deslizó por el asiento y se dejó caer con cuidado en el suelo. Bajé la ventana para escuchar mientras ella entraba.

-¡Espera!- gritó a un grupo de niños. Entre ellos había un niño de cabello castaño, enmarañado y con unos enormes ojos verdes. Seguramente no le escuchó bajo la lluvia, por que siguió hablando con el resto de los niños. -¡Espera! Hey, Edward.

Mi respiración se volvió pesada y desgarró mi garganta mientras Allie gritaba el único nombre que no podía soportar oír. Las lágrimas desbordaron mis ojos mientras me alejaba de la escuela. Traté de manejar tan rápido como podía, pero con el empaño de mis ojos, era demasiado peligroso. Me aparqué a un lado de la calle y me abracé al volante, mi cuerpo temblaba con cada sollozo.

Traté de no pensar en ellos, trate de olvidar aquella palabra pero su nombre resonaba en mi cabeza. Edward, Edward, Edward. Sonaba tan fuerte como una campana, atravesándome cada vez más profundo. Bajé del monovolumen hacia la lluvia y comencé a caminar hacia el bosque. Necesitaba alejarme de las cosas familiares. Lejos de mi camioneta, de mis pensamientos. A lo profundo del bosque.

Caminé sin dirección alguna, empapada por la lluvia que caía fuertemente. Me estaba congelando, pero si no fuera porque mi cuerpo temblaba, nunca me hubiera dado cuenta de ellos. Debía escapar. Escuchaba el crujir de las hojas mientras las pisaba.

Finalmente me tropecé con la raíz de un árbol y caí al suelo. Fue entonces cuando me encontré en una superficie estable que me di cuenta que estaba sollozando.

Llevé mis manos hacia mi rostro, protectivamente. No sabía si este habito había surgido a causa de querer esconder mis pensamientos, o de las golpizas de Mike. Pestañeé, mis ojos ardían a causa de la lluvia y no dejaba de llorar. Rodé sobre las hojas mojadas, cubriéndome de mi propia miseria.

Edward, Edward, Edward.


Su nombre no se detendría. Seguía escuchándolo, aun ahora. No podía bloquearlo. Entonces me di cuenta de que era yo la que repetía su nombre. Sollozaba su nombre. Gritaba su nombre -¡Edward! ¡Edward! ¡Edward! ¡Edward!

Traté de detener mis labios, pero se movían por propia voluntad, gritando el nombre que me prometí no volver a decir jamás. Temblaba. Mis gritos eran desesperados, la lluvia se estaba volviendo pesada. Estaba tan consumida en mi propio dolor que casi lo oí.

Pero lo oí.

-¿Bella?

Terciopelo.

__________________________________________________

Wola tus!! jajaja la verdad es que no se me había ocurrido comentar al final del cap. pero ahora si pooo, y como les prometi, subí el cap. lo más tempranito que pude (tengo Universidad toda la semana y soy bien dormilona por lo que los sábados aprovecho jejeje)
lo que no se es si eso les molesta (muerdo mis uñitas), haganme saber si les parece bien vale??
mientras les dire que uhii como amo a Allie... que linda aún cree que su papá es el 'heroe'... si supiera, no! mejor no...
y Chicas...
tercipelo!!!...
me pregunto quién será?? jajaja, se vale apostar jejeje...
dalee nos leemos prontito... no se olviden comentar... recuerden los comentarios son 'mi tua cantante'

Bellany G.
XOXO

Esa Nana

Capítulo 1. Despedidas


“Te vamos a echar mucho de menos Bella”, Dijo Renee.

“Aw, vamos mamá, vendré a visitaros por navidad.”

“Tú asegúrate de llamar cuando llegues allí” Dijo Charlie, gimoteando.

“¡Papá! ¿¡Estás llorando!?”

“¿Qué? Oh, um no, solo es alergia” me respondió.

“Uh-huh, bueno he de irme o perderé el vuelo.”

Los abracé a ambos y me fui al avión que me llenaría de mi ciudad natal, Phoenix AZ, hasta la Universidad Cullen en Seattle, Washington.

Me coloqué en mi asiento, cerré mis ojos y repasé las despedidas que había tenido que experimentar. Todo el mundo me apoyaba pero debería decir que estaban tristes por el hecho de que me iba a marchar. Mis mejores amigas Ángela y Jessica habían llorado mucho la noche pasada y eso me hizo sentir un poco culpable. Aún quería irme, ese era mi sueño. La Universidad Cullen fue una de las más prestigiosas universidades con un excelente programa de música. Si fuera allí, tendría garantizada una exitosa carrera como músico.

Sentí la presencia de alguien más y abrí mis ojos para ver al más hermoso chico sentado a mi lado. De pelo color bronce con unos impresionantes ojos esmeralda, parecía un Dios Griego sentado ahí. Jadeé y me coloqué los mas lejos de él cuando me di cuenta que me había quedado embobada. Me echó un vistazo, sonrió con satisfacción y dejó de mirarme. ¡Pero qué insulto! ¿Quién se cree que es? Oh bien, no pudo ser nada relacionado con lo que hice de todas formas. Había dejado completamente a los tíos, había perdido incluso toda la confianza en ellos desde que pillé a mi ex-novio pegándomela con otra en su habitación. Lo peor de todo fue que cuando se dio cuenta que lo había pillado, cortó conmigo y me dijo que me dejaba.

Como si quisiera volver. Me burlé en voz alta. El chico de mi lado me miró otra vez pero ahora con una expresión divertida en su rostro. Le devolví la mirada y me volteé, para intentar dormir.

El sonido de las ruedas tocando el suelo me levantó y me di cuenta de que el avión había aterrizado. Abrí mis ojos y me di cuenta que tenía mi cabeza apoyada en algo cálido. Oh No Pensé.

Eché un vistazo y mis sospechas se confirmaron. Mi cabeza estaba apoyada en el pecho del chico que estaba sentado a mi lado. Me miró con la más curiosa expresión en su rostro.

“Lo siento” Dije entre dientes, separándome de él.

“Sí, deberías disculparte” Replicó con una voz musical mientras sonreía con satisfacción.

“¿¡Per-perdona!?” Exclamé.

“He dicho que deberías disculparte, no he podido dormir porque no podía moverme con tu cabeza de esa forma.” Dijo.

Estaba demasiado impresionada como para hacer réplica alguna. Sentí mis mejillas enrojecer y sabía que me parecía a un tomate en ese momento.

Se puso de pie para coger sus bolsas, colocadas arriba, y empezó a salir. Intenté hacer lo mismo pero con una altura de 1,60 m era demasiado baja. La azafata me había ayudado a ponerlas ahí y tendría que ayudarme a bajarlas también. Oí una risa baja y alcé la vista para verlo a ÉL cogiendo las bolsas por mí.

“Aquí tienes” empujó las bolsas hacia mí.

“Habría podido cogerlas por mí misma, ya sabes” Intenté disuadir mi vergüenza.

“Seguro” Dijo y volvió a salir, otra vez.

Idiota, Pensé, eso es lo esperado de chicos como él.

Bajé del avión y recogí el resto de mi equipaje. Miré hacia delante y lo vi metiéndose en un taxi y preparado para cerrar la puerta. Corrí y grité para que esperara, pero me mostro una sonrisa y me cerró la puerta en la cara.

¡Vaya idiota! Estaba en estado de shock y no me podía mover. Después de muchos intentos fallidos, finalmente pude conseguir un taxi para que me llevase a la universidad.

Nada más llegar, saqué el horario de mi bolso y miré arriba del todo, el número de mi habitación. Meyer 301. Comencé a caminar hasta el edificio llamado Meyer, vi a un grupo de gente yendo directamente hacia allí. Lo que vi primero fue una chica que parecía un duendecillo, con el pelo negro de punta. Estaba de pie junto a otro chico rubio que parecía un modelo. Ellos a su vez iban con una hermosísima chica rubia y con un chico grande, fuerte y musculoso a su lado.

Wow, ¡Espero que no todos en este colegio sean físicamente como ellos! Pensé.

Subí en el ascensor hasta la tercera planta y caminé hacia mi nueva habitación. Saqué la llave de la puerta cuando me di cuenta de que ésta ya estaba abierta. Pude oír una suave música que reconocí como el estilo jazz.

Hmm.
Empecé a abrir la puerta, preguntándome quién sería mi nuevo compañero de habitación, pero yo no estaba preparada para la sorpresa que me deparaba ahí dentro.

“¿¡TÚ!?” Ambos gritamos al mismo tiempo.

Esa Nana

Introducción...


wOola suspiradoras!!

Tal y como prometí aquí les presento el siguiente fan fic...

La historia original es de jojoStarr y nuestra querida Yuliss se ha dedicado a su traducción (gracias!!!)...

SINOPSIS:
Bella abandona Phoenix para ir a la Universidad Cullen para perseguir su sueño de ser músico ¿qué ocurriría cuando ella conoce al hijo de la directora? y lo más importante, ¿qué amenaza supone un ex para su vida?...
En esta historia todos son humanos y viviran entre el drama y claro el amor.

¡¡QUE LO DISFRUTEN!!
Bellany G.
XOXO

Capítulo X : Teoría

Capitulo 10:
Teoría

"¿Puedo hacerte sólo una pregunta más?" Dijo rápidamente en lugar de contestar a mi demanda. Yo estaba en el borde, ansioso para lo peor. Y, sin embargo, ¿cómo es de tentador para prolongar este momento. Para tener Bella conmigo, voluntariamente, por sólo unos segundos más. Yo suspiré ante el dilema y, a continuación, dije, "Una". "Bueno…", dudado por un momento, como si ella dudara que pregunta hacer. "Dijiste que sabías que no había entrado en la librería y que me había dirigido al sur. Sólo me preguntaba como lo sabias. Yo mire hacia el parabrisas. Otra pregunta que no me decía nada de ella, y demasiado de mi. "Pensé que habíamos superado la parte de las evasivas- dijo en un tono crítico y decepcionado. Qué irónico!. Ella fue evasiva sin tregua, sin ni siquiera intentarlo. Bueno, ella quería que fuera directo. Y tendiendo en cuenta que esta conversación no iba en a ningún lugar bueno. "Muy bien!- dije "He seguido Tu olor." Quise mirar su cara, pero tenía miedo de lo que vería. En su lugar yo escuché su respiración acelerarse y luego tranquilizarse. Ella habló otra vez después de un momento, y su voz era más constante de lo que habría esperado. "Aún no has respondido a la primera de mis preguntas”, dijo Miré hacia abajo, la miré a ella con el ceño fruncido. Ya nos estábamos estancando otra vez. "¿Cuál es?" dije al fin. "¿Cómo funciona lo de leer mentes?" Volvió a preguntar reiterando su pregunta del restaurante. "¿Puede leer la mente de cualquiera, en cualquier lugar? ¿Cómo lo haces? ¿puedes hacerlo con el resto de tu familia? Ella volvió a mirar hacia el lavado. "Eso es más de uno," dije. Ella sólo me miró, a la espera de sus respuestas. ¿Y por qué no decírselo? Ella había conjeturado ya la mayor parte de esto, y era un tema más fácil según me pareció. "No, sólo yo tengo esa facultad, y no puedo oír a cualquiera en cualquier parte. Debo estar bastante cerca, cuanto más familiar me resulta esa voz más lejos soy capaz de oírla, pero aún así no más de unos pocos kilómetros. "Traté de pensar en una manera de explicárselo para que ella lo entendiera mejor” Una analogía que pudiera relacionarse. "Es un poco como estar en una enorme sala lleno de gente, todo el mundo hablando a la vez. Es solo un zumbido, un zumbido de voces en el fondo. Hasta que localizo una voz una voz, y entonces está claro lo que piensan…la mayor parte del tiempo no les escucho ya que me puede llegar a distraer demasiado, y así es mas fácil parecer “normal”,fruncí el ceño "y no responder a los pensamientos de alguien antes de que los haya expresando con palabras. ¿por qué crees que no puedes oírme? Ella se preguntaba Le dije otra vez la verdad con una analogía. "No sé", admití "Mi única suposición es que tal vez tu mente funcione de otra forma diferente a la de los demás. Es como si tus pensamientos fluyeran en onda media y yo sólo captase los de frecuencia modulada. Me di cuenta de que a ella no le había gustado esta comparación así que anticipándome a su reacción le sonreí. Ella no me defraudó cuando empezó a decir: "Mi mente no funciona bien?", Preguntó, en su voz fue en aumento el disgusto "Soy un bicho raro?”Ah, la ironía de nuevo. "Oigo voces en mi mente y tú te estas preocupado de ser un bicho raro” y yo me reí. Ella entendía todas las pequeñas cosas, pero las grandes al revés. Siempre los instintos incorrectos… Bella se mordió su labio, y se frunció su ceño fuerte y profundamente. “No te preocupes,” yo la tranquilicé. “Es apenas una teoría…” Y había una teoría más importante que discutir. Estaba impaciente por conseguirla ya!. Cada paso en segundo lugar comenzaba a sentir cada vez más como tiempo perdido. “ y eso nos trae de vuelta a ti” le dije un tanto ansioso Ella suspiró, todavía mordiéndose su labio. Me preocupaba que ella se lastimara. Ella me miro a los ojos con cara de preocupación. "¿Pensaba que habíamos pasado la etapa de las evasivas?” Le pregunté en silencio. Ella miró hacia abajo, luchando con algunos dilemas internos. De repente, ella se puso rígidas y con los ojos bien abiertos de par en par. El miedo destellaba a través de su cara por primera vez. "Dios Santo”!" gritóMe aterré. ¿Qué ella había visto? ¿Cómo la he asustado? Entonces ella gritó, “Ve más despacio!” “Qué pasa?” No entendía de donde venia su terror..
“Vas a ciento sesenta!” ella me gritó Ella rápidamente miro por la ventanilla, y retrocedió de los árboles oscuros que competían con más allá de nosotros.¿Esta pequeña cosa, apenas un poco de velocidad, la hacian gritar en miedo? Puse los ojos en blanco.. “Tranquilízate, Bella.” “¿pretendes que nos matemos?”,Exigió, su voz era alta y firme. "No vamos a chocar”le dije a ella. Ella tomo una bocanada de aire y a continuación hablo en un tono más bajo. "¿Por qué vamos tan deprisa?”"Yo siempre Conduzco así” Me encontré con su mirada, divertido conmocionado por su expresión. "No apartes la vista de la carretera!" Ella gritó. "Nunca he tenido un accidente, Bella. Ni siquiera me han puesto una multa" le hice gestos tocando mi frente. Me pareció cómico lo absurdo de poder bromear con mi secreto tan extraño. “aprueba de radares y detectores de velocidad” “Muy divertido,” ella dijo sarcásticamente, su voz era enojada. “Charlie es policía ¿recuerdas? He crecido respetando las leyes de tráfico. Además, si nos la pegamos contra el tronco de un árbol y nos convertimos en una galleta de Volvo, tendrás que regresar a pie.” “Probablemente,” repetí, y riendo sin humor. “pero tú no” Sí, nos iríamos absolutamente diferentemente en un accidente de tráfico. Ella tenía razón de tener miedo, a pesar de mis capacidades de conducción… “Satisfecha.” Con un suspiro levante el pie del acelerados hasta 120 Km./h Ella miro el velocímetro. “Casi.” ¿Seguía siendo esto demasiado rápido para ella? “Odio la conducción lenta,” murmuré, pero dejé la aguja resbalar otra muesca abajo. “a esto le llamas despacio?” preguntó “Bastante de criticar mi conducción,” dije impacientemente. Cuántas veces tenían que esquivar mi pregunta? ¿Tres veces? ¿Cuatro? ¿Eran sus especulaciones tan espantosas? Tuve que saber-inmediato. “Todavía estoy esperando su última teoría.” Ella mordió su labio otra vez, y su expresión se convirtió en trastorno, casi doloroso. agonicé en mi impaciencia y ablandé mi voz. No quería que se entristeciera. “No reiré,” prometí, deseando que era solamente la vergulenza que la hizo poco dispuesta hablar. “Temo más que te enfades conmigo,” ella susurró Forcé mi voz para permanecer incluso. “tan mala es?” “Bastante, si.” Ella miraba abajo, rechazando mirar mis ojos. Los segundos pasaron. “Adelante,” animé. Su voz era muy baja. “No sé comenzar.” “Porqué no empiezas por el principio?” Recordaba sus palabras antes de cena. “dijiste que no era de tu invención.” “No,” ella convino, y después era silenciosa otra vez. Pensé en las cosas que pudieron haber inspiradola. ¿“como empezástes? ¿un libro? ¿con una pelicula?” Debí haber mirado a través de sus colecciones cuando ella estaba fuera de la casa. Yo no tenía ninguna idea si el fogonero o Anne Rice de Bram estaba allí en su pila de los libros gatados… “no,” ella dijo otra vez. “Fue el sábado, en la playa.” No contaba con eso. El chisme local sobre nosotros nunca se había perdido en cualquier cosa demasiado extraño-o demasiado exacto. ¿Había un nueva rumor que había faltado? Bella miró a escondidas para arriba de sus manos y vio la sorpresa en mi cara. “Me encontré con un viejo amigo de la familia… Jacob Black,” ella siguió. “Su papá y Charlie han sido amigos desde que era un bebé.” El nombre black- de Jacob no era familiar, pero me recordó algo… algunos tiempo, hace tiempo… Miré fijamente fuera del parabrisas, buscando en mi memoria para encontrar la conexión. “Su papá es una de las ancianos de Quileute,” ella dijo. Jacob Black. Efraín Black. Un descendiente, sin duda. Es tan malo como se podría esperar. Ella sabía la verdad. Mi mente volaba a través de las ramificaciones como el coche voló alrededor de la oscuridad curvas en la carretera, mi cuerpo rígido con angustia-inmóvil excepto para los pequeños, automática de las medidas que tomó para dirigir el coche. Ella sabía la verdad. Pero… si ella supo la verdad el sábado… entonces ella la había sabido toda la tarde … pero… “Fuimos para una caminata,” ella continuó. “Y él me estuvo contando viejas leyendas para asustarme, pienso. Él me contó una…” Ella paró brevemente, pero ahora no había necesidad de lo vomitara; Sabía lo que ella iba a decir. El único misterio dejado era porqué ella ahora estaba aquí conmigo. “Continua,” dije. “Sobre vampiros,” ella respiró, las palabras menos que un susurro. De alguna manera, era incluso peor que saber que ella sabía, oyéndola hablar en voz alta. Retrocedí en el sonido de sus palabras, y después me controlé otra vez. “Y pensastes inmediatamente en mí?” Pedí. “No. Él… mencionó a su familia.” ¿Cómo de irónico que sería Efraín que su propia descendencia fuera quien violara el tratado, había jurado defender. Un nieto, o su tataranieto, quizás. ¿Cuántos años tenía ? Setenta? Yo me di cuenta que no podía ser un hombre mayor, si no alguien que no creyera en las leyendas, eso era peligroso. Por supuesto, la generación más joven-los que habrían sido advertidos, pero habría creído las antiguas supersticiones lo irrisorio y peligroso de su exposición si nos encuentran. Supuse esto significó que estaba libre ahora de matar la tribu pequeña, indefensa en la costa costa, era el tratado. Ephraim y su paquete de protectores estaban muertos… “Jacob creía que era una superstición tonta,” Bella dijo repentinamente, su voz reflejaba una nota de ansiedad. “Él no esperó que me creyera ni una palabra.” Mire por el rabillo de mi ojo y vi como retorcía sus manos inquieta “Fue culpa mía,” ella dijo después de que una breve pausa, y entonces ella bajó su cabeza como si ella estuviera avergonzada. “Le obligue a contármelo.” “Porqué?” No era tan duro ahora guardar mi nivel de la voz. Lo peor ya estaba hecho. Mientras habláramos de los detalles de la revelación, no tuvimos que pasar a las consecuencias de ella. “Lauren que dijo que algo sobre ti… intentaba provocarme.” Ella hizo un pequeño gesto recordándolo. Me distrajeron levemente, preguntándose cómo Bella sería provocado por alguien que habla de mí… “Y un chico mayor de la tribu dijo que su familia no venía a la reserva, sólo que sonó como si aquello tuviera un significado especial, por lo que me llevé a Jacob a solas y le engañé para que me lo contara” Su cabeza cayó incluso más bajo mientras que ella admitió esto, y su expresión parecía… culpable. La mire y me reí ruidosamente. Ella se sentía culpable? ¿Qué podía haber echo ella para sentirse tan avergonzada y no decirmelo? “Como le engañantes?” Pedí. “Intenté flirtear un poco…Funcionó mejor de lo que había pensado” ella explicó, y su voz parecía incrédula ante el recuerdo de su éxito. Podría apenas imaginar la atracción que ella parecía tener para todos los chicos, ella era totalmente inconsciente de esa parte de ella. Como intento abrumarlo totalmente inconsciente de que él la encontraría atractiva. De repente sentí compasión por el muchacho confiado de que ella se había fijado en él. “Me gustaría haberlo visto,” dije, y entonces reí otra vez con humor negro. Deseaba haber podido oír la reacción del muchacho, ser testigo de mi propia devastación. “Y tú me acusas de confundir a la gente… pobre Jacob Black!” No estaba tan enojado con la fuente de mi exposición como esperaba sentir. Él no sabía mejor. ¿Y cómo podría esperar que cualquier persona se negase a las peticiones de ella? No, sentía solamente la condolencia por el daño que ella habría hecho a su paz interior. La sentía ruborizarse, sentí el calor en el aire entre nosotros. Eché un vistazo en ella, y ella miraba fijamente hacia fuera su ventana. Ella no habló otra vez. “Qué hicistes entonces?”la Incité. Hora de volver a la historia del horror. “Busqué en Internet” Alguna vez práctico“¿Y eso te convenció?”"No," dijo. "Nada encajaba. La mayoría eran tonterías y entonces…” Ella se cayó y oí apretar los dientes. “Qué?” Exigí. ¿Qué había encontrado ella? ¿Qué sentido tenía esta pesadilla para ella? Se detuvo brevemente y entonces ella susurró “decidí que no importaba” El Choque congeló mis pensamientos por medio segundo y, a continuación, me encajó todo. ¿Por qué ella se fue justo donde estaba sus amigos en lugar de escapar de ellos? ¿Por qué se había metido en mi coche conmigo de nuevo en lugar de correr, gritando a la policía… Sus reacciones fueron siempre mal-siempre completamente equivocado. Ella atraía el peligro hacia sí misma. Ella le invita. “¿¿qué no importaba?!” Dije a través de mis dientes. La cólera que me llenaba. Cómo se supone que yo puedo proteger a alguien ….determinada tan tan tan para ser desprotegido?
“No,” ella dijo en una voz baja que era inexplicablemente suave. “No me importa lo que seas.” Ella era imposible. ¿“No te importa que sea un monstruo? ¿que no sea humano?” “No.” Comencé a preguntarme si ella era enteramente estable. Supuse que lo podría arreglar para que ella reciba el mejor cuidado disponible… Carlisle tendría los contactos para encontrarla los médicos más expertos, los terapeutas más talentosos. Quizás algo se podría hacer para arreglarlo incorrecto en ella, lo que le hiciera estar sentada al lado de un vampiro con su corazón latiendo tranquilo y constante. Me gustaría verlo con anterioridad y visitarla tan a menudo como me estuviera permitido… “Te has enfadado” ella suspiró. “No debería haberle dicho nada.” Como si el castigo de estas inquietantes tendencias ayudara a cualquiera de nosotros. “No, prefiero saber que piensas incluso cuando lo que pienses sea una locura.” “Así que me equivoco otra vez?” pregunto ella con un tono desafiante. “No me refiero a eso” mis dientes rechinaron de nuevo “NO IMPORTA””dije con un tono mordazElla continuó. "Estoy en lo cierto?" "¿importa?" le contesté Ella tomó un profundo aliento. Esperé airadamente por su respuesta. "No realmente", dijo, su voz tranquila de nuevo. "Pero yo siento curiosidad. " No realmente. No importa. Ella no le llamaba la atención. Sabía que yo era inhumano, monstruo, y esto no importa para ella. Aparte de mis preocupaciones acerca de su cordura, empecé a sentir una hinchazón de la esperanza. La cual había intentado anular. "¿sobre que sientes curiosidad?" Le pregunté. No había mas secretos entre ambos, sólo pequeños detalles. "¿Cuántos años tienes?", Preguntó. Mi respuesta fue automática y arraigada. "Diecisiete". "Y cuánto tiempo has estado diecisiete?" Intenté no sonreír a su tono paternalista. "Bastante", admití "de acuerdo", dijo, abruptamente entusiasta. Ella me sonrió. Cuando me puse una vez más ansiosos acerca de su salud mental, ella sonrió más amplio. I continuó. "No te rías", advirtió. "Pero, ¿cómo se puede salir durante el día?" Yo me reí, a pesar de su petición. Su investigación no había nada de inusual. "un Mito", le dije. "¿No te quema el sol?” "Un Mito". "Y lo de Dormir en ataúdes?" "Un Mito". El sueño no había sido una parte de mi vida en bastante tiempo, no hasta estas noches últimas, pues había mirado el sueño de Bella… "No puedo dormir", yo murmuré, contestando a su pregunta más completamente Ella guardó silencio por un momento. "Nada?", Preguntó. "Jamás", susurre. Miré fijamente en sus ojos, anchos debajo de la franja gruesa de cansancio, y anhelé mi sueño. No para el olvido, como tenía antes, para no escapar el aburrimiento, pero quise soñar, Quizá, si podría ser inconsciente, si podría soñar, yo podría vivir por algunas horas en un mundo donde ella y yo podríamos estar juntos. Ella soñaba conmigo. Quise soñar con ella. Ella me miró fijamente , su expresión por completo me maravillo. Tuve que apartar mi vista. No podría soñar con ella. Ella no debe ser mi sueño "aún no me has formulado la pregunta más importante," dije, severo y mi pecho se llenó de frío, mucho más difícil que antes. Ella tuvo que esforzarse para entenderme. En algún momento, tendría que darse cuenta de lo que estaba haciendo ahora. Ella debe ver que todo esto hizo cuestión-más que cualquier otra consideración. Consideraciones como el hecho de que a mí me encantaba ella. “¿Cuál?” dijo sorprendida e inconsciente. Eso sólo hizo que mi vos se volviera más severa “¿No t e preocupa mi dieta?” “Ah, esa” ella lo dijo de modo que no podía interpretarlo. . “Sí, esa. ¿ No quieres aber si bebo sangre?” Ella retrocedió lejos de mi pregunta. Finalmente. Lo entendio. “Bueno, Jacob me dijo algo al respecto”. ella dijo. “¿Qué dijo Jacob?” “que no cazabais personas. Dijo que se suponía que vuestra familia no era peligrosa por que sólo dabais caza a animales.” “Él dijo que no éramos peligrosos?” Repetí cínicamente. “No exactamente,” ella aclaró. “Él dijo que se suponía que no lo erais, pero los quileutes siguen sin quereros en sus tierras, sólo por si acaso” Miré fijamente el camino, mis pensamientos en un gruñido desesperado, mi garganta que dolía con la sed ardiente y familiar. “Entonces, ¿tiene razón en lo de que no cazáis personas? dijo tranquilamente como si ella confirmara un informe de tiempo. "Los Quileutes tienen una larga memoria". Ella asintió a sí misma, pensando Mucho. "aunque no dejes que eso te satisfaga. "Tienen razón para mantener la distancia con nosotros" "No entiendo". No, claro que ella no entendía. Cómo hacerle ver? "Intentamos," le dije. "Solemos ser buenos en todo lo que hacemos pero a veces cometemos errores. Yo, por ejemplo cometo un error al permitirme estar a solas contigo.” Su olor era mi fuerte dentro de mi coche. Yo estaba cada vez más acostumbrado a él, pude casi ignorarlo, pero no hay que negar mi cuerpo todavía lo anhelaba, eso era la mala razón. Mi boca nadaba con veneno. “Esto es un error?” ella pidió, y había angustia en su voz. El sonido de él me desarmó. Ella quiso estar conmigo a pesar de todo, ella quiso estar conmigo. La esperanza se hinchó otra vez, y la batí detrás. “Muy peligroso,” le dije que verazmente, podría desear la verdad realmente deje de alguna manera de importar. Ella no respondió por un momento. Oí que su respiración cambiaba, aunque de manera extraña, no era miedo. “Cuéntame más,” ella dijo repentinamente, con su voz torcida por la angustia. Examiné su cuidado. Fue con dolor. ¿Cómo ha ocurrido esto? "¿Qué más quieres saber?" Le pregunté, tratando de pensar una manera de no hacerle daño. Ha ella no le debe doler. No podía dejarla herida. "Dime por qué cazar animales en lugar de las personas", dijo, todavía angustiado. No era evidente? O quizás esto no le importa tampoco. "No quiero ser un mostruo” susurre "Pero no bastan los animales?” Busqué otro para comparación, una forma que pueda entender. "No puedo estar seguro, por supuesto, pero yo lo compararía con vivir a base de queso y leche de soja. Nos llamamos a nosotrs mismo vegetarianos, es nuestro pequeño chiste privado. No sacia el apetito por completo, bueno, más bien la sed, pero nos mantiene lo bastante fuertes para resistir… la mayoría de las veces. "Mi voz sonó más baja; Estaba avergonzado de la amenaza en la que ella se encontraba. La amenaza continua en que se encontraba. “unas veces es más difícil que otras” “Te resulta difícil ahora?” Suspire ya que ella me hacía una pregunta que yo no quería responder “Si” admití. Yo esperaba su respuesta física todo este tiempo: su respiración se mantuvo estable, su corazón aún mantiene su patrón. Yo esperaba, pero no lo entiendo. ¿Cómo no podía tener miedo? "Pero ahora no tienes hambre” declaró, perfectamente segura de sí mismo. "¿Por qué cree eso?" "Tus ojos", dijo en un tono casual. "Yo le dije que yo tenía una teoría. Me he dado cuenta que las personas, y los hombres, en particular se enfadan cuando tienen hambre” Me reí entre dientes en su descripción: Malhumorado. La había subestimado. . Pero ella estaba absolutamente en lo correcto, como de costumbre. “Eres muy observadora ¿Verdad?” Reí otra vez. Ella sonrió un poco, cerro los ojos como si se concentrara en algo. "¿Este fin de semana estuviste cazando con Emmett?" Preguntó después de que mi risa se desvaneciera. La forma casual en que ella habla como si le fascinara lo cual fue frustrante. ¿Podría ella realmente aceptarlo con tanta calma? Yo estaba más cerca del shock que ella parecía estar.
“Sí,” le dije que, y entonces, como estaba a punto de dejarlo en ése, sentía el mismo impulso que había tenido en el restaurante: Quisiera que ella me conociera. “No quería salir,” yo me encendí lentamente, “pero era necesario. Es un poco más fácil estar alrededor de ti cuando no tengo sed.” “Porqué no querías salir?” Tomé una respiración profunda, y pasó entonces a encontrarse con su mirada. Este tipo de honestidad fue difícil en una manera muy distinta. "Estar lejos de ti me pone…ansioso” supone esa palabra sería suficiente, aunque no fue lo suficientemente fuerte, "No bromeaba cuando te pedí que no te cayeras al mar o te dejaras atropellar el jueves pasado. Estuve abstraído todo el fin de semana, preocupándome por ti, y después de lo acaecido esta noche, me sorprende que hayas salido indemne del fin de semana." Entonces me acordé de las raspaduras en su palma de la mano. "Bueno, no totalmente indemne” enmendé. "¿Qué?" "Tus manos", la recordé. Ella suspiró e hizo muecas. “Me caí.” Había conjeturado correctamente. “Eso es lo que pensé,” dije, incapaz de contener mi sonrisa. “Supongo, siendotú, podría haber sido mucho peor, y esa posibilidad me atormentó mientras durá mi ausencia. Fueron 3 días realmente largos y la verdad es que puse a Emmett de los nervios.” Honesto, eso no perteneció en el tiempo pasado. Probablemente todavía irritaba Emmett, y todo el resto de mi familia, también. Excepto Alicia… “Tres días?” ella pidió, su sostenido de la voz repentinamente. “No acabas de regresar hoy?” No entendía el borde en su voz. “No, volvimos el domingo.” “Entonces ¿porqué no fuisteis ninguno de vosotros al instituto?” ella exigió. Su irritación me confundida Ella no parecía darse cuenta de que esta cuestión fue uno que se relaciona con la mitología de nuevo. "Bueno, me has preguntado si el sol me daña, y no lo hace, pero no puedo salir a la luz del día… Al menos, no donde me pueda ver alguien.” Eso la distrajo de su molestia misteriosa. “Porqué?” ella pidió, inclinando su cabeza a un lado. Dudé que podría subir con la analogía apropiada para explicar esto. Tan sólo le dije “ alguna vez te lo mostraré” Y entonces me preguntaba si esto fuera una promesa que terminaría rota . ¿La vería otra vez, después de esta noche? ¿Me gustaba lo suficiente para poder dejarla?“Me podías haber llamado” dijo. ella Qué extraña conclusión. “Sabía que estabas a salvo.” “Pero yo no sabía donde estabas. Yo…” ella paro precipitadamente y miro a sus manos “Qué?” “Me disgusta no verte” dijo tímidamente y su piel torno un bonito color en sus pómulos “ también me pone ansiosa” Estarás contento me dije a mi mismo. Bien, aquí estaba mi recompensa esperada. Desconcertado, exaltado, horrorizado-sobre todo horrorizar al darme cuenta que mi imaginaciones salvajes no estaban tan lejos de la meta. Esta fue la razón por la que no importaba que Yo era un monstruo. Es exactamente la misma razón por la cual no me importaban las normas. ¿Por qué el bien y el mal ya no obraban su influencia ¿Por qué todos mis prioridades habían pasado un puesto hacia abajo para dar cabida a esta chica en la parte superior. Bella cuidaba de mi, también. Sabia que no se podía compara a como yo la amaba. Pero era bastante. Por que ella arriesgaba su vida al sentarse aquí conmigo. Por hacerme tan feliz. Bastantes para causarle dolor, si hiciera las cosas bien y la dejara. ¿Existe algo que podría hacer para no herirla ahora? Nada en absoluto? Yo debería haber estado alejado. Yo nunca debería haber vuelto a Forks. No debería ser la cuasa de su dolor. ¿Podría parar ahora de estar con ella? ¿De hacerlo peor? La manera en que yo me sentía ahora mismo, su sensación de calidez contra mi piel… No. Nada me pararía.¿ahora? “AH!! Gemí “esto no está bien” “¿Qué he dicho?” Pregunto, rápido sintiéndose culpable. "¿No ves, Bella? De todas las cosas que te has visto involucrada es la que me hace sentir peor. No quiero oír que te sientes así " Era la verdad, era una mentira. La parte más egoísta de mí volaba con el conocimiento que ella me quiso como la quise. “Es un error. No es seguro. Soy peligroso, Bella- grabatelo por favor "No" Sus labios hicieron un puchero. "Hablo en serio." Yo estaba luchando con tanta fuerza conmigo mismo medio desesperado para ella lo aceptara, y por otro lado desesperado por guardar las advertencias de escapatoria que las palabras me salieron a través de los dientes, como un gruñido. "También yo", insistió. "Te lo dije no me importa que seas, es demasiado tarde” El mundo era triste blanco y negro para un inmortal sin fin como yo, recordé como se arrastraban las sombras por el césped soleado hacia la figura dormida de Bella. Inevitable, imparable. Robaron el color de su piel, y la hundieron en oscuridad. ¿Demasiado tarde? La visión de Alicia remolinó en mi cabeza, ojos rojos de la sangre de Bella mirando fijamente detrás, en mí impasiblemente. Inexpresivo-pero no había manera que ella podría no odíarme por ese futuro. Me Odíe por robar todo de ella. Robo de su vida y de su alma. No podría ser demasiado tarde. “Jamás digas eso” silbé. Ella miró fijamente hacia fuera desu ventana, y sus dientes mordiendo su labio otra vez. Tenía las manos con los puños apretados en su regazo. Respirando rápidamente y entonces se rompió. “En qué piensas?” Tuve que saber. Ella sacudió su cabeza sin mirarme. Vi algo relucir, como un cristal, en su mejilla. Sentí la Agonía. “Estas llorando? La había hecho llorar. La había hecho mucho daño. Ella se restrego las lagrimas con la parte posterior de la mano. "No", mintió, rompiendo su voz. Un cierto instinto enterrado, me hacía que fuera hasta ella. En ese segundo fui más humano que nunca. Y entonces recordé lo que era … y baje mi mano. “Lo siento,” dije, mi quijada trabada. ¿Cómo podría nunca decirle cómo me apesadumbraba eso? Apesadumbrado para todas las equivocaciones estúpidas que había cometido. Apesadumbrado por ser tan egoísta. Apesadumbrado que ella fuera así de desafortunada en cuanto ha sentido ese trágico amor?. Apesadumbrado también para las cosas más allá de mi control-que había sido el monstruo quien la eligió para terminar su vida en el primer lugar. Llevé un profundo respiración-no haciendo caso de mi reacción desgraciada el sabor en coche-y intentado recogerse. Quise cambiar el tema, para pensar en algo más. Afortunado para mí, mi la curiosidad sobre la muchacha era insaciable. Tenía siempre una pregunta. “Díme una cosa,” dije. “Sí?” ella todavía tenía rota la voz. ¿“Esta noche, justo antes de que yo doblara la esquina ¿en que pensabas? No podía entender tu expresión… No parecías asustada, sino más bien concentrada al maximo en algo. “Qué estabas pensando esta noche, momentos antes de que girara en la esquina? “ “Intentaba recordar cómo incapacitar un atacante,” ella dijo, su voz más compuesta. “Ya sabes autodefensa. Le iba a meter la nariz en el cerebro a ese…” Su calma no duró al final de su explicación. Su tono cambio lleno de odio. Ésta no era ninguna hipérbole, y su furia juguetona no era chistosa ahora. Podría ver su figura-apenas frágil seda encima vidrio-eclipsada por los monstruos humanos fisted sustanciosos, pesados que la habrían lastimado. La furia hervida en la parte posterior de mi cabeza. “ibas a luchar contra ellos?” Quise gemir. Sus instintos eran mortales “no pensases en correr?” “No,” ella mintió, se le quebró la voz. “Me caigo mucho cuando corro,” dijo vergonzosamente. “Y en chillar?” “Estaba apunto de hacerlo” Sacudí mi cabeza en incredulidad. ¿Cómo se había conseguido mantener viva antes de llegar a Forks? "Tienes razón. Definitivamente estoy luchando contra el destino al mantenerte con vida” le dije con voz agria Ella suspiró, y Continuo mirando por la ventana. Entonces ella me miró de nuevo. "¿Te veré mañana?", Exigió bruscamente. Mientras me encontraba en mi camino al infierno-yo podría así disfrutar del viaje. "Sí, también he de entregar un trabajo" ella me sonrió, y se sentía bien para hacerlo. "Te reservaré un sitio para almorzar. " Su corazón latió con fuerza; de repente sentí mi corazón muerto de más caliente. Detuve el coche delante de casa de su padre. Ella no dejo de mirarme. "¿Me prometes estar ahí mañana? ", insistió. "Lo prometo". ¿Cómo puede lo incorrecto darme tanta felicidad? Sin duda hubo algo de mal en eso. Ella asintió para si misma, satisfecho, comencé a quitarme la cazadora. "Te la puedes quedar", me aseguró con rapidez. Yo quería dejarle una señal de mi compromiso. Un subvenir, al igual que la tapa de botella que estaba en mi bolsillo ahora… " no tienes una para mañana " le recordé la rechazó de nuevo sonriéndome, “ No quiero tener que explicarselo a Charlie”, me dijo. Me imagino que no. Me sonrió a ella. "Ah, de acuerdo." Ella puso su mano sobre la puerta para abrirla y, a continuación, se detuvo. Poco dispuesta a abandonar, al igual que Yo no estaba dispuesto para dejarla ir. Para dejarla desprotegida, incluso por poco tiempo…
Petter y Charlotte se fueron correctamente, ahora de camino bastante lejos de Seattle, sin duda. Pero siempre hay otros. Este mundo no es un lugar seguro para toda obra humana, y sobre todo por que para ella parecía ser más peligroso que es para el resto. "Bella?" Le pregunté, sorprendido por el placer era simplemente haciendo uso de la palabra en su nombre. "¿Sí?" "Vas a prometerme algo?" "Sí," está de acuerdo fácilmente y, a continuación, sus ojos más estrictos, como si el que ella había pensado en una motivo para oponerse. "No vayas sola al bosque,"le advertí, la vi a ella preguntándose acerca de esta petición lo cual desencadenó la objeción de conciencia en sus ojos. Ella me contestó ceñuda y severa "¿Por qué?" Yo la vi brillar en la oscuridad . La falta de luz no fue problema para mis ojos, pero tampoco tendría problemas para otro cazador. Sólo los seres humanos cegados. "No soy la criatura más peligrosa que ronda por ahí fuera," le dije. "Vamos a dejarlo así". Ella tembló, pero se recuperó rápidamente e incluso sonriendo cuando ella me dijo, “lo que tu digas”.Su aliento tocó mi rostro, tan dulce y fragante. Podría permanecer aquí toda la noche como esto, pero ella necesitó su sueño. Los dos deseos parecido igualmente fuerte como guerrearon continuamente dentro de mí: queriéndola siempre quisieran que ella fuera segura. Suspiré en las imposibilidades. “Te veré mañana,” dije, sabiendo que la vería mucho más pronto que eso. Ella no me vería hasta mañana, no obstante. “Entonces hasta Mañana, ,” ella dijo mientras abría la puerta.. Agonía otra vez, mirando su partida. Me incliné después de ella, queriendo detenerla aquí. “Bella?” Ella dio vuelta, y entonces congelado, sorprendido encontrar nuestras caras así que cercano juntas. Abrumado también por la proximidad. El calor la cayó en ondas, acariciando mi cara. Podría todos sino la sensación la seda de su piel… Su latido del corazón tardamudeó, y sus labios cayeron abierto. “Que duermas bien,” susurré, y me incliné lejos antes de la urgencia en mi cuerpo la sed familiar o muy la nueva y extraña hambre sentir-pude hacer repentinamente que hace algo que pudo lastimarla. Se sentó allí inmóvil por un momento, sus grandes y aturdido ojos. Me deslumbró. Deslumbrada y conjeturando al igual que yo. Ella se recuperó, aunque su cara era todavía un poco pasmada sacó medio cuerpo fuera del coche, medio disparada que tuvo que agarrarse al marco del coche tras tropezar torpemente con sus pies. Yo reí demasiado bajo para que ella lo pudiera escuchar. Observé como anduvo tropezando hasta llegar a la puerta. Segura por el momento. Y yo estaría pronto de vuelta. Sentí como sus ojos me seguían por la oscura calle. Era una sensación muy diferente a la que yo estaba acostumbrado. Por lo general yo podía saber lo que pensaba la gente viéndolo en mi mente. esto era extrañamente excitante, esa intangible situación de que sus ojos me vigilaban. Sabía que era solamente, por que eran sus ojos lo que me miraban. Millones de pensamientos cambiaban un y otra vez mientras yo conducía sin rumbo en la noche. Circulé durante mucho tiempo a través de las calles, yendo en ninguna parte, pensando en Bella y en la increíble libertad que sentía ahora q ella sabía la verdad. Ya no tenía que temer que ella lo descubriera. Ella lo sabía y no le importaba. Aunque, obviamente era algo malo para ella. E increíblemente liberador para mi. Más que eso, ella me amaba. Aunque su amor no podía ser comparable al que yo sentía por ella. Me encantó al a vez que me consumió pensando que este amor podía dañar su frágil cuerpo. Pero ella sentía fuertemente bastante. Bastantes para someter el miedo instintivo. Bastantes para querer estar conmigo. Y el estar con ella era la felicidad más grande que había sentido nunca. Por un momento – me sentí solo y dolido por este cambio- al sentir la felicidad incapaz de detener la tragedia. Era feliz por que ella velaba por mí. Exaltante en el triunfo de haber ganado su afecto. Sólo imaginándome día a día más cerca de ella, escuchar su voz y su sonrisa.Recordé la sonrisa en mi cabeza, ver como sus labios se inclinaba hacia arriba, acentuando el hoyuelo de su barbilla, la forma en que sus cálidos ojos me funden… Sus dedos los había sentido tan cálido y suave en mi mano esta noche. Me imaginaba cómo me sentiría al tocar la delicada piel que se extendía sobre su pómulos-sedoso, cálido… tan frágil. Seda más de vidrio… terriblemente frágil. No vi hacia donde me conducían mis pensamientos hasta que fue demasiado tarde. Perdido en las sombras palidecí de miedo- apreté mi mandíbula, sus ojos feroces, concentrada, su cuerpo delgado preparado y toscas formas alrededor de ella, esta pesadilla me abatió. “Ah,” gemí como el odio que hervía a fuego lento que todos sino olvidado en la alegría de amar su explosión otra vez en un infierno de la rabia. Era solo. Era Bella, yo confiaba en que en el interior de su casa estuviera segura, por el momento. Ferozmente me alegré de que Charlie Swan-jefe de la policía local, estuviera y armado - era su padre. Eso debe significar algo, proporcionar un poco de protección para Bella. Ella estaba segura. No tomaría mucho tiempo para vengar el insulto… No. Ella merecía lo mejor. No podría permitir que ella cuide de un asesino. Pero… ¿qué pasa con los demás? Bella estaba segura, sí. Ángela y Jessica estaban también, sin duda, en la seguridad de sus camas. Sin embargo, había un monstruo suelto en las calles de Port Angels. Un monstruo humano- que hacía que el resto de humanos estuvieran en “problemas”? Yo sabía que cometer un asesinato era incorrecto. Lo sabía. Sin embargo dejándolo libre, que pudiera atacar de nuevo tampoco era lo correcto. La rubia anfitriona del restaurante. La camarera que no la vío. Ambas me había irritado de un modo trivial pero eso no significaba que merecieran estar en peligro. Cualquiera de ellas pudieron ser Bella. Eso me hizo tomar una decisión.Di vuelta al coche del norte, acelerando ahora que tenía un propósito. Siempre que tuviera a el problema que estaba más allá mí-algo tangible como este-Yo sabía dónde podía ir en busca de ayuda.. Alicia estaba sentada en el porche de la casa, esperándome. Lo dejé tirado frente a la casa en vez de dejarlo en el garaje. “Carlisle en su estudio,” Alicia me dijo antes de que yo preguntara.. “Gracias,” dije, acariciando su pelo mientras pasaba. Gracias a ti por contestar a mi llamada, pensó sarcásticamente. "OH." Me paré en la puerta. cogí mi móvil para verlo.. "Lo siento, yo ni siquiera comprobé de quier era… estaba ocupado.” "Sí, lo sé. Lo siento, demasiado. En el momento en que vi lo que iba a ocurrir, vi que tu encontrabas el camino.” "Estuvo cerca", me murmuró. Perdón, repitió ella, avergonzada de sí misma. Es fácil ser generoso, a sabiendas de que Bella estaba bien. “No, te preocupes, no puedes estar en todo, nadie espera que seas omnisciente, Alicia.” “Gracias.” “yo le iba a preguntar por la cena, justo antes de que todo cambiara en mi mente” Ella hizo muecas. Estaba preocupándome de otras cosas . Yo deseaba saberlo “que es lo que te ha mantenido preocupada este tiempo?” Jaspe que piensa en nuestro aniversario. Ella rió. Él está intentando no tomar ninguna decisión sobre mi regalo, pero creo que tiene una idea bastante buena… “eres una desvergonzada.” “sip.” Ella frunció sus labios, y miró fijamente para arriba mí, una indirecta de la acusación en su expresión. “pero puse mas atención el resto de la tarde. ¿Vas a decirle que ella lo sabe?” Suspiré "Sí. Más tarde ". Yo no voy a decir nada, pero hazme un favor, díselo a Rose cuando yo no este cerca vale?” yo retrocedí. "Claro." Bella se lo ha tomado bastante bien. “Demasiado bien.” Alicia hizo muecas en mí. No subestimes a Bella. Intenté bloquear la imagen que no quise ver-Bella y Alicia, muy buenas amigas.. Ahora me impacienté, suspire fuertemente. yo quería saber como iba a estar el resto de la noche. Por que estaba un poco preocupado de dejar Forks …”Alice” comencé a decir, pero ella adivinó mi pregunta “ Ella estará estará bien esta noche. Ahora estoy vigilando mejor. ¿Ella clasifica de necesidades veinticuatro supervisiones de la hora, no hace ella? “Por lo menos.” “De todos modos, volverás bastante pronto.” Tomé una respiración profunda. Las palabras eran hermosas para mí. “Venga, puedes ir donde quieras” me dijo Me asintió, y se apresuró hasta la habitación de Carlisle. Él me estaba esperando, clavando sus ojos en la puerta, en lugar del libro de su escritorio. "He oído decir que Alice que me buscarías", dijo, y sonrió. Es un alivio estar con él, para ver la empatía y la profunda inteligencia en sus ojos. Carlisle sabría qué hacer. "Necesito ayuda". "Cualquier cosa, Edward," prometió.
"¿Alice me ha contado lo sucedido esta noche con Bella?" Casi sucede, me dijo mortificado. "Sí, casi. Tengo un dilema, Carlisle. Verá, Tengo ganas … muchas… de matar le. "Las palabras comenzaron a fluir rápida y apasionada. "Muchísimas. Pero sé que es incorrecto, porque sería la venganza, no justicia. ira, no la imparcialidad. Aún así, no puede ser justo dejar un violador en serie y asesino errante Port Angels! No sabiendo que existen otros seres humanos, otros como Bella, una victima. Otras mujeres, de las cuales alguien sienta por ellas lo que yo siento por Bella. Susceptibles a sufrir lo que yo he sentido, la amenaza a que la dañaran. No es correcto” é la Su sonrisa inesperada hizo que parara de decir aquellas frías palabras “¿Ella es muy importante para ni, no es así? Estoy impresionado por todo el control que has tenido "No estoy buscando elogios, Carlisle." "Por supuesto que no. Pero puede que te ayude lo que pienso, ¿puedo? "Él sonrió de nuevo. "debemos tener cuidado, puedes estar tranquilo. No dañará a nadie más como a Bella…” Vi el plan es su No era exactamente lo que quería, no para satisfacer mi ansias de brutalidad, pero pude ver que era lo correcto. "Yo te mostraré dónde encontrarlo," dije. "Vamos a ir." Él cogio su maletín negro. Habría preferido un plan más agresivo, un agrietado cráneo- ante la forma de sedación, pero Carlisle no me dejaría hacerlo a mi manera. Tomamos mi coche. Alicie todavía estaba a concentrada . Ella hizo muecas y se agitó mientras que condujimos lejos. Vi que ella había anticipado por mí; no tendríamos ninguna dificultad. El viaje era muy corto en el camino oscuro, vacío. La carretera vacía, apague mis faros para no llamar la atención. Me reí ante la idea de que pensaría Bella de todo esto. Yo había conducido mas lento que solía para poder prolongar mi estancia con ella. Carlisle pensaba en Bella, también. No preví que ella sería tan buena para él. Eso es inesperado. Quizás esto tenía otro significado, Quizás era un propósito mayor. Solamente… Él imaginó a Bella con la piel fría de la nieve y los ojos rojos de la sangre, y después retrocedió lejos de la imagen. Sí. Solamente De hecho. Porque cómo podría ser buena esa destrucción. ¿algo tan puro y encantador? En la noche brilló, destruyendo toda la alegría de mis pensamientos de esta tarde. Edward merece la felicidad y ella es la adecuada. La firmeza de los pensamiento de Carlisle me sorprendió. Debe haber una manera. Yo quería creer que si. Pero no hay mayor propósito de lo que estaba sucediendo a Bella. Sólo una feroz arpía, un feo, amargo destino que no pudo soportar Bella debía tener la vida que merecía. Apenas un feliz vicioso, un sino feo, amargo que no podría llevar para que Bella tenga la vida ella mereció. No me retrasé en Port Angeles. Llevé a Carlisle directamente a la criatura. Lonnie ahogaba su decepción con sus amigos- dos que estaban con él. Seguí hacia delante.. Carlisle podría ver cómo me estaba resultando de difícil- escuchar los pensamientos de aquel monstruo y ver en su memoria, la memoria de Bella se mezclo con la de otras muchachas menos afortunadas a las que nadie habia podido salvar. Mi respiración apresuró. Apreté el volante. “Tranquilo, Edward” , él me dijo suavemente. Lonnie fue nombrado ahogamiento su decepción con sus amigos y dos de los cuales habían ya pasó. Carlisle podía ver lo difícil que fue para mí estar tan cerca-para mí escuchar los pensamientos del monstruo y ver sus recuerdos, los recuerdos Voy a hacerlo correcto por la seguridad. Por la de Bella. Es exactamente lo correcto. Su nombre era la única distracción que podría significar para mí ahora. Me alejé del coche y corrí de nuevo a Forks en línea recta a través del espeso bosque. me tomó menos tiempo que el primer viaje en el automóvil. En cuestión de minutos, más tarde que yo a escala del lado de su casa y escalé por su ventana. En silencio suspiré con alivio. Todo estaba tal y como debe ser. Bella estaba segura. En su cama, soñando, su cabello mojado enmarañada como las algas marinas a través de la almohada. Pero, a diferencia de la mayoría de las noches, estaba hecha una bola con tensión en sus hombros. Tenía frío adiviné antes de sentarme en mi lugar habitual. Ella tembló en su sueño, sus labios temblaban. Me aventuré a nuevos lugares de la casa, en los que era la primera vez que estaba. En el pasillo pude oir los fuertes ronquidos de Charlie. Casi pude ver que estaba soñando. Algo con las prisas de agua y la expectativa del paciente de pesca…, tal vez? Allí, en la parte superior de las escaleras, abrí en armario y empecé a buscar. Lo abrí esperanzadamente, y encontré lo que buscaba. Seleccioné la manta más gruesa del armario de lino minúsculo, y regresé a la habitación l. Lo volvería antes de que ella despertara, y nadie lo sabría.. Conteniendo mi respiración, puse cautelosamente la manta sobre ella; ella no reaccionó ante el peso. Volví a mi habitual sitio. Mientras esperaban ansiosamente a que ella entrara en calor, pensé en Carlisle, me pregunté donde estaría ahora. Sabía que su plan iría sin problemas, Alice lo había visto. El pensamiento en mi padre me hizo que suspiro-Carlisle dio imitación mucho crédito. Yo deseaba ser la persona que el pensaba que era. Esa persona, la persona que merece la felicidad de esta digna muchacha durmiente. Como cambiarían las cosas si pudiera ser ese Edward. Mientras reflexionaba esto, una imagen extraña, llenó mi cabeza. Por un momento, la imaginé la suerte de Bella, en vez de destrucción lo sustituí por el más entupido y temerario pensamiento. Un ángel de la guarda – una versión de Carlisle sobre mi. Haciendo caso omiso Con una sonrisa en sus labios, sus ojos llenos de malicia, el ángel Bella formado de tal manera que existe. no había manera que podría pasarla por alto posiblemente. Un ridículo olor potente para exigir mi atención, una mente silenciosa que inflame mi curiosidad, una belleza reservada para sostenerse los ojos, un alma desinteresada para ganar mi temor. Deje hacia fuera el sentido natural de la uno mismo-preservación-tan que Bella podría llevar para ser cercano mí-y, finalmente, para agregar una raya ancha de la suerte espantoso mala. Con una risa descuidada, el ángel irresponsable propulsó su creación frágil directamente en mi trayectoria, confiando en alegremente en mi moralidad dañada para mantener Bella vivo.En esta visión, no era oración de Bella; ella era mi recompensa. Sacudí mi cabeza en la fantasía del ángel impensable. Ella estaba mucho mejor. No podría pensar bien en una energía más alta que se comportaría de una manera tan peligrosa y estúpida. Por lo menos podría luchar contra el destino.. Y no era ningún ángel. Ellos se reservaban para la gente buena como Bella. Pero donde está el ángel de Bella, a todo esto? ¿Quién vigilaba ella? Reí silenciosamente, asustado, pues ahora mismo era yo quien hacía ese papel. Allí un vampiro ángel – estaba en su papel. Después alrededor de de una media hora, Bella se relajó fuera de la bola apretada. Ella respiró profundamente y comenzó a murmurar. Sonreí, satisfecho. Era una pequeña cosa, pero por lo menos ella dormía más comfortablemente esta noche porque estaba aquí. “Edward,” ella suspiró, y ella sonrió, también. Empujé tragedia a un lado por el momento, y me dejé ser feliz otra vez.

;;