jueves, 12 de noviembre de 2009

Alma Eterna - One Shot


Alma Eterna

by Angylito
Pov Edward

Hacía meses que no veía a Bella sollozar tanto en sueños, sus pesadillas habían disminuido con el paso de los años, pero esta noche, algo la perturbaba, como desearía poder leer sus pensamientos y adentrarme en sus sueños, sobre todo en noches como esta.

Me tomó por sorpresa como despertó y en un salto se incorporó, abrió lentamente sus hermosos ojos marrones y se quedó jadeando, seguro a causa del mal sueño.

- Bella, cariño, ¿estás bien?, ¿acaso ha sido otra pesadilla? … intenté hablarle en un susurro para no asustarle.

Antes de que continuara mi interrogatorio, se dio media vuelta para callarme con un suave beso, el cual respondí sin problemas, amaba el sabor de su besos … amo cada fluido de su cuerpo.

- Tranquilo, solo ha sido otro mal sueño, y de todas maneras ya es hora de levantarme. Su voz sonaba notablemente cansada, y de ella irradiaba preocupación y miedo, no quise preguntarle sobre su pesadilla, será mejor dejar que se calme.

Se acomodó en la cama y se quedó pensando por largo rato.

Bella estaba actuando extraño esta mañana, era como si en su mirada ya no quedaran ganas de seguir viviendo…

¿Acaso yo estaba haciendo algo mal?, ¿Por qué de pronto cambiaba su radiante mirada?, ¿Porqué esta mañana estaba tan opaca, apagada...?

Intenté actuar como todos los días, no ayudaría mucho que ella se diera cuenta de mi pánico. Entonces de la nada ella se acercó para calmarme con un beso, al parecer ni con los años lograba engañarla siquiera un poco. Y es que a pesar de que ya llevamos medio siglo juntos, los años no hacen daño a su belleza, a su dulce e incitante aroma, a la suavidad de su piel, o como su corazón late desenfrenadamente con cada beso, o con cada caricia mía…

Para mi ella siempre sería el centro de mi universo, el maravilloso ser que llenó de una luz segadora mis oscuras noches sin luna, jamás creí que fuera posible amar tanto a alguien, ni en mi vida como humano amé de esta manera, ni a mi madre.

A veces me baja la culpa y el arrepentimiento, desearía haberla convertido, dejar a un lado mi cobardía, olvidarme siquiera por un instante de su alma, y confiar en las palabras de Carlisle cuando me decía que no me preocupara por eso, que Dios de seguro tenía un lugar para nosotros, un lugar que no necesariamente debía ser el infierno. Nuestra forma de vida debería ayudar en algo al momento del juicio.

Si no tuviera tanto miedo y dejara de pensar en lo que nos espera al final de nuestra vida inmortal, probablemente mi amada ahora estaría gozando de la eterna juventud junto conmigo, no es que me moleste que en ella si pasen los años, y que cada uno deje su huella en ella. Simplemente mi amor sobrepasaba las barreras de lo físico.

Cada año que pasaba en su compañía quedaba archivado como un tesoro en mi memoria, nunca, hasta ahora me detuve a pensar en que pasaría el día en que su corazón dejara de latir.

He cuidado de mi torpe esposa por casi medio siglo, pero contra el cauce natural de la vida, no puedo hacer nada. La impotencia ante esta situación es terrible, me angustio de solo imaginar mi vida sin ella, sin mi Bella.

Me pregunto si convertirla ahora serviría de algo, me pregunto si ella aún lo desea con la misma intensidad que antes.

Si ella me lo pidiera yo lo haría, haría cualquier cosa que ella me quisiera. Lo que sea…

Dos días pasaron y Bella seguía con esa mirada desconsolada, no me atrevía a preguntarle que iba mal, pero su desconsuelo me estaba matando por dentro, asique esta noche antes de que se duerma se lo preguntaré.

Esperé por ella afuera del baño mientras se preparaba para acostarse, cuando salió la tomé en mis brazos cuidadosamente y la recosté sobre nuestra cama, besé su frente y en vez de recostarme a su lado me senté a sus pies para comenzar con esta dolorosa conversación, jamás creí que la cosa fuera tan grave.

- Bella mi amor, necesito saber qué es lo que estas pensando… Ella simplemente no me dejó terminar, y comenzó a decir en un leve susurro.

- Mi ángel, mi cuerpo está cansado, ya no soy la misma jovencita de antaño, sé que no viviré para siempre, aunque qué más quisiera que pasar la eternidad acompañándote.

- Lose mi amor, pero debes saber que te seguiré lo más pronto posible… Otra vez me interrumpió.

- Edward, se que ya hemos hablado sobre esto, pero creo que no sería capaz de quitarle un miembro a la familia de Carlisle. Ellos también te necesitan.

- Pero Bella… Me interrumpió.

- Siempre dices que harías lo que fuera para verme feliz, y quiero cobrarte la palabra.

- ¿Qué quieres mi vida? Estoy a tus pies.




Por un momento la desolación abandonó sus ojos, cambiándose por algo parecido a la duda, a la … esperanza?.

- Dime Bella, qué puedo hacer para hacerte feliz.

- Edward, sé que esto será difícil, pero quiero que aceptes y respetes mi voluntad…

- Todo por ti mi vida, todo.

- Quiero… Quiero … Su rostro se llenó de miedo, y eso hiso que me preocupara, ¿qué era lo que se traía en mente… porqué todas estas emociones emanaban de ella…?.

- Quiero morir en tus brazos mi ángel.

- ¡Qué! Acaso ella no era feliz conmigo, se estaba dando por vencida tan luego…

La miré a los ojos, y pude ver en ellos que no se estaba refiriendo a morir de forma natural.

- Bella, todavía tenemos muchos años por delante antes de que ese día llegue, yo estaré a tu lado por siempre. – intenté persuadirla y no demostrar miedo ante sus palabras.

- No Edward, no quiero seguir condenándote, quiero acabar con esto lo antes posible.

- Explícate mejor amor, me estás asustando.

- Quiero morir en tus brazos, pero antes quiero darte algo que nunca has podido tomar, pero que de igual forma te pertenece y quiero que se quede contigo.

- ¿Qué es mi amor?

- Mi Sangre. Respondió.

Me quedé helado ante su respuesta, mi corazón, si lo tuviera estaría a punto de detenerse.

La seguí mirando, no podía creer lo que ella estaba diciendo, simplemente algo así no calzaba en mi imaginación, no ahora, no después de luchar por tantos años para lograr este autocontrol con ella.

Su petición era absurda, me llenaba de dolor, ¿Pero acaso no había prometido hacer lo que sea que ella pidiera?, mi mente se llenó de dudas, de miedos, de frustración, de mil y un sentimientos que no podría explicar, dentro de ellos se incluía la comprensión y la culpa.

En parte esta petición es mi culpa, no debí ser tan cobarde, debí transformarla cuando ella me lo pidió, si lo hubiera hecho ella no estaría pidiéndome esto.

Ella me dio sus razones, hablamos entre sollozos de amor hasta pasado el amanecer.

Finalmente llegamos a un acuerdo. Ella tendría su última voluntad, pero a cambio debía concederme su compañía por unos cuantos años más. Esta sería mi ventaja para hacerla cambiar de opinión, pero si no lo lograra, le concedería su deseo de la forma menos dolorosa posible.

Díez años más pasaron, bastante rápidos a mí parecer, y ella ya estaba considerablemente agotada, pensé y guardé la esperanza de que ella olvidara aquella conversación, pero no fue así.

Ella se despidió de toda mi familia, Alice y Esme eran sin dudas las más destrozadas en ese momento, Emmett se limitó a abrazarla lo más fuerte que le era posible, sus pensamientos fueron los que más me desgarraron. Él siempre la consideró como si fuera su verdadera hermana. El resto de mi apenada familia también se despidió, y en cada uno podía leer como me culpaban por no convertirla, y no dije nada, pues yo también lo hacía.

El lugar que ella escogió no llamó en lo absoluto mi atención. Era nuestro prado, nuestro lugar feliz…

Todo pasó muy rápido…

Los recuerdos de nuestra última conversación se han apoderado de mi mente en estos últimos cincuenta años… otro medio siglo había pasado y sus palabras se escuchaban como si todo hubiera pasado ayer.




Cuando llegamos al prado ella me pidió que nos sentáramos en el prado por un momento, ella se veía tan radiante… tan linda… bañada de una paz inexplicable. En cambio yo estaba muriendo con cada segundo.

- Gracias mi vida, gracias por esta vida larga y feliz junto a ti.

El espacio donde se suponía debía tener un corazón comenzó a doler, comenzó a hacerse cada vez más estrecho, no me permití esconder mis sentimientos, tenía la esperanza que ella al verme se retractara.

- Gracias a ti mi amor, solo gracias por existir.

Mis ojos estaban nublados, como si quisieran brotar lágrimas desesperadas de ellos.

- Sabes… cuando estaba en la universidad leí un libro que decía que cuando morimos nuestras almas se dividen, y que lo que siempre buscamos no es nuestra media naranja, sino más bien la mitad de nuestra alma. – Su voz sonaba tan convencida de sus palabras que por un momento albergué un extraño sentimiento de esperanza.




Ella continuó.




- Edward, quiero que sepas que una parte de mi alma se queda contigo, pero la otra buscará un angelito del cielo para bajar a la tierra. Cuando la encuentres… Edward quiero que la cuides, quiero que también sea tuya, te pertenece, siempre fue así.

- Siempre estarás en mí, por siempre mi Bella. Te prometo que en tu otra vida nos volveremos a ver. Siempre estaré aquí para esperarte mi cielo. – Mis palabras raspaban mi garganta, dolía, dolía como nunca había sentido tal dolor. Mi luz se apagaría pronto. Pero yo le había prometido seguir con vida, con vida en espera de su alma.

La besé por última vez, este beso tenía un sabor amargo, pero igualmente dulce. Las lágrimas brotaban de sus ojos, pero no eran de pena, extrañamente reflejaban alegría, vida.

La recosté en mis piernas, tomé con mis pétreas manos su cuello y hundí mis afilados dientes en su delicado cuello… lo último que recuerdo es como Emmett, Jasper y mi padre cubrían de tierra el último rastro de su cuerpo.

Qué ironía del destino, quién pensaría que su cuerpo descansaría en nuestro lugar feliz por siempre… por siempre…



____________________________________


Bueno nenas, esto es algo que les debía, se que estos días el blog ha estado desordenado, pues estamos con un fic suspendido, y las actualizaciones se están haciendo bastante tarde, ( pido perdón en especial a las nenas de España) pero bueno, así es fin de año, estamos muy estresadas con la universidad, y con algunos problemitas personales. Pero quiero que sepan que las amamos mucho y que siempre estamos pensando en uds.
Bueno, este OneShot se los debía hace tiempo, es la Continuación de POR CULPA DE MI ALMA, se que me odiarán por el desenlace que tubo la historia, pero tranquilas, no se descesperen, Esta Historia no acaba, el Domingo estará la tercera parte.
Ojalá les haya gustado, pues lo hice con mucho amor y dedicación para todas ustedes.
Admito que mientras lo escribía no pude evitar llorar y sentir el dolor de Edward... Que loco no?? y eso que es mi historia :S
Tengo que dar un agradecimiento especial, pues todo esto no se me ocurrió solita, la verdad estube días pensando en como continuar la historia y no se me ocurría nada, pero llegó mi lamparita de inspiración... POLA CULLEN una linda amiga que conocí por intermedio de Alexa Cullen y que es Chilena también, Les cuento que con Pola nos reunimos todos los Lunes en su casa para hacer más corta la espera y comentar Fics y sobre nuestra eminente locura :P
Gracias Querida amiga, gracias por abrirme las puertas de tu casa y ayudarme con tus ideas a escribir este OneShot. y no está demás decir.. que te lo dedico a ti... TE AMO!!!


La continuación, tercera parte y final, también salió de una tarde de cigarros y café en la casa de mi Pola querida.... Asiqe espero suspiritos para ella también.
Con Amor
Angylito


Capítulo 23 .
  
 ¿VIENES PARA QUEDARTE?




El lunes también estuve en cama, Edward me trajo el desayuno, había pedido permiso al colegio para cuidar de mí.
Mi madre llegó casi al medio día, estaba sorprendida de encontrarme en cama y más aún de ver a mi esposo cocinando.
-¿Te encuentras bien Bella? Vi los dos autos afuera y me preocupé ¿No has ido a estudiar? ¿Estas enferma? - Me preguntó, ella no sabía nada de lo que había pasado y esperaba que de todas formas no lo supieran.
- El sábado me caí en la fiesta, me di un buen golpe en la cabeza-
- Hija sigues siendo distraída, menos mal que ahora tienes quien te cuida- me dijo con una mirada pícara.
- Si mamá, Edward es muy bueno conmigo.
- Estoy preocupada- René miró hacia la ventana como buscando algo.
- Ya estoy bien, me recuperaré- me parecía extraño que se preocupara tanto, normalmente cuando enfermaba solo se acordaba de mi cuando la llamaba, era muy obsesiva con sus novelas ya que el pueblo parecía que la deprimía.
-No hija, es por tu papá. Salió esta mañana, lo llamaron con urgencia de Phoenix. Tu tía Marie tuvo un accidente.
- ¿Tía Marie? ¿La tía Marie que no conocemos y que no figura en ningún lado?- Recordé que para mi hermano y para mí siempre había sido un misterio. Charlie tenía fotos con ella de pequeños, pero sus fotos de adolescente y joven habían sido quitadas o cortadas donde estaba su imagen. Nunca la conocimos ni nos hacíamos una idea de su físico, así que Emmet y yo habíamos organizado concursos en el ático sobre quien descubría primero su rostro o su historia.
Yo gané dos veces porque descubrí unos detalles sobre su vida, pocos la recordaban o estaban dispuestos a hablar de ella. Pasé una tarde en casa de Mike porque su madre había estudiado con mi tía en la secundaria. Me dijo muy poco, sólo que yo me parecía mucho a ella. Y por esa información tuve que soportar los galanteos de su hijo dos horas. Otra vez la conversación surgió en casa de Jessica, su madre había ido al instituto por los mismos años que Marie y habían llevado un par de cursos. “Conocía a tu tía en clase de biología. Era buena estudiante. Me llamó un tiempo después de que se fue para saludarme por mi cumpleaños. Creo que vive en California. Por cierto tu me recuerdas a ella”. A pesar de que la madre de Jessica era muy dada al chisme no pude sacarle nada más.
-Espero que el accidente no sea grave- le dije a mi madre.
-Estoy mas preocupada por tu papá. Nunca ha querido hablar mucho pero sé que su hermana huyó con un muchacho en el último año de escuela. Tu abuelo montó en cólera y la buscó por todos lados. Murió de un ataque al corazón dos meses después. Tu abuela también murió un año después, de tristeza por su esposo y su hija que seguía sin aparecer. Por eso es que Charlie prácticamente la sacó del árbol familiar. Nunca la menciona pero sé que sufre por ella.
Wow, era más información de la que pudiera procesar.
-Mamá, ¿es cierto que yo me parezco a ella?- pregunté
- No lo sé hija, yo no la conocí, tu sabes que Charlie y yo nos conocimos en Las Vegas y cuando llegué aquí tu papá vivía solo. Pero creo que lo ha mencionado alguna vez.
- ¿Y no ha habido ninguna noticia de ella en todos estos años?- pregunté
- No. Tu padre aún sigue molesto pero estoy segura de que no habría rechazado alguna llamada suya.
- La tía Marie vivía en California- dije sin pensar.
-¿Cómo sabes eso Bella?- pregunto intrigada.
- La mamá de Jessica me lo contó hace algún tiempo.
- Hola preciosa. Es hora de comer. ¿Quieres que te baje al comedor o prefieres comer aquí?- Edward tan hermoso como siempre apareció con un delantal que lo hacía lucir terriblemente sensual.
- Debo irme hija. Te llamaré si tengo noticias- dijo mi madre despidiéndose.
Almorzamos en el comedor porque ya estaba cansada de comer en la cama, necesitaba estirar las piernas. Le conté a Edward la historia de mi misteriosa tía y el motivo del viaje de Charlie.
Alice y Jasper vinieron a visitarme mas tarde.
-Te traje los apuntes de hoy- mi amiga era tan preocupada por mi.
- Edward, Tanya sigue en el instituto, me dijo Alice que piensas pedirle a tía Heidi que se mude. Yo te apoyaré en eso, sólo que va a ser un poco difícil por lo de la escuela, quizás para después de fiestas. En cuanto a James, no hemos sabido nada de él. Victoria estuvo ayer en casa, pero se marchó sin decir nada- Jasper había estado muy preocupado la noche del sábado y había venido a verme ayer pero yo estaba dormida.
- No me importa a dónde la envíen, quiero a Tanya fuera de Forks lo más pronto posible, no la quiero cerca conspirando todo el tiempo contra nosotros. Me preocupa donde se habrá metido James. Debemos tener cuidado. En un rato voy a la policía a presentar los cargos en su contra, solo estoy esperando al perro y su jauría para que me acompañen.
En ese instante escuchamos es timbre de la casa.
- Hablando de la manada- dijo Alice saliendo a abrir la puerta.
Escuché las voces fuertes de Jacob y sus amigos. Estiré mis brazos hacia Edward para que me bajara a la sala. Ya podía caminar pero sabía que mi esposo era tan sobre protector y además me gustaba que me consintiera.
- Ey Jake, que bueno verte- dije mientras Edward me bajaba por las escaleras.
- Hola Bella, te vez mejor. Hubiera venido a verte antes pero creo que no soy bienvenido aquí- dijo mirando a mi esposo y sonriendo.
- Eres bienvenido perro, aún les debo una por salvarla- dijo Edward muy serio.
- Claro que si, ¿somos tus héroes, verdad Bella?
- Mas o menos Jake. Aunque ya casi lo tenía controlado- le respondí recordando como había golpeado a James con el remo.
- Si nos ahorraste un poco de diversión- dijo Quil –No fue tan divertido patear a alguien herido. Pero se lo merecía. Dudo mucho que pueda volver a caminar bien.
- Por favor caballeros, ahórrenle detalles a mi esposa- dijo Edward.
Me quedé con Alice y Jasper por algunas horas hasta que Edward regresó. Todo le había ido bien y James sería arrestado si se acercaba a nosotros o a nuestra casa. Lo habían buscado en el hospital pero no habían recibido heridos esos días. Me preguntaba dónde se habría metido.
***
Al día siguiente regresé al instituto, Mike como siempre se acercó a mí a preguntarme si era cierto que había estado enferma. Esto se repitió con Tayler y Erik. Me crucé en el pasillo con Tanya, me miró asustada. Parecía temer algo. Rosalie también se acercó a saludarme se veía mas atenta conmigo. Aproveché preguntarle a Emmet si Charlie había regresado pero no había llamado siquiera.
Al terminar las clases esperé a Alice pero no la encontré por ningún lado. Me fui al estacionamiento a esperar a Edward en el auto. Y allí parada junto al volvo plateado estaba Victoria con su cabello naranja.
- Hola Bella, me recuerdas ¿verdad?- su voz era fría y dura, sus ojos querían apuñalarme.
- ¿Qué es lo que quieres?- le dije muy molesta.
- Advertirte. No te le acerques a mi marido y menos envíes matones a golpearlo. ¿Que no te basta Edward?
- Claro que le basto Victoria. Si tu marido vuelve a poner un pie en Forks será arrestado pero espero encontrarlo antes y arreglaremos cuentas- la voz aterciopelada de mi esposo y sus cálidos brazos fueron bienvenidos por mi.
- James ha estado evitando a Bella, es ella la que lo llama y lo persigue.
- Tal vez deberías preguntarle bien a tu hermana como son las cosas. Bella fue agredida por él y Tanya el sábado y en el cumpleaños de Jane y Alec ellos se confabularon para drogarme. No voy a olvidar eso. No quiero a tu marido cerca de aquí. Te lo advierto Victoria.
- No estás en plan de advertir nada pequeño Edward. Mi marido y yo somos libres de ir a donde queramos. Y deja de meter a mi hermanita en esto. Tu esposa es una loca que siempre la está molestando y abusando de ella.
- Si no nos crees es tu problema. Pero la verdad al final siempre se sabe, deberías tener mas cuidado con tu “hermanita”- le dije furiosa, no había que ser tonto para saber que Victoria creía ciegamente en James y Tanya pero algún día se enteraría de todo, la verdad la compadecía.
- Más te vale que mi Jimmy se recupere pronto y veré la forma de llevarme a Tanya lejos de ustedes. Tu Edward no has hecho más que despreciarla y humillarla todo el tiempo.
- Si no te la llevas, yo mismo la echaré de aquí. Y ya sabes Victoria, tú puedes venir a Forks pero si tu marido pone un pie en este pueblo veré que no salga más- Edward se veía atemorizante cuando amenazaba. Victoria nos dirigió su peor mirada, se subió en un auto deportivo negro donde estaba Tanya sentada y arrancó tan rápido que el sonido asustó a todos en el estacionamiento.
- Amor te llevaré a casa y después iré a ver a tía Heidi. ¿Está bien si te quedas con tu madre?- preguntó
-No hay problema puedo quedarme sola Bombón me hará compañía- dije mas tranquila Victoria no había dicho donde estaba James pero al menos había dejado entrever que no se encontraba bien. No había nada que temer.
***
Me pasé toda la tarde haciendo las tareas, no podía preparar la cena porque Edward no quería que me acerque al fuego hasta que sanara bien la herida que todavía tenía en la cabeza. Cómo a las siete de la noche el teléfono sonó.
-Amor no puedo ir todavía tía Didyme me ha invitado a cenar y no he podido rechazarla. Tenemos cosas urgentes que ver, tal vez este fin de semana tenga que viajar a Seattle por lo del juicio y algunos negocios de la empresa. Llamé a tu mamá para que cenes con ellos irán por ti. Llegaré a casa lo más pronto que pueda. Te amo.
- Está bien cielo, suerte- le dije colgando.
No me causaba mucha alegría que se quedara tanto tiempo fuera, ni comer en otro lugar que no fuera mi casa. Pronto cumpliríamos dos meses de casados pero me sentía como si tuviéramos años. Nos entendíamos muy bien y lo necesitaba.
Llamaron a la puerta muy fuerte y me sobresalté, Bombón corrió a esconderse entre mis piernas.
- ¡Bella estas allí!- la voz potente de mi hermano se oyó por toda la cuadra.
- ¿No sabes para que sirve este pequeño botón de aquí?- le pregunté señalándole el timbre.
- No hay nada como tocar las puertas. Brujis tu amantísimo esposo me mandó a llevarte a casa para cenar. ¿Estás lista?
-No hay caso contigo eres un troglodita. Espera que voy por Bombón- dije y llamé a mi perrita para que me acompañara.
- Ese perrito de bolsillo es lindo. Me pregunto si a mi Rose le gustaría una mascota- dijo pensando.
- A todas las chicas nos gustan los animalitos pequeños. Pregúntale que animales le gustan- le aconsejé.
Cuando ya íbamos a salir me levantó en brazos.
- ¿Qué haces?- Le pregunté.
- Edward me dijo que te cuidara bien.
- Puedo caminar- gracias.
Pero no me hizo caso y me llevó así a la otra casa. No me había dado cuenta de cuan poco había extrañado las cenas familiares. Conversábamos muy poco mientras comíamos y durante las cenas si había deportes en la televisión Charlie y Emmet comían en el sillón.
Al terminar la cena oímos el auto de Charlie estacionarse al frente de la casa. Me levanté para recibirlo pero mamá ya estaba en la puerta.
Papá entro muy serio y triste. Nos abrazó y no se sorprendió de encontrarme allí.
- Tengo que contarles algo- dijo él parecía avergonzado.
- Cariño me he adelantado y Emmet y Bella saben todo lo que me has contado a cerca de tu hermana. Incluso sabían algunas cosas que nosotros no. Siempre te dije que deberían estar al tanto, ya no son niños- le reprochó René.
- Marie falleció- la voz de Charlie se quebró y sus ojos se humedecieron. Nunca en toda mi vida había visto llorar a mi padre y esto me tensionó afortunadamente se contuvo y respiró hondo.
- Fue instantáneo, no pudieron hacer nada, embistieron su auto, algún loco ebrio. No pude verla. El funeral fue corto y no había mucha gente. No sabía cuanto me había necesitado. El tipo con el que se fugó la dejó al poco tiempo y ella no regresó por la vergüenza. Después se mudó a Phoenix y allí se comprometió con un muchacho que falleció antes de casarse con ella. Pero estaba embarazada y crió sola todo este tiempo a su hija.
- ¿Tiene una hija? ¿De qué edad? ¿Y qué será de ella ahora?- preguntó René
- Tiene 16 años cumplirá 17 a fines de Diciembre. No podía dejarla desamparada aún es menor de edad. La he traído conmigo.
Todos nos quedamos de una pieza. ¿Dónde estaba ella entonces? ¿Y porqué él había venido sólo?
Al parecer entendió nuestra preocupación y se dirigió a la puerta.
- Les prevengo que su aspecto puede confundir a cualquiera- dijo cansinamente.
¿Tendría mi prima algún defecto físico? ¿Se parecería a un hombre? Estaba totalmente intrigada.
De pronto en el umbral de la puerta estaba mi padre con dos maletas y una chica que bien podría ser mi retrato en el espejo. Su cabello era más largo y más oscuro que el mío y su piel era bronceada, debía medir unos cinco centímetros más que yo y era un poco más delgada. Pero su rostro era impresionantemente parecido al mío. Nos miraba con miedo.
- Familia les presento a Nessie Swan- dijo Charlie.
Mi madre tenía los ojos desorbitados, Emmet se había quedado con la boca abierta. Ella me miraba con curiosidad. Nos acercamos mutuamente y nos quedamos viendo un largo rato.
- Wow, tú clon, la princesa y la plebeya. No puedo creer que se parezcan tanto. Espero que sea sólo por fuera- mi hermano se veía bastante contento.
- La razón por la que tu segundo nombre es Marie es porque te parecías mucho a mi hermana- dijo Charlie.
- Hola Nessie- dije sonriéndole.
- Hola Bella, tío Charlie no mentía cuando me dijo que nos parecíamos.
- Hola Bella 2, soy Emmet- dijo mi hermano abrazándola.
- Tú debes ser Emmet, tío dijo que eras grande pero no imagine que fueras tan musculoso. ¿Practicas pesas?
- Oh me encanta esta chica. Vete Bella ya encontramos tu reemplazo- mi hermano otra vez siendo tan gentil conmigo
- Cállate tonto, no eres musculoso, estás gordo- le dije a mi hermano
- Bienvenida a casa- dijo René abrazándola y dándole un beso.
Conversamos durante más de una hora, ella nos contó que practicaba deportes y había sido porrista en su escuela. Bailaba danzas modernas y le gustaba tocar la batería. Su madre le había hablado mucho de Forks.
Charlie y Rene anunciaron que se irían a dormir.
- Querida, puedes usar la habitación de Bella, mañana acondicionaremos una para ti- dijo Rene.
- ¿Y dónde dormirás?- me preguntó Nessie preocupada.
- Ni lo digas, hace dos meses la echamos de casa- dijo el grandulón.
- No entiendo, ¿no vives aquí?- me preguntó.
- No, estoy casada y vivo a unos metros
- ¿Estas casada ya? ¿No tienes apenas un año mas que yo?- sus ojos estaban muy abiertos.
- En realidad la casaron, pero al parecer se enamoró de su esposo y ahora comen perdices- mi hermanito tan bocón, me habría gustado que ella no supiera nada del porque me casé.
- ¿Te obligaron? ¿No harán lo mismo conmigo verdad? Jamás permitiría que me obliguen a hacer algo que no quiero- parecía muy rebelde esta niña.
- No te preocupes Nessie, no me obligaron- dije mirando a Emmet con rabia. -A decir verdad me gustaba Edward desde que lo conocí y el matrimonio nos ayudó a darnos cuenta de que estábamos enamorados- Era la mejor explicación que podría darle.
Escuché el sonido de un auto estacionándose delante de la puerta. Emmet corrió a abrir la puerta pero no totalmente.
- Hora de poner a prueba a Eddie- dijo con burla –Nessie siéntate frente a televisor- prácticamente la arrastró hasta allí. Lo prendió el aparato.
- Ahora no te muevas, esto va a ser divertido- yo lo miré con mas furia pero él me levanto del piso y me llevó escaleras arriba, pero en un ángulo donde podíamos mirar la sala.
Yo forcejeaba en brazos de mi hermano que me tenía inmovilizada y me tapaba la boca. Eso no se lo perdonaría, si Edward entraba y pensaba era yo tal vez la besaría y yo me moriría de celos. ¿Cuanto tardaría en darse cuenta de que no era yo?
Vi que Edward entraba en la sala.
- Hola mi vida, lo siento, se me hizo tarde- dijo y se acercó a ella por la espalda. – ¿Qué miras?- preguntó y le dio un beso en la cabeza. Retrocedió al instante. -¿Quién eres tu?- le oí decir. Ella puso de pie y se giró lentamente.
- Hola, ¿vaya eres el esposo de mi prima? Que buen gusto tiene- dijo sonriéndole. Le mordí la mano a mi hermano y el se quejó.
Edward volteó y nos vio.
- Emmet ¿puedes soltar a mi esposa? Cuantas veces te voy a decir que no seas brusco con ella, aún esta herida. Creo que voy a tener que grabártelo en alguna parte del cuerpo para que lo recuerdes- dijo molesto.
Se acercó a nosotros y abrió sus brazos para que me acercara. Corrí a abrazarlo. Era único no se había equivocado y no mostraba ningún interés en Nessie. Me besó en la cabeza.
- Tu aroma es inigualable y me vuelve loco- me susurró al oído.
- Edward, te presento a mi prima Nessie- le dije cuando me soltó.
- Hola Nessie- dijo tendiéndole la mano. Ella le sonrió coquetamente. Oh no por Dios otra más a la que le gustaba mi marido.
- Hola primo. Acabo de llegar y estoy muy impresionada. Mi madre murió hace tres días y el cambio ha sido un poco extraño. Pero creo que podré adaptarme bien- por primera vez había expresado algo de tristeza por la muerte de su madre. –De verdad me parezco mucho a Bella ¿crees que nos confundan?- preguntó mas alegre.
- Tal vez a primera vista pero son muy diferentes. Mejor no doy detalles de sus diferencias porque temo que podría ser poco parcial. Ya es tarde y debo llevar a mi preciosa a dormir, mañana tiene que ir al instituto. Que tengas buenas noches- dijo despidiéndose.
- Que pena- dijo Nessie.
- Deja a esos tortolitos Ness, yo te contaré todo lo que necesites saber de Forks y del instituto, seguro la próxima semana vas a entrar a estudiar. Nos vemos brujis, adiós Romeo- dijo Emmet y se sentó con Nessie en un sillón.
Nos despedimos, tomé a mi perrita y salimos de allí. Edward me abrió la puerta del auto.
- Puedo caminar hasta la casa- le dije.
- No te dejaré caminar sola aunque sean 50 metros- me dijo.
- ¿Crees que nos parecemos mucho?- pregunté al llegar a nuestra casa.
- Creo que físicamente algo.
- Por un momento creí que nos confundirías- eso era lo que quería decirle, mis temores a que la encuentre mas guapa que yo.
- No podría confundirlas. Tú hueles delicioso. Su aroma es un poco intoxicante, usa demasiado perfume, no quiero hablar mal pero es perfume barato. Además su piel es diferente. Tu piel es pálida como una perla y provoca tocarla. Y sus ojos son diferentes.
- ¿Que tiene nuestros ojos?- necesitaba saber lo que él encontraba diferente entre nosotras.
- Los ojos de Nessie con Cafés, los tuyos chocolate. El café es amargo y no me gusta. Pero el chocolate dulce es delicioso. Me besó.
Nos pusimos nuestros pijamas y nos echamos a dormir, yo seguía queriendo preguntarle más. Realmente había sido sincero cuando le dijo que no sería parcial en nuestras diferencias. Sería tal vez porque me amaba. ¿Verían los demás las diferencias o creerían que era una versión mejorada de mí?
- Edward. ¿Crees que es mas guapa que yo?- pregunté, esa duda me carcomía.
- Tardaste en preguntar eso mi vida- dijo sonriendo. –Lo que te voy a decir es la verdad, no es por complacerte o porque esté enamorado de ti. Yo creo sinceramente que la belleza exterior refleja la que llevamos por dentro. Tus ojos son cálidos y dulces porque eres buena. No digo que Nessie sea mala, solo que sus ojos no son tan sinceros como los tuyos me parece algo fingida o que esconde algo. Me impresionó que apenas con tres días de muerta su madre pudiera coquetear con alguien.
Y creo que tú eres la mujer más hermosa que haya visto. Ahora duerme mi preciosa Bella y no te compares con nadie más que contigo misma.
Esas palabras me llegaron al corazón jamás volvería a dudar del parecido que teníamos ni me sentiría inferior a ella en nada, aunque fuera mejor deportista o pudiera caminar sin tropezar. Edward me amaba a mí. Sólo a mí.


__________________________________





Bellany G.
**Mi corazón solo sabe que te ama**

ESA NANA


Capítulo 24. "Esa Nana" 


Bella
Bajo el sonido de mi nombre, muchas diferentes imágenes pasaron rápidamente a través de mi mente. Parecía como una mini película reproduciéndose en mi cabeza:
Vistiéndome, conduciendo, llegando al lugar del concierto, tocando mi canción, y luego Edward diciéndome que me amaba. ¿Imaginé esta última parte?
“¡Bella!”Ahí estaba otra vez. Me giré hacia el sonido de la voz y me helé. ¿Por qué estaba todo tan oscuro?
Y entonces, la última parte del puzle cruzó mi mente.
Yo, desmayándome después de haber tocado mi canción.
Rápidamente abrí los ojos para encontrarme con un muy ansioso Edward mirándome.
Tan pronto como vio que estaba despierta, una enorme sonrisa apareció en su rostro y me vi envuelta en un enorme abrazo.
“¿Qué pasó?” pregunté, cuando terminó el abrazo.
“Te desmayaste” dijo, antes de ponerme de pie. Miré alrededor y me di cuenta de que estábamos detrás del escenario todavía y no había nadie más allí.
“Bueno, eso lo sé, pero… ¿Por qué me desmayé?” especifiqué. Tenía una idea del porqué pero quería oírlo de sus labios.
Vi como cogía una inspiración profunda y abrió su boca para contestar, pero fue interrumpido.
“¡Y ahora, nuestro último concursante! ¡El señor Edward Cullen!”
Escuché el anunciamiento que provenía de los grandes altavoces y fruncí el ceño. Debí estar mucho más tiempo inconsciente del que pensaba. ¿Se quedaría para responder a mi pregunta… o se iría?
Lo miré y parecía que tenía una batalla interna consigo mismo. Un pie lo tenía en dirección hacia las cortinas, pero el otro lo tenía firmemente en el suelo. Finalmente una mirada de resignación se apoderó de sus ojos y se dirigió hacia las cortinas.
“Buena suerte” dije, calladamente.
“Gracias. Hablaremos tan rápido como termine de tocar mi pieza” dijo, antes de dirigirse hacia el escenario.
Asentí, caminé hacia el filo de una cortina y la abrí un poco, así podría ver. Edward estaba ahora caminando hacia el piano y vi que se sentó. Puso los dedos en las teclas y paró por un momento, antes de depositar sus manos en su regazo. Había murmullos entre la multitud y estaba segura de que se estarían preguntando lo mismo que yo.
¿Qué iría mal?
Vi otra vez como se levantaba del piano y se alejaba de él, dirigiéndose a las cortinas.
Él parecía saber exactamente dónde estaba yo porque se paró justo enfrente de mí y apartó las cortinas.
“Edward ¿Qué v-?” empecé, pero fui cortada cuando sus manos cogieron mis caderas y empezaron a guiarme hasta el escenario.
“No puedes hacer esto, serás descalificado” protesté intentando mantener los tacones en el suelo.
“No te preocupes” lo escuché responder. ¿Qué le pasaba?
Tan pronto como la audiencia me vio entrar en el escenario se oyeron silbidos. Ahora se sentó y a mí me puso en su regazo. Toda la sala quedó en extremo silencio.
“No hables, sólo escucha” Dijo Edward en una voz muy baja.
Asentí con la cabeza y miré hacia el piano cuando colocó su mano izquierda en él y permitió colocarlos en sus correspondientes teclas.
Al instante reconocí los acordes del comienzo cuando fluían del piano, porque yo había sido la única que había contribuido en ellos. Eran calmados y suaves, una perfecta forma de comenzar una nana. Pero la manera en que los tocaba... No podía pensar en alguien que pudiera sacar un sonido mejor.
Pronto subio su mano derecha a las teclas, permitiendo que las notas correctas salieran. Sus manos se movían rápidamente a través de las teclas cuando interpretaba ambas partes y me senté callada, impresionada ante la calma que la pieza radiaba.
Había un período de calma en la música y pronto sentí como su mano derecha abandonaba el piano y cogía la mía. Colocó mis dedos en las teclas correctas y la soltó. Estaba en shock por un momento, pero rápidamente me recuperé cuando me di cuenta de lo que tenía que tocar.
Cuando reproducí la dulce melodía, él tocó el acompañamiento, ym e encontré a mí misma imposibilitada de apartar la vista de él. Había cerrado sus ojos y una bonita sonrisa apareció en sus labios cuando escuchaba.
Me incliné hasta su pecho cuando mi parte acabó y él me reemplazó. La siguiente parte era rápida, pero estaba aún la tristeza en las notas que las había asociado como la música de Edward. Parecía como si, en esta parte de la pieza, alguien estuviera pasando por momentos duros, luchando por llevar a cabo algo.
Entonces, la tonalidad de la música cambió cuando se volvió más lenta. Se volvió dulce, y pude detectar la esperanza.
El tiempo de la pieza pronto volvió a subir otra vez y pude fácilmente interpretar esa parte. Era feliz y sonaba como si algo emocionante estuviera ocurriendo.
Sentí como se movía debajo mía y me miraba a los ojos, como si estuviera confirmando algo. Creo que lo encontró, porque sonrió y se giró hacia la música. Se volvió más lenta otra vez y pude sentir la calma expandiéndose atravesando mi cuerpo. No había duda de por qué siempre que me la tarareaba me quedaba dormida. Era pacífica, preciosa. Había encontrado la manera de mezclar mi parte con la suya, e hizo que sonara impresionantemente.
Escuché otra parte de calma en la música e inmediatamente supe qué hacer. Trayendo mi mano derecha al piano, coloqué mis dedos en las teclas una vez más y sonreí cuando las últimas notas de la pieza llenaban toda la sala.
Me giró en su regazo y nuestros ojos conectaron, era como si la audiendcia que no estaba mirando se hubiera ido. Éramos él y yo, en nuestro pequeño mundo.
Alcancé su mano, y agarré su pulgar que estaba debajo de mi ojo y lo aparté para examinarlo. No me había dado cuenta de que estaba llorando hasta que él hizo eso.
Ahora, cuando sus ojos esmeraldas conectaron una vez más con los míos marrones, sentí como una nueva oleada de lágrimas parecía. Y pronto nublaron mi vista y empezaron a caer por mi mejilla.
“Realmente yo te amo Bella” dijo calladamente “Creo que me enamoré la primera vez que te vi en el avión...”
Abrí mi boca para hablar, pero levantó su mano para silenciarme.
“Por favor... escucha. Necesito decírtelo.” dijo. Yo asentí y esperé a que continuara.
“Tú no sabes esto, pero te observé mientras tú dormías en el vuelo. Estabas preciosa, incluso mi mente pareció estar en blanco por momentos. Pero siendo lo estúpido que era, me enfadé de que una chica pudiera tener ese efecto sobre mí. Yo soy el que normalmente tiene ese efecto en los demás. Entonces luché de la única manera que sabía. Siendo un idiota, o un 'estúpido arrogante' como tú amablemente lo pusiste,” dijo, riéndose entre dientes ligeramente.
“Pero cuando averigüé que íbamos a ser compañeros de habitación, intenté esconder mi emoción guardándomela dentro de mí teniendo la misma actitud. Alardeaba de esas chicas a posta en tu cara para probar que lo que tu pensaras no me importaba”
“Pronto me di cuenta de que estaba probando eso únicamente para mí, no para ti, y definitvamente no estaba funcionando. Así que lo dejé y decidí conocerte mejor, sin embargo, ya era tarde, tenías aJayden
Pareció que escupía su nombre, algo que me sorprendió un poco.
“Pero tú me diste una segunda oportunidad, y podría conseguir que lo supieras, pero sólo como amigos. No sabes lo duro que era verte con él juntos, pero lo hice, porque tú me habías dado ese confort, incluso si tú no lo sabías. Cuando te pedí el consej y me respondiste 'Lo que esté predestinado, ocurrirá', Así que esperé, y aparentemente estaba predestinado. Porque aquí estamos, y quiero gritar a toda la audiencia cuánto te amo. De hecho, creo que lo haré” dijo, empezando a levantarme de sus piernas.
Había estado tan pasmada con sus palabras, que cuando esas últimas palabras salieron de su boca, parecí haber salido del trance.
“¡Espera! ¿Qué? ¡No!” intenté conseguir que se sentara. Pero ya estaba de pie y de cara a toda la gente.
Vi como levantaba sus brazos al aire y abrió su boca “¡AMO A BELLA SWAN!”
Lo había hecho. Pensé que estaba bromeando, pero realmente lo ha hecho. Pude sentir el calor subir por mis mejillas cuando unos 'awww' salieron de la audiencia.
Si no habíamos sido descalificados por romper las normas, lo estaríamos por el comportamiento.
“WOOO, ¡VAMOS BELLA Y EDWARD!” mi cabeza se giró rápidamente hasta la dirección de esa voz y no esta sorprendida de ver a Emmett furiosamente alzando su puño al aire mientras Rosalie luchaba por sostenerlo. Miré al sitio donde estaba Alice y vi que tenía una enorme sonrisa en la cara. Le devolví la sonrisa y me volví a girar hasta Edward. Ahora estaba enfrente de mí con una preciosa sonrisa pícara en sus labios.
Sonreí, me puse de pie y caminé hacia él.
“Y yo REALMENTE te amo también” estab tan feliz de que pudiéramos decirnos esto sin que hubiera cualquier tipo de miedo. Él realmente me amaba y yo mejor me lo creo.
Sus brazos rodearon mi cintura y me puso más cerca de él mientas le pasaba mis brazos por detrás de su cuello. Me estuvo mirando por un minuto antes de inclinar la cabeza y chocar sus labios con los míos.
Sentí su respiración en mi cara y no pasó mucho tiempo hasta que sus labios se empezaron a mover contra los míos.
Cuando le respondí, la dulce melodía de la canción que acabábamos de tocar llenó toda la sala. Me aparté, sorprendida, y miré al piano. No había nadie allí.
Volvía a mirar a Edward y puso una pequeña sonrisa en sus labios.
“Ellos graban todas las canciones de los concursantes y siempre vuelven a poner la canción ganadora al final”
Pude sentir otra sonrisa floreciendo en mi rostro. Habíamos ganado. No habíamos sido descalificados.
Cuando ese pensamiento cruzó mi mente, el sonido de la audiencia aplaudiendo llenó mis oídos. Wow, había olvidado que estábamos de pie en un escenario con centenares de personas viendo cada movimiento... otra vez. Pude sentir mi rostro volverse rojo por una vez más.
Me giré para comenzar a salir del escenario, pero Edward me sostuvo. Levanté la vista hacia él con una mirada interrogante para encontrar que él tenía una mirada emocionada.
“¿Sabes qué es lo que más simboliza nuestra relación?” preguntó, mirándome.
¿El qué? Rápidamente ladeé la cabeza en señal de no, preguntándome a dónde quería llegar.
“Piénsalo, fue cuando aún estabamos hostiles uno con el otro, nos declaró amigos, y ahora como algo más que novios” dijo, calladamente.
Sonreí cuando me di cuenta de a qué se refería.
“¿Esa nana?” pregunté, mientras giraba mi cabeza hasta algunos altavoces por dónde se estaba reproduciendo la canción.
Sonrió otra vez y asintió, antes de acercarme a él y darme un último beso.
“Esa nana”




Continuará...


__________________________________________________


Bueno nenitas la primera parte de este fic llega a su fin... 
espero que lo hayan disfrutado, las amo y nos vemos en un tris. 





Bellany G.
**I need a break with you!!**

;;