miércoles, 2 de diciembre de 2009

LAS VUELTAS DE LA VIDA

Capítulo 5. Asimilar


Bella POV

Estaba perdida en mis pensamientos cuando escuche que tocaban la puerta, mi corazón se acelero, sabiendo quien estaría detrás de ella, seguí contemplando las olas tratando de mantenerme calmada.

-Pase, esta abierta—le dije.

Se sentó en la silla junto a mi cama y, sus hermosos ojos estaban rojos e hinchados como si hubiera llorado mucho debajo de sus ojos había oscuras ojeras, seguro no había dormido nada.

-¿Cómo se encuentra Dr. Cullen? – Ya Carlisle y Alice me habían dicho pero quería escucharlo de sus labios.

-Parece que no se encuentra bien—dije al ver que no me respondía, seguro me estaba estudiando igual que yo a él—no se preocupe Dr. Cullen estoy bien.

-Srta. Swan yo… le debo una disculpa, no sin duda le debo mucho más que una disculpa, pero créame que no, quería, no se que me paso, en verdad lo lamento tanto, mi conducta fue inexcusable, no objetare si quiere presentar cargos en mi contra— la verdad la estaba pasando mal, sentí mucha pena por Edward, lo que sucedió en la playa estuvo mal, pero como podía culparlo por algo que nunca hubiera hecho en su sano juicio.

-No presentare cargos en su contra Dr. Cullen, se que lo que sucedió no hubiera pasado nunca si usted hubiera estado en posesión de sus cinco sentidos, yo no le guardo rencor—sí, yo nunca hubiera perdido mi virginidad con él, estando en su sano juicio, siendo yo una chica común y corriente.

-Por favor Srta. Swan, llámeme Edward, lo que sucedió ayer fue culpa mía y yo debo reparar mi falta de algún modo, he mancillado su honor, he robado su virtud, yo... yo…-Alice no exageraba cuando me dijo que su hermano era anticuado, hablaba como si fuera un personaje de una novela de Austen, no pude evitar reir.

-Dr. Cullen— enarco una perfecta ceja, así que rectifique —bueno digo Edward— volví a reír, - estás hablando como si viviéramos en el siglo pasado— cuando torció los labios en una sonrisa, se me detuvo el corazón y luego empezó a latir de forma acelerada, por Dios que me pasa sentí como el rubor llenaba mis mejillas.

-Quiero decir, no me debe nada, pretendamos que nunca sucedió nada— yo debería pretender como si no hubiera pasado nada, pero no pude evitar recordar al final cuando fue dulce, cuando acariciaba mi cuerpo, cuando me llenaba, las sensaciones que sentí. Si antes estaba roja, ahora debería parecer un árbol de navidad.

-Srta. Swan, puedo llamarla Isabella?

-Prefiero Bella, mi nombre completo no me gusta mucho—

-Bella, veras, se que te sonara a una locura, pero en verdad quiero reparar mi falta, se que no nos conocemos bien, pero me sentiría muy mal si no tratara de hacer lo correcto, así fue como mis padres me criaron, veras, como tu ya sabes el Edward, que conociste anoche no era yo— se veía tan apesadumbrado cuando bajo la cabeza quise acariciar su cabello y decirle que todo estaba bien.— yo nunca pensé en tener relaciones con una mujer antes de casarme con ella— Edward era virgen como yo? No podía dar crédito a mis oídos.

-Por eso Bella, te suplico que me dejes hacerte mi esposa, pasare cada uno de los días que me quedan, tratando de compensarte por lo que te he hecho, no descansare hasta que conozcas mi verdadero yo.— Edward Cullen me estaba pidiendo matrimonio a mi?, debía estar en alguna dimensión desconocida o en algún sueño muy vivido, él no podía pretender pasar el resto de sus días con alguien como yo, estaba consciente que Edward aun ama a Tanya.

-Bella, respira— no me había dado cuenta que había contenido el aliento hasta que lo escuche.

-Pero tu estas comprometido con Tanya— No podía negar el amor con el que la miraba, yo los había visto muchas veces en la playa, sentí que la boca del estomago se me torció.

-No hablemos de Tanya, ahora Bella, entre ella y yo ya no hay nada todo se acabo ayer, en este momento estamos hablando de ti y de mí—que todo termino entre ellos? Que quería estar junto a mi?, que podría haber un nosotros? Él no sentía nada por mí, que no fuera lastima, lastima y culpa; eso es lo que podía ver en esos bellos ojos verdes que me tenían deslumbrada.

-Creo que casarnos, no es la mejor idea, Edward— se que hacerlo sería una locura, ambos, viviríamos un infierno, el arrastrado por la culpa y yo por qué sabia que nunca estaría a su altura, podía ver que sería muy fácil enamorarme de Edward lo que haría todo mucho más difícil para mí.

-Por que no?- Sentí como su mano tomaba gentilmente la mía, sentí una corriente electica, gire para perderme nuevamente esas hermosas esmeraldas.

-Por que la culpa, no es una razón para una boda—al perderme en sus ojos le respondí la verdad.

-Bella, por favor escúchame, no es solo culpa, es hacer las cosas bien, imagina que llegues a quedar embazada, como podría sentirme, sabiendo que la madre de mi hijo no lleva mi apellido, que podría ser señalada. Bella, no quiero eso para ti—sonaba desesperado, veía que no iba a ser fácil hacerlo cambiar de opinión, pero debía hacerlo por el bien de los dos. No quería siquiera pensar en la posibilidad de un embarazo, eso sería otra fuente de culpa para condimentar la pena que ya se veía en sus ojos.

-Es poco probable que quede embazada, fue solo una vez—solo una vez, pero nuestros cuerpos se movieron en total sincronía, recordé el empuje de sus caderas contra mi pelvis, como se sentía tenerlo dentro. Sentí que el calor empezaba en mi cuello y me llegaba hasta el cabello. Debía estar perdiendo la razón, como podía pensar en esas cosas.

-Bella, dame una oportunidad, danos una oportunidad. No des un no rotundo, por favor—Edward quería converse de todos modos de que teníamos alguna esperanza, pero yo sabía que no era así, todo se estaba moviendo muy rápido, nuestras vidas dieron vueltas ayer y colisionaron una contra la otra, estaba confundida y asustada, mi mente era un caos.

-No, lo se Edward, la verdad no se qué pensar.—no podía hilvanar dos pensamientos coherente seguidos.

-Esto seria más fácil, si pudiera conseguir un anillo—escuche que murmuraba y me entro el pánico.

-NO, NO ANILLOS—yo no estaba lista para esto, aun no había asimilado los hechos de ayer y el giro que estaban tomando las cosas.

-No tienes que decir, si o no hoy, Bella— puso una de sus manos en mi mejilla, era como si tuviera miedo de romperme, su tacto era tan suave y cálido; estaba sintiendo mi fuerza de voluntad flaquear.

-Lo pensare—le dije sonriendo y era cierto tenía que pensarlo y mucho, pero mucho.

-Es todo lo que te pido, -me dejo sin aliento cuando se acerco lentamente y sus labios se posaron en mi frente por un breve instante, mi corazón corría dentro de mi pecho.

-Lo siento, Alice me pidió que te entregara este té y ahora esta frió.—sonrio y me sentí sonrojarme. Como podía Edward tener ese poder sobre mí.

-No importa, no tengo hambre—dije escapando de su mirada, posando mis ojos en la taza que sostenían sus manos.

-Claro que si importa debes alimentarte, bajare a prepararte algo de comer.

-Esta bien, mientras duermo un poco—sonreí, debía aclarar muchas cosas en mi mente pero me sentía cansada, así que me volví a recostar y rápidamente me quede dormida.

Sentí un leve roce en mi frente y escuche a lo lejos la voz de Alice.

-Déjala Edward, no vez que está dormida, además entre más descanse más pronto podrá salir de compras conmigo.— en verdad esta niña quería matarme.

-Debe comer algo, Alice, no ves que Carlisle la medicó, debe reponer fuerzas— escuche la voz de terciopelo de Edward responderle a su hermana en un susurro.

Abrí lentamente los ojos para encontrarme con el rostro de un ángel que me sonreía.

-Te traje algo de comer, debes estar hambrienta.

Puso sobre mí una bandeja llena de diferentes cosas.

-Yo no puedo comer todo esto, es demasiada comida para mi.—habían huevos, tocino, pastelillos, pancakes, frutas, emparedados, jugos, leche y te.

-Es que no sabía que preferías así que agarre un poco de todo—dijo un poco apenado.

-Ustedes ya desayunaron?

--No te preocupes por nosotros—me respondió Edward

-Me sentiré mucho mejor si comen algo—le dije entregándole una manzana, quien sabe desde cuando no probaba bocado.

-Quieres un emparedado, Alice?—le dije, ella danzo hasta mi lado y lo tomo.

-Gracias, Bella—me dijo sonriente

Entre los tres terminamos de comer y fue cuando me percate.

-Donde esta Carlisle?—pregunte

-Está haciendo unos arreglos en el hospital para que yo me pueda tomar unos días libres y cuidar de ti hasta que te recuperes.

-Oh!—fue mi brillante respuesta , eso quiere decir que estará yendo y viniendo para cuidarme. Casi me siento feliz cuando mi lado pesimista me hablo, claro que quiere cuidar de ti, se siente culpable.

-Sabes no tienes realmente que hacerlo, yo estoy bien. No pierdas días de trabajo por mi.—acerco su mano y la puso sobre mi mejilla, me sonroje ante su tacto.

-No tienes nada de qué preocuparte.—me dijo, mientras me perdía en sus ojos

Alice, se aclaro la garganta, lo que hizo que ambos saltáramos y el soltara mi rostro.

-Voy a ir a casa a buscar unas mudas de ropa, Bella, Edward me ha pedido que me quede unos días, para que no te sientas incomoda, de estar sola con él, en estos días, volveré en la noche.

-No te preocupes, Alice, no te incomodes por mi—le dije sonrosando, no es que quiera estar sola con Edward, ni nada de eso, solo es que no quiero ser una carga para ninguno de los dos.

-No seas tonta, Bella, además así nos conocemos mejor, ya verás que seremos grandes amigas. Nos vemos al rato. Edward, Bella—dijo despidiéndose con la mano.

-Yo voy a ir un momento a casa, necesito asearme y cambiarme de ropa, volveré pronto, trata de descansar, cuando vuelva preparare la cena y cuando Alice regrese, me ayudara a ponerte la solución que dejo Carlisle en tus raspones.

-En verdad Edwad..—empecé a decir pero él me corto.

-No digas nada, Bella, tu solo descansa, volveré pronto. –me beso la frente y salió del cuarto.

Me quede sentada sobre la cama un rato y me dieron ganas de ir a la playa, se acercaba mi hora favorita del día, siempre me gustaba estar en la playa a esa hora.

Camine lentamente, sintiendo una leve incomodidad en mis músculos, llegue pronto a la parte trasera de la casa y baje por las escaleras que daban a la playa, sentía la arena bajo mis pies desnudos, mirando como el crepúsculo, teñía de dorado las verdes aguas. Sin darme cuenta estaba parada justo debajo de mi palmera.

El lugar donde mi vida había cambiado de una manera inesperada, donde había dejado de ser una niña, donde mi vida había tomado un camino desconocido, que no sabía a dónde me llevaría. No pude evitar pensar en los eventos de la noche anterior, aun no entendía por qué había cedido a su petición. El se sentía culpable porque me había tomado a la fuerza, pero ese hecho sigue significando a la fuerza cuando yo me deje arrastrar por unos sentimientos que no conocía, pasión, deseo y un sentimiento que no se identificar.

Aun estaba asimilando todas estas emociones. Cuando escuche su voz que me llamaba.

-Bella!!—su voz acaricio mi nombre pero había un dejo de preocupación entre las ondas de terciopelo de su voz.

No me había dado cuenta que las lagrimas contra las que había combatido todo el día, se habían derramado por mis mejillas, hasta que el las enjugo con sus dedos.

Nuestras miradas se encontraron por unos segundos, antes que el cayera de rodillas a mis pies y se abrazara a mi cintura, como un niño pequeño, rompiendo a llorar.

-Bella, lo siento tanto, por favor perdóname—dijo entre sollozos.

Lo único que se me ocurrió hacer su empezar a acariciar sus cabellos y dejarlo que se desahogara.

______________________________

mmmm... ustedes que harían en esa situación??? pongamonos en los zapatos de ambos, por un lado Edward y su "remordimiento", de verdad creen que sea solo culpa o podría haber por ahi algo más escondido?? y por el otro Bella, que a pesar de ser "la victima", nop... sin duda lo es... siente algo especial hacia Edward, pero no puede evitar pensar que no lo merece y que solo es lastima lo que el ve en ella, ustedes que creerían, tendrían la misma postura que ella??... en fin, muchas cosas que pensar y muchas por resolver, ya veremos como transcurren las cosas...
cuidense muchisimo, suspiren un poco mas que mucho y...
Nos leemos en un tris!

Bellany G.
**I want to be just yours now and forever**

3 Comments:

  1. flawer_1969 said...
    QUERIDA BELLANY G.
    ESTA HISTORIA ME ENCANTA REALMENTE ES GENIAL Y LA PERSONITA QUE LA ESCRIBE, ¡¡BUENO QUE TE PUEDO DECIR!! TIENE LOS SENTIMIENTOS A FLOR DE PIEL, POR FAVOR SE QUE ES UNA SITUACION MUY DIFICIL PERO ME GUSTARIA QUE BELLA ACEPTARA CASARSE CON EL Y LOS DOS CONQUISTARSE POCO A POCO, SOY UNA PERSONA MUY SOÑADORA, ROMANTICA Y ME ENCANTAN LAS HISTORIAS FELICES, PUES A COMO ESTA EL MUNDO ACTUALMENTE PREFIERO SER FELIZ Y LEER COSAS HERMOSAS, LES DEJO UN ABRAZO Y MIL FELICITACIONES POR ESTE BLOG, ¡¡ME ENCANTA!!. BESOS aTTE. fLAWER CULLEN
    paulitta cullen said...
    me gusta mucho la historia he descubierto hace poko este blog y esta es una de las historias ke me enkantan
    escribes genial
    muchos besos y suspiros
    Anónimo said...
    nena cullen : me aencatado cada vez se pone mejoe pero pobre de mi vampiro que lido espero que bella lo acete yo lo aria ja ja ja
    muchos suspiros de chocolate papalas dos gemelis os adoro

Post a Comment