jueves, 6 de mayo de 2010

HABILIDADES PATERNALES 101

N/G: Hola! perdón por la tardanza, ando a full con la U, y además escribiendo los capítulos de las historias que subo en mi blog. Pero ya me pongo al día aquí, besos.

Angylito

Capítulo 18 :Hoy lo cuida el padre

Bella POV

Podía notar que afuera era de día, pero mis ojos no se abrían. Quizas estoy muerta. Pense. No conseguí sobrevivir a la noche. Mis emociones estaban siendo testeadas y podía decir que había conseguido dormir, pero no lo suficiente. Disfruté de la tranquilidad por unos minutos antes de que comenzara. El llanto...

Mis ojos aun estaban entrecerrados mientras salía del baño y caminaba hacia las escaleras. "Bonito peinado." Escuché su risa desde el pie de las escaleras. "Es tu culpa. Tú eres el que me embarazó en el gimnasio. Vive con ello." Aun un poco adormilada, mi viaje por las escaleras fue menos agraciado. Edward me atrapó antes de que me lastimara y se las arregló para tomar a Eddie en el proceso.

"A mami le gusta hacer una gran entrada en las mañanas Eddie, ¿ya te lo había dicho?" me dio aquella perfecta sonrisa que tanto amaba.

"Y a papi le encanta presumir todo el tiempo." Le contraataqué. Edward se inclinó y me dio un beso, el cual me puso instantáneamente de mejor humor. "Buenos dias chicos. ¿que tal fue su noche?"

"Una aventura. Definitivamente creo que es mitad vampiro…no requiere de mucho descanso. Pero mientras lo sostuviera iba bien. Le di un biberón hace unas horas así que creo que quizás este hambriento." Tomé a Eddie de sus brazos y comencé a alimentarle con su biberón.

"¿Le cambiaste el pañal?"

Una sonrisa avergonzada se cruzó por su rostro. "Me tomó varios intentos, pero si, se lo cambie una vez." Miré dentro de la sala y había una pila de algo así como siete pañales apilados y revueltos, algunos de ellos estaban desgarrados.

"¿Que le hiciste a esos pañales Edward?" pregunté riéndome.

"Estaba oscuro...no quería prender las luces para no despertarte a ti o a Charlie así que tuve unos pocos problemas. Pero lo resolvi, no te preocupes." Se puso a la defensiva.

"¿No tienes mayor vision que la normal, Edward? ¿Acaso eso no es uno de los beneficios de ser vampiro? A menos que tu visión no funcione con los pañales." Se tuvo que reír de mis bromas.

"Hablando de Charlie ¿aun esta durmiendo? Necesito disculparme por tomarle poco en serio ayer en la noche. Problamente cree que estoy poseida o algo…"

"Charlie se fue Bella. Bajo a eso de las cinco de la mañana y me agradeció por haber venido a ayudar. Dijo que 'olvido' decirte que Billy le había invitado a un viaje de pesca por unos días y que volvería el lunes. Me pidió que llamara a Esme cuando se despertara para ver si podías venir a pasar el fin de semana con nosotros. Debiste de haber echo una buena puesta en escena ayer noche. Sus pensamientos estaban descontrolados." Se rió Edward al recordarlo. "Esme, obviamente, dijo que puedes quedarte con nosotros."

"¡Que cobarde!" un bebé llorón, una hija demente, su novio pasando la noche en su casa fue todo lo que se necesito para que Charlie hiciera las maletas.

"Oh bueno, al menos puedo pasar el fin de semana con todos. ¡Esto será divertido!" Eddie terminó su biberón y decidí cambiarle el pañal. Contuve una risa cuando vi que Edward había puesto el pañal al revés. Con razon tuvo tanto problema. Me rei sola pero no queria hacerle sentir mal. Le cambié sus ropitas y luego se lo devolví a Edward. "Aquí tienes papi, ya vuelvo. Dejame empacar unas cuantas cosas y cambiarme y luego iremos a ver como estan las cosas en tu casa."

Me apiadé de Edward y le dejé viajar con Eddie y conmigo en el Mercedes. Cuando nos aparcamos, vi que Jasper tenía a Elizabeth en un cabestrillo cruzado por su pecho. Estaba caminando por el jardín señalándole diferentes árboles. Ella hizo unos cuantos chillidos y estaba perfectamente satisfecha. El corrió hacia nosotros para ver a Eddie, quien gracias a Dios estaba nuevamente durmiendo. "¿Cómo te sientes hoy Bella?" me preguntó Jasper con una sonrisa.

"Mucho mejor después de haber dormido. ¿Cómo están todos aquí?" alcé mis cejas mientras miraba a la casa.

"Bueno, nadie esta muerto...aun." rió Jasper.

"¿Entonces alguno de ustedes escuchó el mensaje que Rosalie le dejó a Emmett ayer por la noche? Escuché que fue bastante fuerte."

"¡Que Rosalie puede maldecir como un marinero eso es cierto!" Jasper se rió con fuerza y llevó a Elizabeth a investigar las flores del jardín de Esme. "¿De verdad fue tan malo?" pregunté.

"No tienes idea. He vivido 109 años y ella aun encuentra nuevas que jamás escuché." El sacudió su cabeza al recordarlo.

Edward alzó a Eddie de su silla y se dirigió a la puerta. Dentro, Alice y Esme estaban detrás de una enorme pila de ropas celestes y rosas que acababan de sacar de la secadora.

"¿Alice cuantas veces les cambiaste la ropa ayer noche?" pregunté sorprendida.

Ella me lanzó una mirada de exasperación. "No paraban de mancharse. Era asqueroso así que teníamos que cambiarlos. Elizabeth no dejaba de mancharse con su biberón y esos niños si que hacen pis."

Emmett entró a la sala, cargando a Everett y a Elliott en sus brazos. "Hola Bella, escuché que te quedaras con nosotros el fin de semana. Asustaste a Charlie, ¿verdad?"

"Solo un poco. ¿Dónde esta Rosalie?"

"Tuvo que um…cambiarse de ropa." Dijo Emmett mirando por sobre su hombro.

"¡Dile por que Emmett!" escuché a Rosalie gritar desde el piso superior.

"Bueno, estaba jugando con Elliott y el…vomitó sobre ella." Presionó sus labios para evitar reírse.

Edward le alzo una ceja. "Dile lo que estabas haciendo con él, Emmett."

"Estaba algo así como lanzándolo al aire. ¡Juro que lo atrapaba cada vez! Pero debe tener el estomago sensible…" Rosalie había reaparecido con su favorita blusa roja echa jirones. La metió en la lavadora y caminó mirando a Emmett fijamente.

"En realidad, si lo estaba lanzando por el aire. Solo que olvidó mencionar la parte en la que lo lanzaba por el techo de la casa y corría al otro lado para atajarlo. No puedo esperar a ver que registra la pequeña computadora de Elliott. Si reprobamos, te lo voy a hacer pagar Emmett Cullen." Tomó a Elliott y le dio un beso en su pequeña cabeza.

"Everett necesita que lo cambien Emmett. Es tu turno." Rosalie tomó a Elliott y se sentó en el sofá con él. Emmett tomó un pañal de la bolsa y se sentó en el suelo.

"Bien, lo haré. No es la gran cosa." Recostó a Everett en el suelo y con cuidado le quitó las ropas. Rompió las tiras y sacó el pañal mojado de la cola de Everett. Cuando se volvió a buscar el pañal nuevo, ahí fue cuando golpeo su camisa. Una calida y húmeda sensación recorrió su pecho. "¿Qué diablos…?" Bajó sus ojos para ver el chorro de pis saliendo de Everett. Emmett salto y comenzo a gritar. "¡Quitenmelo! ¡Quitenlo!" lanzó su camisa al suelo como si estuviera en llamas. El pequeño chorrito de Everett continuaba.

"¡Emmett, mi alfombra!" gritó Esme.

Con un almohadón del sofá como escudo, se acercó al bebe y bloqueó el chorro de pis.

"¡Emmett mi almohadón! ¿Estas loco?" Esme estaba de pie y le había golpeado en la cabeza con el almohadón mojado.

Ella tomó el pañal y rápidamente lo acomodó en su lugar. Levantó al bebe mojado y se lo pasó a Emmett. "Aquí tienes papá, ahora ambos necesitan un baño."

Edward y yo nos partíamos de la risa. Emmett estaba horrorizado, Esme estaba limpiando el suelo y Rosalie solo sacudía su cabeza disgustada. "Todo lo que tenias que hacer Emmett era cambiar su pañal."

Toda la risa despertó al gigante que estaba dormido, y Eddie comenzó a llorisquear creando una reacción en cadena con los demás bebés. Elliott le siguió, seguido por Everett y finalmente Elizabeth se unio desde afuera. Salí corriendo en busca del biberón de Eddie, Alice corrió a cambiar a Elizabeth, y Emmett se llevó a Everett a tomar un baño. Rosalie le siguió. "Sera mejor que me asegure de que no trate de enseñarle a bucear."

Nos tomo casi dos horas lograr que los bebés se tranquilizaran. Probablemente nos habría tomado menos tiempo, pero los chicos decidieron salir a ayudar a Carlisle con algo de trabajo en el jardín. Después de no más de quince minutos de 'trabajo' decidieron jugar al fútbol. Debió de ser Jasper y Emmett contra Edward y Carlisle por que cada tantos minutos se sucedía alguna pelea y escuchábamos algo estallar en el jardín. Esme salió tres veces para pedirles que se tranquilizaran.

Todos los bebés finalmente estaban dormidos arriba en sus cunas. Había acabado de dejar a Eddie cuando sentí dos brazos helados rodeando mi cintura.

"¿Como va nuestros pretendido hijo?" se inclinó y besó mi cuello.

"Mejor ahora que su papá, tíos y abuelo dejaron de hacer tanto ruido." Le dije entre dientes. "Nueva regla, quien quiera que lo despierte, lo cuidara, ¿entendido?"

"Me parece justo. Así que...ya que esta dormido ¿que quieres hacer?" me volteó para mirarle y me mantuvo cerca mientras continuaba besando mi cuello. "¿Alguna idea?"

"A decir verdad si, Edward. Las chicas y yo no pudimos dejar de pensar en ustedes mientras estaban afuera. Siendo tan masculinos mientras jugaban al fútbol, poniendo en movimiento sus músculos…" mis manos se movían por sus perfectos brazos. "No tienes ni la menor idea de cuanto nos afecta eso. No podíamos contenernos, fue un poco vergonzoso."

"¿A si? ¿Y que estuviste pensando?" sus labios se movieron hacia mi oreja y mejilla.

"Bueno, Alice, Rosalie y yo no pudimos evitar pensar cuanto queríamos hacer algo." Sentía mis mejillas ardiendo. Eso captó su atención. Acercó mi rostro al de él, sus labios rozaron los míos mientras hablaba.

"¿Y que era lo que querías hacer, Bella?" su voz era la mas sexy que jamás había oído.

"Ir de compras." Susurré sin aliento.

"Lo que digas...Espera, ¿que acabas de decir?" el apartó mi rostro del suyo para mirarme mejor. La confusión se había apoderado de su hermoso rostro. Me mordí el labio pero el brillo en mis ojos me delató. "¿Vas a ir de compras?"

"Sip. Mantente alerto con Eddie y no dejes que nada le suceda. ¡Te amo!" le besé y salí saltando de la habitación. Le escuché maldecir en voz baja.

Alice me esperó en las escaleras. Jasper y Edward se encontraron en el hall e intercambiaron miradas desafiantes. Un Emmett sin camisa salio corriendo de su habitación, detrás de una sonriente Rosalie. "¡Espera Rose! Eso no fue algo amable…" La grandiosa Rosalie había llevado su nivel de manipulación al siguiente nivel, aparentemente. Aun Edward y Jasper se rieron.

Bajamos las escaleras y vimos a Esme aun limpiando el suelo donde los bebés habían ensuciado. "Esme, nos vamos de aquí. Deja a los chicos a cargo. Carlisle toma." Rosalie tomó el cepillo de las manos de Esme y se lo lanzó. "Volveremos mas tarde. ¿Con que auto iremos chicas?"

"Con el Mercedes...y yo conduzco." Rio Esme. Carlisle trató de detenerla pero ella ya estaba fuera de la puerta con las llaves.

"¡Adiós chicos, compórtense!" grité sobre mi hombro mientras corríamos al auto. Carlisle estaba parado detrás del mismo, rehusándose a dejarnos ir.

"Esme, se razonable. Sabes que no te gusta manejar…" Carlisle le estaba rogando.

"No Carlisle, a ti no te gusta que maneje, ahí esta la diferencia. Muévete o dejaré un buen golpe al auto querido." Esme le dio gas al motor y Carlisle se apartó del camino. Los chicos estaban en el porche riéndose de la escena que sucedía en la calzada.

Era un hermoso dia nublado en Port Angeles. Fuimos a mi restaurante italiano preferido para que pudiera comer algo. Mi rostro dolía de reír mientras nos imaginábamos a los chicos corriendo por la casa con los bebes llorando y desnudos haciendo pis por el camino. Cada tanto Alice tenia alguna vision, pero siempre terminaban con ella diciendo "No se atreverian." O "Rosalie vas a matar a Emmett." Eso usualmente nos hacia reir mas.

Hicimos compras por algunas horas y decidimos volver y ver si la casa aun estaba en pie. El tiempo que pasamos fuera nos renovó el humor y nos dejo listas para enfrentarnos a lo que fuera que sucediera en las próximas horas de la noche. Cuando nos acercamos a la casa no vimos ninguna señal de daño alguno. Cuidadosamente sacamos nuestras bolsas del baúl del Mercedes y nos dirigimos adentro de la casa.

Parecía una escena salida de la Casa de animales. Los biberones de los bebes estaban cubriendo cada superficie de la casa. Había una pila de pañales en círculo, rodeando el tacho de basura donde los intentos de 'Michael Jordan' habían fallado. Las ropas colgaban de las lamparas. Emmett y Edward estaban jugando a la Xbox 360 mientras mantenían con sus codos los biberones dentro de las bocas de los bebés. Carlisle tenía a Everett en el suelo y al parecer estaba moviendo un pequeño dedo en su mano. En contraste a eso, Jasper estaba sentado tranquilamente con Elizabeth, leyendo un libro en el sofá.

"¡Mi casa!" gritó Esme "¿Qué es lo que los cuatro han hecho?"

Rosalie corrió hacia Everett "¿Carlisle que sucedió con mi bebé ficticio? ¿Cómo fue que se le salió el dedo? Y no mientas por él." Dijo lanzando una mirada en dirección a Emmett. "¿esto que veo en sus brazos son rasguñotes?" estaba horrorizada ante la condición de su hijo.

Caminé hacia la televisión donde Edward y Emmett continuaban jugando y la apague. "¡Bella!" se quejaron ambos. "Casi lo tenia Bella..." refunfuñó Edward.

"¿Así que le estas enseñando a nuestro hijo como jugar estos juegos violentos? ¿Es lo mejor que puedes decir?"

"En realidad, Emmett y yo estábamos enseñándole a los chicos como defender la tierra en caso de una invasión Alien." Edward contestó tratando de defender su comportamiento. El miró a su alrededor, dándose cuenta de que estaban en grandes problemas. Rápidamente cambió su tono. "Lo siento Bella, somos terribles padres. Al menos no quemamos la casa ¿nos dan puntos por eso?"

"Si, supongo que si, aunque estan en el fondo del pozo por los biberones sucios, los pañales, las ropas, oh si y el dedo perdido. Asi les diera un millon de puntos aun estarian en problemas." Emmett saltó con Elliott y corrió hacia Rosalie quien ahora sostenía a Everett en sus brazos.

"Aléjate de él, Emmett. ¿Qué diablos sucedió?" miraba al pequeño dedo que Carlisle había acabado de poner en su lugar.

"¡Todo fue idea de Carlisle!" Emmett señaló a su padre. Los ojos de Esme lanzaban rayos a Carlisle. "¡Explícate Carlisle!" demandó.

"Mi idea era llevar a los chicos afuera para que tomen un poco de aire y se despertaron. Los chicos los acomodaron en los cabestrillos, colgados de sus pechos, y nos dirigimos afuera. Yo llevé a Elliott por Emmett y él llevo a Everett. Después de media hora de caminata alguien, a quien no voy a nombrar, decidió enseñarle a su hijo como cazar."

"¿Dejaste que un oso pardo se comiera el dedo de nuestro hijo?" Rosalie le gritó a Emmett.

"Por supuesto que no Rose. No es lo suficientemente grande como para atacar a un oso pardo. Fui por algo más de su tamaño…como un mapache. Yo lo tenia, pero entonces metió sus uñas dentro del cabestrillo y le mordió el dedo. Pero se lo saqué de la boca para que Carlisle pudiera hacer la cirugía." Lo contó para parecer el héroe, pero por la mirada de Rosalie, ella no lo veía de ese modo.

Me volví hacia Edward. "¿Y tu donde estabas cuando sucedió eso?"

"Tenia a Eddie seguro a un lado junto con Jasper." Proclamó su inocencia.

Alice miró a Jasper sospechosamente. "Hicimos una pequeña apuesta y estuvimos esperando para ver quien ganaba."

"¿Y?" pregunté mirando a Edward por una explicacion.

"Jasper ganó. Yo creí que le sacaría toda la mano." Pude darme cuenta de que trataba de no reírse y tuve que apartar mi vista de él o me reiría también.

Rosalie comenzó a gritarle a Emmett nuevamente "¡Mira a Jasper! Esta allí sentado, tranquilo, con su hija leyendo 'Buenas noches luna' eso es lo que hace un padre responsable ¡No llevan a sus hijos recién nacidos al bosque a cazar mapaches!"

"Lamento haber roto al bebé Rosalie." Dijo tranquilamente. Estaba tan apenado que ella comenzó a ceder.

"Esta bien, Emmett pero ¿como le explicaremos al señor Anderson que dejamos que nuestro bebé fuera atacado por un mapache? ¡De seguro va a reprobarnos! Será mejor que le llames ahora...espera un minuto... ¿que es esto en la cabeza de Everett? ¿es marcador permanente? ¿Por que hay un uno en su cabeza?" corrió a mirar a Elliott y de seguro tenia un dos en su cabeza. "¿Por qué los numeraste?"

"No dejaba de confundirme quien era quien, asi que Everett es el numero uno y Elliott el numero dos, ¿O era al reves? Me olvidé. Después de que el mapache lo atacó todo se volvió confuso. Estas computadoras no detectan la rabia ¿verdad?" Emmett se veía nervioso. "Definitivamente nos reprobaran si estas maquinas detectan la rabia en nuestro bebé."

Miré a Carlisle y a Esme quienes tenían sus cabezas juntas en una conversación. Los labios de Esme se movían a velocidad luz, Carlisle solo asentía con su cabeza a todo lo que ella decía. Sin mirarla a los ojos, el comenzó a juntar los biberones y los acomodó en el lava platos. Cuando termino siguió con la ropa.

Esme rompió el silencio. "¡Chicos vallan a sus habitaciones! Ustedes discúlpense por ser idiotas y cuando las chicas les perdonen, quizás puedan bajar y ser los padres modelos que se que pueden ser por el resto del fin de semana." Aunque no alzó su tono de voz, estaba enfadada. Todos dijeron "Lo siento Esme" mientras juntábamos los chicos, algunos pañales y biberones y nos retirábamos a nuestras habitaciones para continuar con las discusiones en privado.

1 Comment:

  1. tammy said...
    hola!!!!!!!!!!!!! fue tan gracioso !!! d veras ¿como emmett tan grande se asusta con pis ? y edward no sabe cambiar un pañal y jasper es perfecto con su hija jejejej bueno espere un monton angy po este cap y sorry po no comentarte alla en loversuspiritos pues no eh tenido tiempo de prender la compu , es mas , ahora estoy en casa d mi hermano desde su noteboock ! , ademas hay tantos cumples este mes y tareas , dios !! cuantas tareas nos han dado !!! bueno te amooo y nos leemos pronto .......espero :(
    abrazos & kisses
    bey

Post a Comment