lunes, 21 de septiembre de 2009

VENTANA AL AMOR**CORREGIDO

Capítulo Siete


Alice POV

-En serio Alice… no es necesario…- dijo Bella saliendo de la habitación

-Bella… vuelve… aun no hemos terminado…- grite con la barra de labios en la mano

-Alice por favor… veámonos de una vez antes de que me arrepienta…- me rogó Bella

-Uff…- bufe.- esta bien… pero eso es para que veas lo buena que soy.- Rose y Bella habían rodaron sus ojos.

-¡¿Qué?!...saben que es verdad…- dije, lo volvieron a hacer. Camine rumbo a la escalera.

Bajamos, los chicos ya estaban allí, me di cuenta que mi hermanito Edward tenía una mirada de bobo que no se podía. –Que raro- pensé. Encontré mi respuesta en cuanto me voltee. A mi hermano se le iban los ojos por Bella y ella estaba más roja que un cangrejo.

Ok. Paren la película… ¿Qué pasa aquí?...¿que me perdí?

…Bella… Edward… Edward… Bella… ¿Edward y Bella?...


Oh, no… yo conocía esa mirada… pero ¿podía ser posible?...como había estado tan ciega, ¿Cómo no lo vi venir?...¿acaso estaba perdiendo mi talento?

Era obvio que sentían algo… podría apostar mi guardarropa entero a ello. Por eso Bells no había querido ir al aeropuerto, por eso se rehusaba a asistir a la fiesta. Estaba enamorada de Edward, me reprendí mentalmente por ser tan distraída, tenía que hablar con Rosalie…acababa de haber un cambio de planes…

-¿Nos vamos?...- preguntó Emmett impaciente. Yo asentí

-Si… tú y Rose váyanse juntos… Jazz y yo llevamos a Bella y Edward…

-De acuerdo…- dijo Emmett a la vez que abría la puerta de la casa, comenzaron a salir.

-Me esperas un segundo.- dijo Bella.- quiero despedirme de Su…

-Ok… te esperamos…- le dije

Vamos Marie Alice... tienes que pensar en algo…vamos- me dije.- lo tengo…- dije mentalmente cuando un nuevo plan maestro vino a mi mente…necesitaba hablar con Rose en cuanto llegáramos al Pub. El lugar estaba de lo más prendido cuando llegamos…perfecto, me dije.

-ey, Edward… Bella por que no van los chicos a buscar una mesa les dije.- ellos asintieron.- Jazz tú también anda, yo espero a Emmett y Rose…

-De acuerdo…- me dijo mi novio a la vez que se iba con los chicos.

Mi hermano y Rose no demoraron mucho en llegar, pero por el cabello un tanto desordenado de mi cuñada pude notar que habían hecho una pequeña “parada”.

-Emmett los chicos ya están adentro…- le dije

-¿acaso no pretenden entrar?.- me preguntó confundido

-Claro que si… solo tenemos unos “asuntos femeninos”.- él me miró más desconcertado, movió sus brazos en el aire y entro murmurando algo que sonó a “mujeres”.

-¿Qué pasa?...- me preguntó Rose

-…recuerdas nuestro plan…

-El de “buscarle novio a Bells”…- asentí.- ¿Qué pasa con eso?

-Bueno, hay un cambio de planes…

-¿Qué? ¿Por qué?...

-Vamos Rose, ¿no lo notaste?...- ella negó.- acaso no viste como se miraban Bella y Edward… se miraban como…

-…se estuvieran comiendo con los ojos…- completó

-Exacto…

-¿tu crees que? ¿ellos?...- asentí

-Pero conociendo a Bella y mi hermanito estoy segura de que van a necesitar un “empujoncito”…

-¿Qué tienes en mente?...- me preguntó

-Esto…- le susurré mi plan maestro al oído

-Eres demoníaca… ¿lo sabías?

-Lo había escuchado. Ahora entremos antes de que sospechen algo…

-Si…

Entramos al local, los chicos ya estaban sentados en una mesa lo sufientemente cerca de la barra como para que mi plan fuera un éxito, auque conociendo los testarudos que eran Bella y Edward tal vez me costara un poco más, pero iba a asumir el riesgo.

Estuvimos un largo rato sentados conversando, Emmett - ¡bendito sea!- pidió unos tragos y ahí comenzó mi primer complicación.

-vamos Bella… ¿Cómo no vas a tomar nada?...- le pregunté intentando ser persuasiva

-en serio Allie, sabes que no me gusta…- empezó

-pero si estamos de celebración…- le dije con tono de niña buena, ese que siempre funcionaba con Bells.- … y ¿por mi hermanito Edward?...- me miró extrañada, después se sonrojo, bajo la mirada y se bebió el trago.

Había dado en la diana, con solo nombrarle a mi hermano había logrado lo que quería. Esta bien, admito que no es muy “amable” proponerte emborrachar a tu hermano que no ves hace años y a tu mejor amiga, pero era por una buena causa; ambos eran de lo más inhibidos… y nada mejor que unos cuantos tragos para dejar las inhibiciones en la mesa, estaba segura de que me lo iban a agradecer…

Mi plan maligno no estaba saliendo tan fácil como pensaba, ¿Quién hubiera pensado que el par que menos experiencia tenia con la bebida era el más resistente?...aunque nada que no se pueda solucionar.

Con el paso numero dos…

-Ey chicos… ¿Por qué no bailamos un poco?...- propuse.

-A mi me parece bien…- dijo Emmett

-¿chicos?...- les pregunté a los demás. Asintieron, Bella se quedo sin decir nada.- ¿Edward por que no bailas con Bella?...- le pregunté. El rostro de Bella se confundió con su polera y Edward también se puso rojo…esos dos eran de lo más gracioso

-Eh... eh…- se atraganto.- esta bien… ¿Bella?...- le preguntó mi hermano, ella asintió levemente

-¡Genial!...entonces vamos a bailar…

Jajaja… sabía que nada era mejor que un baile para “calentar el ambiente”.



Bella POV

Tranquila Bella, respira, respira… es solo un baile- me dije a mi misma. Pero al parecer mi yo interior no estaba muy dispuesto a acatar órdenes esta noche.- ¿Por qué vine? ¿Por qué? ¿Por qué?...- me repetí

Hice algo que nunca habría hecho antes, pero ante situaciones desesperadas medidas desesperadas. Me tome de un trago todo el contenido de la copa, si hacia el ridículo al menos podía aducir la culpa a la gran cantidad de alcohol que tenía en la sangre.

-¿Vamos?...- me preguntó Edward. Maldición por que su acento me resulto tan sexy… ¡estupido acento británico! Asentí como una tonta.

Fuimos hasta la pista donde Rose y Emmett bailaban de lo más pegados, Alice y Jasper no se les quedaban atrás… Dios, ¿eso era lo que tendría que bailar?. La Bella normal, la que no tenía ni un miligramo de alcohol en la sangre se hubiera retirado cobardemente aduciendo cualquier excusa; pero al parecer esa Bella se había quedado en el coche, la Bella que se había bebido no se cuantos tragos estaba lista para cualquier reto, aunque ese fuera bailar con el chico de sus sueños así…

No sé como pero me empecé a mover, a sentir el ritmo de la música; una vez que comenzabas era fácil dejarse llevar, Edward puso sus manos en mi cintura.

Creo que me voy a desmayar…

Era como si sus manos estuvieran al rojo vivo y me quemaran a fuego, de pronto sentí calor, mucho calor. El ritmo de la música aumento y nosotros aumentamos el ritmo también, nos fuimos acercando más, mi corazón comenzó a bombear sangre con más fuerza, nos acercamos más, sus manos se aferraron con más fuerza a mi cintura a la vez que las mías alcanzaban sus hombros, duros como una roca, parecía que Edward había estado trabajando en algo más que la edición de libros. Me sonroje.

Se acercó más a mi, sentí su calido aliento sobre mi cabello, ¡Dios como había crecido!. Lo admito, no hay nada que justifique lo que hice… acuso demencia temporal… o no sé ¿posesión demoníaca?. Moví con fuerza mis caderas contra él- no supe de donde lo aprendí, tal inconscientemente escuchaba los consejos de Alice- él me aferro con más fuerza y comenzamos a bajar al ritmo de la música, nuestros cuerpos se rozaban más de lo debidamente permitido, ¿pero a quien le importaba?...seguramente con la resaca que me daría – y Edward también, no había sido la única que me había pasado con las copas- ninguno de los dos recordaríamos lo ocurrido, por una noche en mi vida iba a comportarme como Alice quería.

Seguimos bailando y el bailecito siguió subiendo de tono. Pero como todo lo bueno en la vida…el baile llego a su fin, lancé un imperceptible – espero- bufido de frustración.

Estuvimos un rato más y lo admito otra vez…no sé que espíritu “libertino” me poseyó esa noche, pero seguí comportándome de una manera que no hubiera aceptado nunca en mí. Cuando nos fuimos a la casa de los Cullen admito luego de haber ido a dejar a Jasper a su departamento, aun no comprendía la increíble habilidad que tenía Alice para mantener el auto en línea recta, yo no podría. Entramos en la casa intentando hacer el menor ruido posible, de seguro Esme, Carlisle y Su ya estaban durmiendo… ¿y quien no a las 4 de la madrugada?.

Me fui al cuarto que usualmente utilizaba cada vez que me quedaba allí a dormir, el cuarto azul, el que se encontraba justo en frente del cuarto de Edward… ¿Cómo pude olvidar ese pequeño gran detalle?.

Me puse uno de los pijamas de reserva que Alice tenía para mi, demasiado provocativos para mi gusto, pero bueno…hoy no estaba para rezongar. Me lavé mi rostro intentando quitarme el cansancio aunque fuera un poco. Salí del baño del pasillo, me pare frente a su puerta. Oh Dios, si que era patética…lo admito. ¿Cómo podía estar enamorada de él desde que era una niña?...y al parecer esos “sentimientos infantiles” eran cada vez más fuertes, me recosté en la cómoda cama de edredón blanco, me volteé a la derecha, y luego a la izquierda y de nuevo a la derecha… no había caso, no podía dormir… pero había una locura que me moría por hacer…

Debería… ¿Qué importaba?. La Bella desinhibida y alcoholizada me estaba cayendo verdaderamente bien. Lastima que no la dejaba salir mucho, era verdaderamente muy simpática. Me levante de la cama, atravesé la habitación oscura y salí al pasillo. Me quede unos segundos parada frente a su puerta. Vacile con la mano en la perilla, entonces la gire suavemente, no era necesario que se enterara de que yo estaba allí.

Edward dormía de lado, sobre su estomago, dándome una perfecta vista de los músculos tonificados de su espalda, me volví a sonrojar. Me acerqué a su lado con pasos sigilosos, sabía que era una locura, pero seguramente él ni siquiera se enteraría y yo me moría por hacerlo. Me acerqué a él, tuve su perfecto rostro a escasos milímetros del mió, sentí su dulce aliento contra mis labios – no había ni un ápice de alcohol en él- me acerqué más, solo sería un roce, ni siquiera se enteraría.

Y con mucho cuidado de que no despertara, rocé sus labios con los míos.

Para lo que no estaba preparada era para lo que sucedería después, una de sus manos se aferro a mi cintura atrayéndome a él. ¡Demonios! Estaba despierto, no me pude resistir él era más fuerte que yo, comenzó a mover sus labios de manera insistente contra los míos.

Acaso ¿estaba soñando?.

Me aferre con fuerza a su cuello, si esto era un sueño lo aprovecharía al máximo; sentía un millar de mariposas en mi estomago y pequeñas descargas eléctricas por todo mi cuerpo, de pronto su lengua comenzó a ejercer presión contra mis labios incitándome a abrirlos… ¿Cómo decirle que no?. Sentía cada músculo de su cuerpo bajo el mió, separe mis labios y su lengua se coló en mi boca profundizando el beso, haciéndolo más desesperado. Sin duda este beso no se parecía en nada al anterior, el otro era un beso tierno, inocente…este era uno cargado de pasión y deseo.

Y lo admito… por enésima vez en esa noche…

Me deje llevar…
______________________________

Bellany G.
**Mi musica eres tú**

4 Comments:

  1. ♥ Maga ♥ said...
    Perfecto!!!
    Consejo del capi (jaja): DEJEMOSNOS LLEVAAAAAAAAAAR!!!!

    Besitos y suspiros ♥

    Mañana... quien se acordará y quien no? muajaja
    Anónimo said...
    AY DIOS MIO, QUIEN NO SE DEJARIA LLEVAR, COMO SIEMPRE ESTOS DOS ESTAN QUE EXPLOTAN, JAJAJA, ESPERAMOS LOS PROXIMOS CAPIS CON SUSPIROS ANSIOSOS, CUIDENSE, XOXO
    ☆*trinemily*☆ said...
    ahah que bien jujuju Alice es una loca espero nunca toparme con ese duende malévolo jajajjajajajja ah me encanta =D Alice eres la mejor pero colle bella se rasco jajaj
    yeli si estas por hay jajajja aunque se q no pero esta bella liberar se parece a nuestra amix Y... jajjajajaj =D hahahha si supiera ya le voy a mandar este fic jejejej
    bueno me encanto muchisimo espero el próximo jujuu aver que pasara después de ese beso apasionado!! haha jjujuj que dios las bendigas y les ilumine siempre siempre mucho amor paz salud y vida y mucho mas!!
    xoxos se les quiere muchos mis niñas bellas!!! no leemos prontico
    diana said...
    hay hasta yo me dejo llevar por el jajaj me encantaaaaaaaaaaa

Post a Comment