miércoles, 28 de octubre de 2009

NO DESEARÁS

Capitulo 6

Viajes y Dolor

(Bella)

Cuando nos levantamos de la mesa por un momento me permití imaginar otra realidad, una donde así pasara todos mis días… con Edward…riendo, compartiendo el postre y peleando por pagar la cuenta, camine unos pasos hacia la salida cuando vi al hombre que me había hecho tanto daño, mi padre entraba al restaurante con un niño pequeño de unos 4 años en los brazos y una sonriente niña de unos 10 años, a su lado la que me imagine seria su esposa, oí que Edward me llamaba, pero todo se había detenido, no podía mover mis pies, se veía tan alegre, le contesto a la niña con un cariño impregnado en sus voz que me recordó todas la veces en que desee tenerlo cerca, cuando era niña veía a todas mis compañeras con sus papas, al igual que la niña que veían mis ojos, hablándole mientras lo abrazaba, volvió a llamar Edward y solo me limite a articular el nombre de mi padre, Charlie me miro por solo un segundo y desvío su vista, me hizo sentir como si fuera un error, o un pasado que quisiera borrar de su vida, me sentí sin valor alguno, era el ultimo rechazo de su parte que podría soportar, me esforcé por salir de ahí y corrí sin mirar atrás hasta llegar al estacionamiento, cuando estuve sola, llore llevándome las manos a la cara, momentos después sentí a Edward acercarse, susurro mi nombre pero yo no podía controlar el dolor.


-Por que tuvo que buscar otra familia-, solloce


-No soy lo suficientemente buena…tuvo que buscar otros hijos, de verdad no valemos la pena-, dije implorando una explicación, no entendía que había hecho para que el se fuera y se olvidara de nosotras, Alice y yo llevábamos su sangre y no le importo, nunca le importo, Edward me abrazo mas fuerte.


-El no es suficiente padre para ti…para Alice…tu tienes una familia que te ama…tu mama, Rosalie, Jasper, Alice, yo-, susurro mientras sus ojos verdes mostraban demasiados sentimientos para descifrarlos, sabia que quizás sus palabras eran ciertas pero cada persona que había mencionado tenia alguien que moriría por ellos, tenían amor. Mi mama amaba a Phil, Alice y Jasper se adoraban, se amaban como pocos y Rosalie y Edward


-Estoy sola…-, dije mientras era consiente de lo tonta que era en dejar que mi mente jugara en estar con Edward cuando el estaba con Rose.


-No…jamás estas sola jamás…Bella yo estoy aquí contigo-, su aliento rozo mis labios, por un momento tuve el atisbo de razón que me llamo a separarme pero no podía, ya no, sus labios tocaron los míos casi imperceptiblemente y después mas y mas, hasta que me beso impacientemente y yo correspondí aun mas, ya no podía pensar, quienes éramos, o por que estaba pasando, lleve mis dedos a su cabello como lo había deseado tanto tiempo y el me acerco aun mas a su cuerpo haciéndome intensificar todos mis sentidos, su boca era exquisita, mi mente estaba nublada, después de unos momentos nos separamos jadeando y solo con una corta distancia de su boca fui consiente de la realidad, lo había besado, lo había besado, jamás debí permitir que pasara, no me perdonaría que Rosalie sufriera ella y Alice eran las personas mas importantes en mi mundo.


-Bella…-, susurro el


-No…Edward…no-,no tenia cara para mirarlo, para tratar de explicarle algo que no tenia una razón lógica, mi cuerpo había respondido antes mis deseos, mis impulsos, subí a mi auto y arranque mientras las lágrimas corrían por mi mejillas, llegue y subí a mi departamento deseando que nadie se tropezara en mi camino, cuando al fin cerré la puerta, tire las llaves y fui hacia el sofá, tome un cojín y escondí mi rostro, mientras la garganta me dolía, sus labios era mas de lo que me imagine, mi cuerpo se quemo al sentir sus manos en mi cintura, en mi cabello, Rosalie no se merecía lo que estaba haciendo, podía auto pretextarme que todo lo de Charlie me golpeo dejándome aturdida sin tener control de mi acciones, pero la verdad es que lo deseaba demasiado, ¿Cómo lo vería de nuevo?, ¿Por qué…había llegado tan lejos?, llore hasta que el sueño me venció, hasta que pude escapar un poco de la atormentada realidad.

Mi cuerpo estaba tenso y dolorido, cuando fui consiente del sofá, supuse que había dormido toda la noche en el mismo, me levante y mire mi reloj, apenas pasaban de las 6 de la mañana, cada segundo cada uno de los momentos pasados me golpeaban la cabeza.

Fue un error…me convencía a mi misma, Rosalie jamás lo sabrá y no se volverá a repetir, dije segura de poder solucionarlo pero aterrada de pisar de nuevo la oficina.

Me duche y me arregle con un traje negro tipo sastre, recogí mi cabello y salí rumbo a la oficina después de tomar un muy cargado café, el estomago me hormigueaba cuando iba en el elevador, suspire algo aliviada de ser de las primeras personas ya que aun era temprano, no lo vi llegar y aunque sabia que tenia que encararlo tarde o temprano, deseaba que ese momento no llegara.

Mi nuevo proyecto alejo solo un poco todos los fantasmas de mi cabeza, salí a comer algo ligero y regrese mientras la ansiedad por verlo ahora en apremiante.

Minutos después de que la mayoría regresara de comer, tocaron a la puerta a lo que yo me limite a un “Adelante”.


-Bella…lamento interrumpir-, dijo Eleazar, sonreí y me disponía a declinar su disculpa cuando lo vi justo detrás de nuestro jefe, evitando mi mirada.


-Quiero hablar con Edward y contigo…podemos pasar-, dijo y yo asentí tratando de tranquilizarme


-Bien…una importante cadena de hoteles con ubicaciones en todo la costa del Caribe ha contratado a la compañía para realizar su siguiente campaña publicitaria, esta vez con el tiempo apremiando la junta directiva a decido que ustedes dos, en conjunto se hagan cargo, la propuesta se presentara en una semana al cliente, espero que los dos hagan un excelente trabajo-, termino mirándonos alternativamente, yo asentí y Edward le sonrío.


-Cuenta con eso Eleazar-, le contesto y el se levanto y salio de la oficina, pensé que Edward se iría pero solo se levanto justo para cerrar la puerta.


Se quedo unos minutos estático y yo mire a la ventana, -Bella necesitamos hablar…-, susurro


-No Edward…no tenemos…quiero pedirte que por favor olvidemos-, le conteste aun incapaz de mirarlo.


-Bella yo no se lo que me paso…no hago esto…no-, dijo tratando de evitar ser juzgado, como podría si yo había besado al novio de mi mejor amiga.


-No te preocupes…mira lo de Charlie no lo supe controlar y luego estabas ahí y te quedaste junto a mi, se salio de mis manos Edward-, le dije viéndolo


-Estoy confundido…no se que pensar-, dijo acercándose a mi


-No….no Edward tu amas a Rosalie, vives con ella, lo de ayer solo es algo que tenemos que olvidar, nunca debió pasar-, dije mientras sentía mis ojos húmedos, esas palabras dolían demasiado, si era lo correcto por que me quemaba el convencerme que aquel momento fue un error.


-Lo se-, susurro


-Por favor…-, dije entrecortadamente


-No llores…por favor…jamás dañaría a Rosalie o a ti…solo por favor perdóname, jamás volverá a pasar-, dijo con sus ojos algo perturbados.


-Jamás-, susurre mientras su mano rozaba ligeramente mi mejilla, se encogió y la quito dándose cuenta que todo aquello debía terminar, los roces furtivos, las miradas, algo estaba pasando y debía tener fin.

Nos quedamos unos minutos controlando nuestras emociones, suspiro y señalo al escritorio donde había dejado los datos de la campaña que nos había sido asignada,


-Comenzaremos el lunes-, susurro


-De acuerdo-, conteste, el asintió con la cabeza antes de salir, fue inútil concentrarme después de aquella conversación, le había pedido que lo olvidara pero yo era incapaz de hacerlo, sus labios, su calor, cada detalle me atormentaba, ahora al pensar en Rosalie, no poda dejar de imaginar que ella era su mujer, cada caricia y cada beso era para ella, mi mente se volvía loca mientras mis sentimientos luchaban, sabia que jamás me permitiría dañar a mi amiga pero por un momento quise ser ella… la mujer que vivía con Edward, la mujer que lo hiciera pisar fuera de todo concreto.

Solo me quedaba el recuerdo de un beso prohibido y eso dolía demasiado, conduje hasta mi edificio y mire a Jacob dejando unas mochilas en una camioneta roja, me sonrío y yo salude con la mano.


-Hola Bella-, saludo Vanessa cargando otra mochila


-Buenas tardes-, conteste


-¿Estas bien?-, pregunto Jacob


-Si solo algo cansada-, susurré


-Van a salir-, inquirí


-Si de fin de semana a una cabaña que tienen mis padres-, contesto ella sonriente


-Tal vez deberías tomarte un descanso-, dijo Jacob mientras cerraba la puerta trasera del vehiculo


-Si tal vez debería hacerlo-, admití


-Que se diviertan-, susurre retomando mi camino a la entrada del edificio


-Descansa-, contestó Vanessa y yo sonreí.

Llegue al departamento y fui a mi habitación me quite la ropa y me puse unos grandes pants y una sudadera, me metí a la cama y me acurruque, sintiéndome completamente sola.

Había estado entre estados intermitentes de sueño y lucidez hasta que mi celular y su molesto sonido captaron mi atención.


-¿Rosalie?-, conteste al ver el identificador


-Si Bella…siento molestar parece que ya estabas durmiendo-, dijo soltando una risita


-Quería pedirte un favor-, comento


-¿Un favor?-, susurre


-Si me confirmaron el envío de unos libros por paquetería, pero la entrega será mañana sábado y no estaré en casa, puedo darles tu dirección-, dijo y yo fruncí el ceño


-¿Vas a salir?-, le pregunté


-Si Edward y yo pasaremos el fin de semana fuera de la ciudad-, me contesto en tono pícaro


-No…-, dije y me lleve la mano a la boca, era estúpida.


-¿No?-, pregunto ella y yo trate de encontrar alguna explicación para mi absurda reacción


-No…no puedo…Jacob me invito a pasar el fin de semana en una cabaña, algunos amigos y amigas de el acamparan el fin de semana, acepte ir, necesito un descanso-, dije, mientras sentía que mis palabras se llenaban de una y otra mentira.


-¿Con que Jacob?-, dijo soltando una risita


-No te preocupes, veré si pueden retrasar la entrega, diviértete y el lunes comerás conmigo y quiero detalles-, dijo y yo apreté mi mano fuertemente, “Detalles”.


-Rose…, le susurre y ella se río


-Adiós amiga, hasta el lunes-, dijo y colgó

Ellos iban a pasar el fin de semana, no me di cuenta que había comenzado a llorar, el le haría el amor en su fugaz viaje romántico, esa idea me hacia desear no volver a sentir, quería que el desapareciera, que Rosalie desapareciera, quería desaparecer.

Mire el cojín en mi cama que Alice me había regalado era uno con nuestras manos pintadas sobre la tela, decía “Hermanas…siempre nos tendremos la una a la otra”, me lo había regalado hace años, después de engañarme diciéndome que la pintura y las manos eran para un proyecto. Era la única persona que me quedaba, la única que quería ver en estos momentos.

Me levante muy temprano incapaz de conciliar más el sueño, sali del departamento y maneje aun con los primeros atisbos del amanecer, trate de no pensar de no sentir al menos mientras no llegara a mi destino.

Después de la hora de la comida estuve a minutos de Seattle, verifique un par de veces la dirección y después de algunas indicación encontre la casa de Alice.

Baje y toque la puerta deseando que estuviera en casa, después de dos sonidos del timbre mi cuñado abrió y me miro por unos momentos.


-¿Bella?-, pregunto


-Hola…esta Alice…Sorpresa-, dije tratando de sonreír


-Gracias por venir, ella será muy feliz….Cariño…te buscan-, dijo guiñándome el ojo


-Voy- grito ella

Jasper me hizo un ademán y traspase la puerta.


-¿Quien es?-, dijo asomandose desde otro cuarto


-Bella-, grito y corrió hacia mi


-Si hermanita-, dije mientras por fin me derrumbaba


-Bells-, dijo abrazándome y yo le correspondí mientras quería que me ocultará de todo ese mundo que me estaba destruyendo. Alejarme de el y de la realidad.


_______________________________________________________

Bellany G.
**Cierra tus ojos y piensa solo en mi**

6 Comments:

  1. ANN CULLEN said...
    pobre Bella como puede haber padres asi- un hijo es un hijo no?
    y luego lo de Edward y sentir que traiciona a su amiga.
    Y a espero el proximo capitulo, espero que todo se valla desenrredando.
    besos son geniales
    Anónimo said...
    Oh mi Bellany este capi estuvo genial, pero triste a la vez, esos dos se quieren, se desean y ahora que va a pasar con esa campaña que tienen que hacer los dos, Rose y Edward no mezclan (claro es mi opinion) no te ofendas, yo soy Team Edward/Bella, 100%, jaja, besos mi niña, (loquibell)
    Anónimo said...
    hola pues me da tristesa que ellos esten separados solo espero que las cosas vuelvan a su cause y que esten jutos byes

    alice
    Anónimo said...
    Es una tristesa que esten ellos separados. Y ni hablar de que Bella traicione la amistad de Rose. Por favor diganme porque no puedo entrar a leer el blog de fuego y hielo y el de sondra.
    Ninive said...
    Bueno que decir, me encanta este fic.
    Ann Cullen por desgracia hay muchos padres así yo conozco un caso identico a este. La realidad siempre supera a la ficcion.
    Me da mucha pena de Rouse pero entiendo los sentimientos de ambos, sinceramente no se que haria en su lugar, cuando hay sentimientos tan fuertes de por medio. Me temo que no se le pueden poner diques al mar.
    Me encantan Alice y Jasper y que sean un refugio seguro para Bella. Todo el mundo deberia tener algüien así en su vida.

    Bueno un beso y un suspiro para tod@s
    Anónimo said...
    nena cullen: madre mia que desmadre que va hacer la pobre de bella con rosali para que se quede con edward espero que no se dececione mucho rosali cuando estos dos se lien estubo genial estoy impaciente por el porsimo capitulo muchos suspiros paras las gemelis

Post a Comment