jueves, 1 de octubre de 2009

ESA NANA


Capítulo 13. El Hospital


“Mirad el monitor, está pitando más rápido”

“Pulsa el botón para llamar al doctor”

Esas voces tan conocidas. ¿Por qué suenan tan lejos?

“¡Cariño mira! ¡Sus ojos se están moviendo!”

¡Oh dios mío!. Parpadeé y mirá hacia donde provenían las voces.

“¿Mamá? ¿Papá?” pude oír la sorpresa en mi propia voz soñolienta.

“¡Cariño! ¡Está despierta!” mi madre dijo, con las lágrimas recorriendo sus mejillas libremente.

Sonreí. “Claro que estoy despierta. ¿Por qué estás llorando?” pregunté, intentando sentarme, solo para encontrarme empujada hacia abajo con todos los cables que tenía conectados.

Observé mi alrededor. Una habitación blanca y pequeña, una singular ventana por la cual la luz del sol atravesaba, un sofá y unas pocas sillas. “¿Papá, dónde estoy?”

“¿No recuerdas lo que pasó la otra noche?” Charlie preguntó.

Me concentré y las memorias del accidente aparecieron de repente en mi mente “Oh”

Miré hacia abajo y vi mi pierna izquierda vendada y empecé a sentir dolor radiendo de allí.

Entonces me golpeó...

“Bueno, y si vosotros estais aquí, ¿Cuánto tiempo he estado y qué hora es?”

“Tres días y medio” dijo una voz desconocida. Miré hacia la puerta para ver a un hombre alto con el pelo rubio que me parecía ligeramente familiar.

“Holla Bella” caminó hacia mí “Soy el docor Cullen”

Por supuesto, ¡Él era el padre de Edward y Alice! Se parece un montón a Edward.

“Hola. Y... ¿No me he despertado en tres días?”

“No, te tuvimos que sedar, así no sentirías el dolor cuando te estuvieras curando. Has tenido muchísima suerte. No sé cómo has sobrevivido con solo una pierna rota. Especialmente desde que no llevabas el cinturón puesto y yendo por lo menos a 135km/h”

Oh-Oh

“¡Isabella Marie Swan!”

“¿Si, papá?” Esto es lo que pasa por tener un jefe de policía como padre.

“Estoy muy decepcionado contigo. ¿No llevabas el cinturón? ¿Y tú rompiste los límites de velocidad?”

“Lo siento papá, solo estaba enfadada y tenía prisa” Pero él me estaba escuchando.

“Te dije que no deberíamos haberle dado ese coche. Va demasiado rápido, y la tentación de correr le ha llegado demasiado pronto” le dijo a Reneé.

Oh, mejor que no piense lo que creo que está pensando.

“¿Qué? Papá, ¡por favor no me quites el coche!” supliqué.

Me volvió a mirar “Bueno, no es como para que estés conduciendo en algún tiempo, estará guardado en el garaje hasta que tu pierna se cure en un tiempo”

Gemí. Idiota

Entonces escuché el sonido más enfadado...

“¿Qué es ese pitido?” pregunté.

El doctor Cullen señaló a la pantalla “el monitor de tu corazón”

“Bien, está enfadado, ¿Puedes apagarlo ya que sabeis que estoy viva?”

Sonrió “No todavía”

Fue en ese preciso momento cuando apareció Alice cruzando la puerta y sentarse en la silla de la ventana. Miraba afuera, no dándose cuenta de que estaba despierta.

“Alice” la llamé. Se heló por un segundo, entonces ladeó su cabeza como si estuviera escuchando voces y continuó mirando fuera.

“¡Alice!” grité.

Ella rápidamente me miró, y volvió a la ventana. Entonces se volvió hacia mí rápidamente, sus ojos se abrieron como platos con una cara impresionada y con una enorme sonrisa dibujada en su cara.

“¡Bella!” chilló, saltando de la silla y viniendo hacia mí para darme un abrazo.

Me reí ligeramente para mí.

“¡Bella! ¡No puedo creerlo! ¡Definitivamente estás despierta! ¡Él se va a volver muy feliz Bella!”

Me congelé “¿Él?”

“Sí, Edward” le di un suspiro de alivio “¡Estuvo todo el tiempo aquí contigo y no se iba a casa! Y finalmente logré convencerlo de que se fuera a comer algo, justo ahora mismo.”

“¿Edward está aquí?” pregunté en shock.

Reneé miró a Alice “¿Es ese el muchacho joven que estaba sentado aquí cuando llegamos?”

“¡Sí!” dijo Alice. No podía creer que Edward estuviera aquí todo el tiempo.

“Deberías verlo Bella, cuando recibimos una llamada sobre tu accidente. Nunca he visto a nadie ponerse pálido tan deprisa. Pensé que estaba muerto. Entonces, ¡Cogió su coche y se fue de allí! Pensarías que había fuego. De hecho, alguien nos preguntó dónde hab-”

“Alice” dije cortándola. Estaba empezando a sentirme incómoda escuchando eso. Quiero decir, ¿Por qué se preocuparía tanto? “¿Dónde dijiste que está?” pregunté.

“Aquí mismo” contestó una aterciopelada voz.

Miré hacia la puerta y allí de pie se encontraba Edward, tan espléndido como siempre.

Cometí el error de perderme en sus ojos esmeralda y mi respiración se paró.

“¿Bella?” Reneé me dijo preocupada “¿Por qué no está latiendo tu corazón cariño?”

Escuché a Alice reír por lo bajo.

Cogí una respiración profunda y me giré para mirarla. Volví a mi posición inicial para mirar a Edward y darme cuenta por primera vez de las oscuras sombras que había debajo de sus ojos.

“Vamos Charlie” Renee dijo, poniéndose de pie “Vamos a comer algo” Ella guiaba su mirada de mí a Edward, y sonrió.

Por el rabillo del ojo, vi a Alice empujar al doctor Cullen fuera de la habitación, y finalmente, sólo quedamos nosotros dos.

Lo vi cerrar la puerta y sentarse donde Renee estaba previamente sentada a mi lado.

Sólo estábamos sentados uno al lado del otro, mirándonos, hasta que decidí romper el silencio.

“¿Edward, estás bien?” susurré.

Arqueó las cejas “¿ eres la que está en una cama de hospital y me estás preguntando a si estoy bien?” me preguntó incrédulo.

Sonreí “Edward, pareces como si no hubieras dormido en días”

“¿Te has mirado tú a un espejo Bella?” bromeó.

Fruncí el ceño, dándome cuenta que debía estar horrorosa “No, verdaderamente” dije “Si tú has estado aquí todo el tiempo, ¿Dónde has estado durmiendo?”

“No he dormido” murmuró “Me prometí a mí mismo que no lo haría hasta que te levantaras”

¡Estaba impresionada! Este Edward parece mucho más diferente al otro que yo conocí en el avión.

Sonreí y le di la mano para que me la cogiera. Él, mientras me sonreía a mí también, la alcanzó. Tan pronto como nuestras palmas se tocaron, ¡el pitido de mi monitor se volvió loco!

Gemí. Edward se giró y frunció el ceño al monitor “¿Por qué está haciendo esto? ¿Quizás debería llamar al doctor?”

Lo miré arqueando las cejas. ¿Iba en serio? Gracias a dios que él no era consciente de aquello.

“No sé por qué está haciendo eso” mentí “No creo que necesitemos al doctor”

Giró su atención hacia mí “Si estás tan segura”

Asentí.

“¿Quieres hablar de por qué sobrepasaste los límites de velocidad al menos más de 90 km/h?”

Sentí mi cuerpo tensarse y él, sintiéndolo también, comenzó a acariciar con su dedo pulgar el dorso de mi mano. Me sentí al instante relajada.

“Te prometo que te lo diré, solo que ahora no ¿Vale?” pregunté suplicante.

Él asintió en comprensión y nos sumimos en un cómodo silencio hasta que oí la voz…

“¡MOVÉOS! ¡QUITAROS DE MI CAMINO! POR DIOS, ¡SOIS MAS LENTOS QUE UNA MANADA DE SERPIENTES INTENTANDO ATRAVESAR MANTEQUILLA! (supongo que será una frase hecha de allí, parecida a la nuestra de ‘Vas pisando huevos’ o ‘Eres más lento que una tortuga’ o algo así)”

Al instante sonreí a su voz y escuché a Edward reírse entre dientes a mi lado.

“Señor, no puede entrar en este momento, ella está descansando” una voz de mujer, probablemente un enfermera, le dijo.

Quería salir de aquí y echarla. Realmente quería verlo.

“¿¡QUÉ QUIERES DECIR CON QUE NO PUEDO ENTRAR!?” chilló “¡ES MI HERMANITA PEQUEÑA!”

Me reí otra vez. Es bueno.

“¡Oh!” sonó sorprendida la enfermera “Bueno, en ese caso, podrías entrar”

“¡ESO ES LO QUE HABÍA PENSADO!” pude oír la risa en su voz.

Un segundo después, la puerta casi se cae de la fuerza con que fue abierta al tiempo en que venía hacia mí.

Había una enorme sonrisa infantil en su cara cuando gritó “¡Bella!”

Me reí “¡Emmett!” y abrí los brazos para que pudiera darme un abrazo de oso. “¿Cómo va todo hermanito mayor?”

Me miró tímidamente “Lo siento por eso pero es que no me dejaban entrar de otra manera. Algo como hablar demasiado alto y trastornar tu proceso de curación”.

Fingí estar impresionada “¡No me digas!” dije sarcástica.

No creo que lo escuchara por que dirigió su mano hasta la cabeza y dijo “¡Lo sé! Eso es lo que dije. ¡Esos locos trabajadores del hospital necesitan ir a revisarse los cerebros!”

Agité mi cabeza entre risas y escuché a Edward burlarse a mi lado.

Emmett debe de haberse dado cuenta que no éramos los únicos que estábamos en la habitación porque miró hacia Edward, luego a mí, y después a Edward otra vez.

“¿Interrumpo algo aquí?” preguntó mientras alzaba sus cejas y las movía sugestivamente.

Eso me hizo reírme otra vez “No, ¿dónde están Rose y Jasper?”

“Oh, están comiendo” dijo “Y Bella, escuché que ibas a 135 km/h, ¿Cómo fue eso?” preguntó sonriendo.

Tonto Emmett. ¡Por supuesto que quería saber sobre todas las cosas!

“Si te digo la verdad, iba distraída; No sabía a la velocidad que iba. Además, con mi coche no es que sientas a qué velocidad vas tampoco” dije mirando abajo.

“¿Por qué ibas tan distraída para llegar a tan velocidad?” preguntó

Miré rápidamente hacia arriba y arrugué la frente “Nada”

Luego cruzó sus brazos sobre su pecho y me envió una mirada. Sabía que no lo dejaría pasar. “Bien, te lo diré más tarde ¿Vale?”

Asintió “Bueno, solo vine a decir hola. Los dejo continuar con lo que sea que estaban haciendo antes de que los interrumpiera” Añadió, guiñando, y caminó para salir. Entonces se heló. De pie en la puerta había una pequeña mujer en un uniforme de enfermera con una mano en la cadera y la otra llamando con el dedo a Emmett. Ladeó su cabeza en desaprobación y le hizo el ademán para salir. Emmett me miró otra vez, me volvió a guiñar, y caminó hacia ella.

“Tú, estás en un gran problema señorito” dijo, mirándolo. “Comprobé los informes y la Señorita Swan no tiene hermanos mayores”

Escuché a Emmett dar un grito sofocado y ponerme la mano en el corazón “¿¡ESTÁS INSINUANDO QUE ESTOY MINTIENDO!? ¿¡NO VES CÓMO NOS PARECEMOS!?”

“Bueno, yo… uh señor” tartamudeó la enfermera.

Escuché a Emmett lloriquear “MAMI SIEMPRE DIJO QUE ELLA ERA MÁS GUAPA QUE YO, PERO ESTO, ¡ESTO ES DEMASIADO!” chilló, dándome una sonrisa y corrió mientras pretendía llorar.

“Oh cariño” la enfermera dijo caminando para salir “Mejor lo arreglo con ese pobre chico”

Miré a Edward y ambos estallamos en risas.

“Emmett es un caso” dije mientras conseguía parar. Él asintió.

Después de que nos calmáramos miré a Edward y me lo encontré ya mirándome con una especie de emoción en sus ojos.

Elevó su mano y cogió un mechón de pelo y lo puso detrás de mi oreja. Cuando quitó la mano, rozó mi piel dejando a su paso una sensación de hormigueo y la estúpida máquina se volvió loca otra vez.

Esta vez, sentí debajo de mi camiseta mi corazón. Me la quité y la tiré al suelo.

“¿Por qué hiciste eso?” Edward preguntó frunciendo el ceño.

Me encogí de hombros “Edward necesitas descansar. Ya sabes que estoy bien ahora” dije mirándolo.

“¿Quieres que me vaya?” preguntó un poco herido.

“¡NO!” dije un poco demasiado rápido y un poquito demasiado alto. Él sonrió.

“Puedes dormir aquí” Señalé el sofá del fondo de la habitación.

Sonrió “Vale, lo haré”

Podía sentirme otra vez somnolienta.

“Bien, mejor parece que te dejaré dormir” murmuró.

Asentí “Y tú duerme aquí”

Sonreí cuando escuché su voz tarareando la nana en la que estábamos trabajando.

“Duerme Bella” susurró en mi oído.

No sé cuánto estuve durmiendo pero cuando me levanté y miré a la ventana aún quedaban algunos rayos de sol atravesándola. Podía suponer que sería por la tarde.

Miré hacia el sofá y me sentí feliz de ver a Edward durmiendo.

Estaba mirando el techo, dibujando con mis ojos cuando escuché la puerta abrirse. Supuse que sería el doctor o la enfermera para revisarme así que continué mirando al techo.

“Bella” mis ojos se volvieron hacia la puerta en cuanto reconocí esa voz. Me helé.

_____________________________

que les digo de este cap... me encanto!!!! estuvo realmente lindo (y un tanto divertido vamos a aceptar) los problemitas de Bella con su monitor jejeje (no la culpo, cualquiera estaría en las mismas con semejante hombre a su lado jejejeje)... y Emmett... bueno es que podíamos esperar... es E-M-M-E-T-T!!! jajaja magnifico el osito (o Monkey Man... da igual =P)...
mmmm... vale no me muerdan pero quien creen que aparecio???
oook... cuidense mucho (no olviden a mis chocolatitos ricos y deliciosos), suspiren y...
Nos leemos en un tris!!

Bellany G.
**Amor, mi monitor tambien tiene problemas por ti**

pdta. Este mensajito es para mi "Anonima ingeniosa"... Nenita, necesito un nombre, sabes que eso de tenerte en incognita no es lo mio y me fascina como terminas tus suspiros!!!! siempre con un "suspiros -y alguna palabra para el cap-" (el último fue virginales!!! jejeje)... de verdad nena me gustaría conocerte... besitos,

6 Comments:

  1. Anónimo said...
    bellany, mi apodo es Tata, y suspiro bajo anonimo porque no tengo un blog, mi e-mail es nilda_tc@yahoo.com, me encantan tus fics son estupendos, sigue adelante, y en cuanto a este capi, que te puedo decir soy TEAM-EDWARD AL 100%, lo amooooooooooooo, suspiros hospitalarios, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh
    Ninive said...
    Que mono es Edward, ha pasado de ser un cretino a ser super tierno. En cuanto al cretino de la puerta, buen seguro q es Jaiden, es lo q pega pero ya me sorprendí con lo del accidente asique... . Un besito y un suspriro
    franni said...
    genialll por fin el que tanto deseabaaaaaaaaa!!!!!!!
    me gustaaa es capiii ... y quien sera!??? el estupido por el cual bella choco e hizo sufrir a edward!!!!
    jeje saludithoss estan buenisimos todos.... suspiritosss
    espero con ansias el proximooo!!!!
    Anónimo said...
    cuñada cullen a estado genial sois fantasticas pero teneis que actualizarla mas amenudo y no dejarme suspirar tanto tiempo
    Sweet Sky said...
    AAAAME A EMMETTT CON LOCUUURA!!!
    AMMMMEEE EL CAPIIITUUULOOOOO!!!

    De verdad estuvo genial y emmett se la comio con su lloriiiqueo...

    Nenas son geniales!! Adoro todo el trabajo que hacen!
    ☆*trinemily*☆ said...
    HOLA HOLA AQUI DE NUEVO JUU ESTE CAOP ME ENCATA JUJU ME DIO RISA CON LA MAQUINA ESA JEJEJEJE AHAHA Y ED QUE ES MAS TONTO QUE NO SE DA CUENTA O ES QUE SE HACE EL BOBO JEJEJEJ ME ENCANTA ESTE FIC ESPERO LOS PROXIMO CAP!!

Post a Comment