martes, 17 de noviembre de 2009

VENTANA AL AMOR


Capítulo Veinticuatro

Bella POV

-Llevemos estas ¿si?- dijo Su indicando otro paquete de galletas. El quinto para ser exacta.

-Esta bien, pero ¿no crees que son suficientes? Nos vamos de día de campo no de por vida…

-Si, pero… es que me gustan.- agregó con una sonrisa.

-Lo sé, corazón… bueno vamos a ver algo más y nos vamos…- dije girando el carrito por el pasillo del supermercado.

Luego de haber comprado suficientes cosas para el día de campo –además de las golosinas que Su me hizo comprar- fuimos a casa para preparar las cosas. Todos los años los Cullen nos invitaban a Su y a mi al Día de Campo Familiar del Hospital donde trabajaba Carlisle y este año no era la excepción. Al menos este año yo estaba feliz de que llegara este día, usualmente era el que más aborrecía por que toda la familia se complotaba para que yo conociera chicos, este año eso no iba a ser necesario. Yo ya tenía a Edward conmigo.

Lo que me recordaba que estábamos a dos días de cumplir dos meses y yo tenía planificada una celebración especial con ayuda de mis amigas. La verdad, me sentí un poco ridícula por hacer la llamada que iba a hacer, era de lo más irónico: que yo le pidiera a Alice que fuéramos de compras, pero había estado tan embelezada escribiendo mi nueva novela que los días se me habían pasado y yo no me había comprado ningún vestido, me extrañaba eso si, que Alice no lo hubiera hecho por mi antes; ella siempre veía estas cosas, pero últimamente estaba más distraída de lo usual.

-¿Alice?

-Si, dime Bella…

-Allie, te quería pedir un favor…

-Dime…

-¿me puedes acompañar a comprar?

-¿de compras? ¿me estas pidiendo que te acompañe a comprar? ¿Quién eres tú y que hiciste con mi amiga?.- preguntó

-Soy yo Alice, lo que pasa… ¿acaso no te acuerdas que tu hermano y yo cumplimos dos meses en unos días?

-Claro que me acuerdo.

-Bueno ¿me vas a acompañar o no?

-Por supuesto, no me perdería ni por nada del mundo verte ir de compras por voluntad propia…- dijo entre risitas.

-Ok, ok… ¿podrías avisarle a Rose, también?. Creo que no va a querer perderse esta experiencia.

Y eso era verdad, después de que se perdiera mi primera incursión en la “vida sexual activa” como ella misma dijo, por estar de luna de miel, había dicho que no quería perderse ninguno de mis progresos como persona adulta. Y la verdad a mi tampoco me apetecía repetir todo, como esa vez, es que a veces Rose era muy persuasiva. Lo había vivido en carne propia y aun no superaba la verguenza.

Como fue de esperar las dos me esperaban puntuales en las puertas del Centro Comercial, ¿acaso disfrutaban de ello?. Al parecer si, esto era lo ultimo en lo que me quedaba claudicar, oh no, al menos aun no accedía a su extreme makeover (N/T:"reconstrucción total" XD). Y seguramente a eso no accedería nunca.

-Hola, Bella…- me saludaron.

-Hola chicas… vaya si están felices, eh!

-Claro, no todos los días quieres salir de compras…

-No se acostumbren…- les dije traspasando las puertas.

-Ya veremos, ya veremos…

Pasamos unas cuantas horas mirando vestidos, al parecer las chicas estaban un tanto indecisas, y digo ellas, por que la verdad no me dejaban decidir. Solo quería un vestido simple, bonito, pero simple. ¿Acaso era mucho pedir?

Al final mis torturadoras, perdón, mis amigas se decidieron. Aunque he de admitir que a mi también me encanto el vestido, era sencillo de color celeste y llegaba un poco más allá de las rodillas, era justo lo que quería. Durante toda la búsqueda del vestido, y la posterior búsqueda de la “ropa interior perfecta” obra y gracia de Alice note que ella y Rose sostenían unas miradas sospechosas, además de que Alice estaba más cuidadosa de lo usual. Aquí pasaba algo.

-¿me van a decir que pasa?.- pregunté impaciente después de salir del probador. Otra pantaleta de encaje más y asesinaba a alguien.

-¿Por qué lo dices?.- me preguntó Rose inocentemente.

-Ustedes me están ocultando algo…- dije entrecerrando los ojos.

-Nada que ver, Bella…

-No me mientan… ¿Qué pasa?

-Ok, ok…- dijo esta vez Alice.- al parecer no vas a poder esperar como todos los demás hasta mañana.

-Entonces ¿pasa algo?.- Alice asintió.

-Si, pero vamos a pagar esto primero. Después hablamos.

Nos sentamos en el café de siempre, tuve que esperar a que las señoras ordenaran una cantidad exorbitante de dulces y que los trajeran antes de saber que me ocultaban esas dos.

-ok, cuéntenme ya…

-Dios, si que eres impaciente…

- No me digas que tú no lo eres...

-Bueno…- comenzó Alice.- la verdad es que deberías haber esperado hasta mañana para saberlo como todos los demás, ni siquiera Jazzy lo sabe. Pero bueno, eres mi amiga después de todo. Lo que sucede Bella, es que… recibí la noticia más maravillosa… ¡Estoy embarazada!...

-¡¿Qué?! ¿en serio?...oh, guau… Alice ¡Felicidades!...- dije abrazándola

-Gracias…

-Estoy muy feliz por ti y por Jazz. Que alegría más grande.

-Si, es verdad.

Estaba feliz por mis dos amigas. Pero esto también me había hecho darme cuenta de algo. Había perdido mucho tiempo estando sola, regodeándome en mi soltería. Aunque claro, había valido la pena.

Tenía 24 años estaba a punto de cumplir los 25, al igual que Rose y Alice, ellas estaban felizmente casadas y ahora esperaban a sus primeros hijos. Yo seguía soltera. No es que quisiera apresurar las cosas o que estuviera disconforme con lo que tenía, era simplemente la constatación de un hecho.

Yo también quería casarme, formar una familia con Edward, ahora. Creo que estaba pasando por el “llamado del reloj biológico” o algo por el estilo.

Al día siguiente me levante temprano, me puse ropa deportiva, me recogí el cabello y ultime los detalles de las cosas que llevaría al día de campo antes de despertar a Su, ella como siempre despertó de un humor maravilloso, nada parecía molestarla. En cuanto estuvimos listas escuche la bocina un auto.

Edward estaba aquí. Abrí la puerta de manera apresurada y allí estaba él, en el porche de mi casa, inclusive con una camiseta y pantalones deportivos se veía guapo, ¡era tan afortunada! Mi novio me ayudo a subir las cosas en el auto antes de partir al lugar del picnic. El día estaba completamente despejado, y se notaba que haría muchísimo calor, cuando llegamos los demás ya se estaban instalando en una de las tantas mesas dispuestas en el césped alrededor del Lago. Los chicos y Carlisle se pusieron a armar un toldo para que diera la sombra en el lugar donde estábamos, aunque claro esta labor no fue realizada sin unos cuantos incidentes con las instrucciones que ninguno de los cuatro entendía.

Su y sus “tíos” estuvieron turnándose en algunas de las actividades recreativas que se habían organizado, mientras Esme y nosotras preparábamos las cosas para el almuerzo, sabíamos que era mejor tener eso listo. Con nuestra experiencia sabíamos que terminaríamos comiendo solamente ensaladas, ninguno de los hombres Cullen o Hale, sabía preparar un buen asado y finalmente siempre el resultado era carne carbonizada. Con lo que no contábamos era con que mi novio exportado directamente de Inglaterra era perfecto, gracias a él por fin pudimos comer carne asada en uno de estos viajes, lo cual constituía un milagro, pero que claro nos dejaba con ensaladas de más.

-tengo algo que decirles- anuncio Alice antes de que la familia se dispersara a realizar algunas actividades vespertinas.

-¿Qué pasa, amor?

-Bueno, les quiero dar una noticia muy importante…- dijo con los ojos brillantes.- bueno… quiero decirles a todos que… este… ¡¡voy a tener un bebé!!

-¿Allie, mi vida, estas embarazada?- le preguntó Jasper. Ella asintió- oh, amor… esto es maravilloso…- dijo parándose para abrazarla y besarla.

Todos se pararon para felicitar a la feliz pareja, este año la cigüeña había decidido sin duda hacer una visita a gran escala a los Cullen. No pude evitar sentir las miradas de todos los demás sobre mí, todas ellas decían claramente “Y ¿Cuándo?”.

-¿quieres ir a dar un paseo por el lago?.- me preguntó Edward al oído.

-Me parece genial…- dije tomando su mano.

A las orillas del Lago había un pequeño muelle al que solíamos subir cuando éramos pequeños, Edward subió a él. En el agua nos esperaba un pequeño bote a remos para dos personas.

-cuando hablabas de dar un paseo ¿te referías a… en bote?...- le pregunté asustada.

-así es… ¿hay algún problema?

-Este… si. No se nadar….

-Eso no es ningún problema, yo si sé….- dijo dedicándome una sonrisa de suficiencia.

-Pero… yo… igual y mejor te espero acá…

-Vamos Bella, ¿acaso no confías en mi?- dijo mirándome a los ojos.

-Claro, en ti confío en el que no confío es en ese bote.- dije señalándolo- ¿crees que sea seguro?

-Segurísimo… vamos amor, nos vamos a divertir…- dijo extendiéndome una mano desde el bote. ¿Cómo había subido tan rápido?

-No me vas a dejar decir que no ¿cierto?.

-Así es…

Edward me ayudó a subir, luego tomó los remos y comenzó a internarse en el Lago. La vista era sin duda preciosa, a medida que la orilla desaparecía, el cielo completamente despejado se reflejaba en las aguas, después del susto inicial fui incluso capaz de acercar mi mano al borde del bote y tocar el agua.

-ves que no era tan malo…

-si, tienes razón…

-así es…- dijo acercándose a mi.

-Edward ¿no crees que no deberías soltar los remos?

-Tranquila no pasa nada… tengo todo bajo control.- dijo acercándose más. Bueno, si él lo decía.

Edward me besó, de la manera en que siempre solía hacerlo. Diferente e igual a la vez, nunca me cansaría de estar juntos. Lo amaba con locura… una de sus manos rodeo mi cintura mientras que la otra sostuvo mi cabeza por la nuca. Me estaba besando de una manera apasionada que rayaba en la desesperación, y por supuesto, me deje llevar. Mis manos recorrieron su pecho por sobre su camiseta maravillándome con su contextura como siempre me pasaba. El sonido de algo cayendo en el agua nos hizo detenernos.

-tranquila, ya lo tengo…- dijo Edward inclinándose a un lado para recoger el remo que flotaba en el agua a unos centímetros del bote.

-Edward cui…- él se inclino mal y de pronto el bote se dio vuelta.

Ni siquiera alcance a hundirme en el agua cuando mi cabeza ya estaba en la superficie. Edward me sujetaba por la cintura manteniéndonos a ambos a flote a la vez. Mis manos estaban firmemente agarradas a su cuello.

-relájate, ya te tengo…

-te dije que era peligroso… que hubiera pasado si…

-shhh…- dijo sosteniendo mi barbilla con una de sus manos.- tranquila, todo va bien…

-claro… ¿y ahora que? ¿volvemos a nado?

-No. Sujétate bien…

-¿Qué vas a hacer?- Edward soltó sus manos de mi cintura.-¡Edward!

-Tranquila. Sujétate fuerte. Voy a voltear el bote…

Ok. A veces no era consiente de cómo lograba hacer ciertas cosas. Esta era una de esas veces, con una fuerza que no tengo idea de donde la sacaba Edward volteó el bote hasta ponerlo en su posición original en el agua. Mas, no hizo amago de subirnos en él. Volvió a tomarme por la cintura, esta vez claro para besarme.

-¿Hace calor, chicos?.- preguntó Emmett en cuanto nos vio acercarnos completamente empapados.

-Muy gracioso, Em…

-Uyy, tranquilo Eddie… no es para que te enojes.

-¿Cuántas veces voy a tener que repetirte que no me gusta que me digas “Eddie”?

-Sácame de una duda “Eddie”.- dijo recalcando el sobrenombre- y si fuera Bella la que te dijera así ¿te enojarías?- mi novio guardo silencio.- lo que sospeche…

-Chicos, será mejor que vayan a cambiarse. Se que aquí esta lleno de médicos pero no es muy recomendable que se enfermen.- nos dijo Esme.


Edward POV

-Sáquenme de una duda chicas…

-¿si?

-¿Por que las estoy dejando hacer esto? ¿no pueden molestar a sus esposos?

-Ay vamos, hermanito. Lo haces por que nos quieres mucho, además esto es para ti no para nosotras…

-Yo no pedí que me compraran el centro comercial…

-No, tu vestuario hablo por si mismo.

-¿Qué tiene mi ropa?

-Nada, nada…- dijeron a coro.

Me encontraba siendo torturado por Blancanieves y Campanita versiones embarazadas y potencialmente peligrosas. No sabía que pecado tan grande había cometido que ahora mi cuñada y mi hermana me habían arrastrado con ellas a una “Tarde de compras”. Había perdido la cuenta de cuantas horas llevaba con ellas, lo único que sabía era que quería ir a mi departamento; pero al parecer ellas tenían otros planes para mí.

¿Cuánto ropa creían que necesitaba?. Intente convencerlas de que compraran otras cosas, pero al parecer yo era su proyecto aquella tarde. Pobre de mi.

-ya no quiero más ropa…- protesté.

-Edward no te comportes como un niñito. Es por tu bien…

-Suenas como una madre que convence a su hijo para que se coma sus vegetales…

-¿en serio?.- preguntó Rose- ¿y funciona?

-Ni un poquito…- ambas bufaron.

Al parecer el par de embarazadas derrochaba energía por que siguieron llevándome por más y más tiendas hasta que casi fue hora de cerrar el centro comercial. No supe como metí tantas bolsas en mi pobre auto. Tampoco entendí por que tenía que seguir ocupando uno de los nuevos conjuntos que ellas me habían elegido, uno de tantos.

-díganme ¿por que tengo que ir vestido así?- pregunté

-vamos, Edward, te ves muy guapo…

-si, pero ¿para que?

-¿acaso no te puedes vestir bien por que si?...

-Ok, ok…

-Bueno, ¡buenas noches!.- me dijeron ambas antes de subir al coche de Alice.

Me metí a mi carro y arranque. En el camino intente llamar a Bella, pero me fue imposible su teléfono sonaba como apagado. ¡Demonios! Nuestro segundo aniversario y yo tuve que pasarlo como rehén de mi hermana y mi cuñada. Tal vez debería ir hasta su casa y disculparme, si, eso… y de paso comprarle un ramo de flores y ganarme de rodillas frente a su umbral si fuera necesario.

Con una parada previa a la floristería llegue a la casa de Bella. La casa estaba completamente a oscuras solo estaba encendida la luz del porche. Comprobé la hora en mi reloj, aun era temprano.

Baje del auto con las flores en una de las manos, llame a la puerta pero nadie contesto. Llame otra vez y esta vez la puerta se abrió sola. Extraño.

Avance por el recibidor hasta llegar a la sala de estar: todo estaba cubierto de pequeñas velas, había música suave que provenía de un equipo de música ubicado bajo el televisor. En la mesa de centro había una pequeña cena para dos.

-ya pensaba que se le había pasado la mano a tus secuestradoras…- comentó una voz a mis espaldas.

-¿Bella? ¿tú estabas al tanto de eso?.- pregunté aun sin girarme

-Aja. Fue idea mía…

Me voltee para mirarla. Tenía una enorme sonrisa en el rostro. Llevaba su cabello suelto justo al lado del cuello, el vestido que tenía puesto era simplemente precioso y se le adhería como si fuera parte de ella. Estaba sencillamente espectacular. En una de sus manos llevaba dos copas y en la otra una botella de champaña.

Bella sonrió al notar que me había quedado mirándola, el rubor comenzó a extenderse por sus mejillas casi de manera instantánea.

-¿Cómo que “Idea tuya”?.- pregunté recordando la fatídica tarde.

-Bueno,- dijo dejando las copas y la botella en la mesa- necesitaba alguna excusa para mantenerte alejado de acá durante el día.

-No lo puedo creer…- exclame

-¿estas enojado?...- preguntó mirándome con expresión inocente

-No…- respondí

-¿Por qué no te sientas?- le hice caso. En cuanto estuve frente a ella pude apreciar la cena en su totalidad. En verdad se había esmerado.

-Esto… se ve delicioso…- comente

-Esperemos que sepa igual…- dijo ella

-Estoy seguro…

-¿puedes abrirla?.- preguntó acercándome la botella.

-Claro.- tome la botella para sacarle el corcho y servir las copas.- así que pase prácticamente todo el día de nuestro aniversario siendo torturado para que tú tuvieras tiempo de preparar esta cena especial…

-Dijiste que no estabas enojado

-Y no lo estoy, solo estoy intentando ordenar los hechos ¿es así, cierto?

-Si...

-Toma…- dije tendiéndole la copa.

-Gracias.- dijo tomándola.- quiero que brindemos…- dijo alzándola.- por nosotros…

-Por nosotros…

Cenamos mientras conversábamos de todo un poco, la comida estaba sencillamente deliciosa. Nos reímos de algunas de las locuras que habíamos cometido cuando ninguno de los dos se animaba a confesar lo que sentíamos. En cuanto terminamos Bella comenzó a recoger las cosas para llevarlas hasta la cocina.

-déjame ayudarte- le dije

-no. Tú espérame aquí… y cierra los ojos ¿si?

-¿cerrar los ojos, para que?

-Edward, solo hazlo…

-Esta bien, esta bien…- dije haciendo lo que ella me pedía.

Aunque mantenía mis ojos cerrados aun podía escuchar todo el ruido que hacía Bella con cada uno de sus movimientos. Llevó las cosas hasta la cocina y después comenzó a mover algunas cosas allí. Comenzó a ordenar algunas cosas en la mesa que estaba delante de mí.

-¿puedo abrir los ojos ahora?

-No, todavía no…- dijo acomodando otras cosas- no seas impaciente Edward.- luego de otros minutos, dijo: -listo, ahora los puedes abrir.

-Una sonrisa nerviosa se extendía por su rostro, en la mesa había un plato lleno de fresas y otro de crema. Me dedico otra sonrisa nerviosa.

-Alice dijo que te gustarían…- dijo nerviosa.- dijo que a todo el mundo le gustaban… yo, no sé si…

-Me gustan…- respondí acariciando su mejilla.

Acerque una de mis manos hasta uno de los platos y tome una de las fresas, luego la hundí en la crema. La acerque hasta Bella, esta abrió su boca y capturo la fruta con sus dientes. Estuvimos jugando con las frutas, dándonoslas el uno al otro hasta que no quedo ninguna, sin embargo, todavía quedaba mucha crema. Al parecer Bella, leyó mis intenciones en mi rostro, por que en cuanto hundí unos de los dedos en la crema, retrocedió hasta que su espalda chocó contra el sofá.

-Edward…- me advirtió- ni se te ocurra…

-¿Que no se me ocurra que?.- pregunté inocente

-Hacer lo que piensas hacer…

-¿y que es lo que pretendo hacer?.- dije acercándome más.

-Ensuciarme…

-Yo no voy a hacer eso…- dije frente a ella

-Entonces… ¿Qué vas a hacer?

-Esto…- dije besándola.

Bella se relajo y extendió sus brazos alrededor mío, aproveche ese momento para embetunarle la nariz con la crema que aun tenía.

-¡hey!.- dijo separándose. Me fulmino con la mirada.- ¡mentiroso!...¡me manchaste!

-Lo siento, amor. Fue un accidente

-¡accidente!, eso ni tú te lo crees, Edward… lo hiciste a propósito…

-Pero si te vez hermosa…- ella me miro con incredulidad.- esta bien, perdón. ¿te ayudo a limpiarte?...

-Es lo mínimo… en la mesa están las servilletas…

-No las voy a necesitar…

-¿no?...

Me acerque más a ella, y comencé a besar su nariz hasta no dejar ni un rastro de la crema. Bella cerró los ojos. Empecé a deslizar mis labios hasta su mejilla, su oreja y su cuello; ella dejo caer su cabeza hacía atrás dándome más acceso.

-Edward…- dijo en medio de un suspiro

-¿si?...- pregunté con mis labios aun contra su garganta

-Bésame…- pidió

-No tienes ni que pedirlo, mi amor…

Deslice mis labios, esta vez en dirección contraria, ascendiendo desde su cuello a su barbilla y desde ahí a sus labios. En cuanto nuestros labios entraron en contacto fue como si se encendiera algo en mí, una llama. Bella era para mí algo intoxicante, una droga de la que nunca tendría suficiente, de la que nunca me hartaría; y es que siempre había sido adicto a ella. Sus labios se sincronizaban con los míos con una asombrosa perfección, mis manos descendieron por la piel de su espalda que no alcanzaba a ser cubierta por el vestido, bella enredo sus dedos en mi cabello atrayéndome más contra ella, después comenzó a bajar sus labios por mi cuello, a la vez que mis manos seguían recorriéndola.

Era como si no nos hubiéramos visto en meses, aunque solo habíamos estado separados unas cuantas horas, nuestra necesidad del otro era demasiado grande, estábamos entrelazados lo más posible en aquel reducido espacio, pero al parecer aun no era suficiente. Quería sentirla cerca, como si fuera parte de mi, cosa que ya era…

Baje mis labios por todo su blanco cuello hasta llegar a la curvatura de su hombro donde descansaba uno de los tirantes de su vestido lo deslice hacía abajo a la vez que Bella luchaba contra los botones, excesivamente pequeños de mi camisa. Pero al parecer la posición en la que se encontraba no ayudaba mucho a su cometido, por lo que deslizo sus piernas a cada lado de mi cuerpo hasta sentarse en mi regazo, lo que hizo que su vestido ascendiera varios centímetros por sobre sus muslos, dejando su piel al descubierto. Volvió a juntar sus labios con los míos, una vez desabotono la camisa sus manos se deslizaron por mis brazos hasta que la camisa quedo en el suelo. Sus caricias eran sencillamente maravillosas.

La estreche contra mí, nuestras respiraciones no tenían ninguna coordinación. El sonido de un cierre descendiendo lleno la atmósfera cargada con nuestras inspiraciones desiguales. Tomé a Bella de las caderas hasta poder subirla en el sofá, apoyo su cabeza en uno de los brazos a la vez que me atraía más a ella, nuestras manos recorrían sin pudor alguno el cuerpo del otro una vez que las barreras que suponían las ligeras telas que nos cubrían dejaron de estar en medio.

Era una entrega mutua, sin restricciones, pues éramos del otro. Esto era lo más maravilloso de nuestra relación, nos pertenecíamos mutuamente, mis labios recorrieron cada centímetro de su cuerpo y los suyos los imitaron. Así era siempre con Bella, cada vez que estábamos juntos era algo nuevo y a la vez algo conocido…algo predestinado, como si hubiéramos nacido para estar juntos y así lo creía yo. Éramos el uno para el otro.

Terminamos durmiendo abrazados y juntos, de esa forma podría quedarme toda la vida.

________________________________

bueno, me desaparezco unos cuantos días y pasa de todo... tenemos dos nuevos miembros Cullen por venir y una parejita haciendo la tarea para el tercero... por lo visto quieren agrandar la familia jejeje, yo no me opongo y ustedes?? jajaja


ey!... una cosita me tengo un pequeño reclamo que hacer, ya se que estuve fuera y que algunos fics terminaron y otros los perdimos (lo siento por eso) pero aún así no encuentro una buena justificación para la falta de suspiros y la abundancia de aire que nos llena todo el blog. Nenitas les ofrezco mil disculpas pero espero que entiendan los días tan complicados que hemos tenido ya que supongo todas estamos en periodos de examenes pues los semestres (bimestres, trimestres... como sea) en la uni terminan, ademas de que en algunos casos (como mi querida Nini) la presión de la familia y el trabajo no nos permiten el tiempo que queremos... yo solo les pido que no nos abandonen, que entiendan que hacemos lo posible por estar y permanecer y que sigan suspirando para que nosotras seamos mucho más felices de lo que ya somos... todo es por ustedes y para hacer un poquito más feliz a nuestro mundo, asi que no hay que dejarse vencer vale.
ya saben, siempre cuidense mucho y disfruten de los chocolatitos para vivir mejor, suspiren en demasía y...
Nos leemos en un tris!!!

Bellany G.
**Tengo alas para volar pero necesito del impulso que tu me das**

4 Comments:

  1. *lili* said...
    hola chicas!!!
    de mi parte aki estare visitando el blog xk me encanta su blog y soy super adicta pero ps con la uni en exmanes a veces igual es un poco pesado y como lo dije no xk ya no publiquen una historia las dejaremos xk son unas niñas super aunk no las conosco en persona.
    bueno espero k las vaya super en sus examnes y en sus otras cositas se les kiere y se les agradece el tiempo k se toman para publicar
    bueno se cuidan
    aios
    Valery said...
    Me encanto yo leo tus fics todos los días pero se me pasa dejar el comentario o porke no se ke poner o porke no me da tiempo pero ok tratare de dejarlos mas seguido.
    ok.
    Bsos.
    BYE.
    ANN CULLEN said...
    A LOS CULLEN LES GUSTA LAS FAMILIAS GRANDES VERDAD?
    QUE LINDO ALICE DE MAMA QUE PESADILLA IMAGEN QUE HARA POR SU BEBE.
    ME ENCANTAN LOS FICS CUIDENSE BESOS
    Anónimo said...
    guau chica soy nueva en tu blog pero simplemente me vuelvo loca leyendo todas las historias....genial creeme cuando te digo q dieron ganas de escribir jejejje encontraras una historia mia pronto by bye....

Post a Comment