jueves, 10 de septiembre de 2009

ESA NANA

Capítulo 5. Encuentro Amistoso


Ignoré ese presentimiento y empecé a tararear una melodía desconocida. Era muy tranquilizante, casi una nana. Tendría que intentarla tocar en el piano cuando encuentre uno.

Escuché un chirrido, que sonaba curiosamente como una puerta abriéndose y cerrándose. Miré por fuera de las cortinas y me impactó ver la puerta del cuarto de baño cerrándose. Me congelé. Me olvidé de cerrar la puerta con pestillo. Edward ha estado aquí. ¡Se que ha sido él! Había hecho algo, ¿¡Pero qué!?

Cerré el grifo y cuando abrí otra vez las cortinas me di cuenta de algo que me impactó aún más.

¡¡Oh Dios Mío!!

Había olvidado traer la toalla. ¡De hecho! Había olvidado traer la ropa limpia.

¡Espera un segundo! ¡La ropa que me quité cuando entré en la ducha! Podría ponérmelas e ir a buscar un recambio.

Abrí la cortina y miré al suelo donde las tiré. Me quedé boquiabierta. ¡No había nada ahí! Entonces él me las quitó. Edward.

¡Ese idiota! ¡Ese desagradable! ¡Me había seguido hasta el baño y cogió mi ropa! ¿¡Cómo se atreve!? ¿¡Porque no me lancé contra él como las demás chicas, decide hacerme sufrir!?

Hecha una furia, me acerqué hasta la puerta, deseando que él no abriera la puerta otra vez y me viera desnuda.

La puerta crujió al abrirla un poco, escondí mi cuerpo detrás de la misma, sacando la cabeza por el trozo que había abierto y grité.

“¡Edward! ¡Fuera de aquí!”

“¿Si Bella?” preguntó, caminando hacia mí, con una misteriosa expresión en su rostro. Podía sentir mi cara arder incluso pensando que él no podía ver mi cuerpo.

“Edward, necesito mi ropa, ¡Y la necesito ahora!” gruñí.

“Puedo asegurarte Bella, que no tengo ni idea de lo que estás hablando” su sedosa voz respondió calmadamente. “¿Estás sugiriendo que has perdido tu ropa?”

“¡NO! ¡Sugiero que tú me las has robado! ¡Vamos Edward, esto es demasiado infantil!”

“¿¡Robarlas!?” Se burló, poniendo su mano sobre el corazón. “Bella, me rompe el corazón que pienses eso de mí” Se dio la vuelta y se dirigió a la cama pero entonces se volvió a girar para mirarme con una expresión seria. Había un indicio de picardía en sus ojos.

Por favor no hagas lo que creo que vas a hacer Edward. Por favor no.

“¿Pero a lo mejor quieres que entre ahí y te ayude a encontrarlas? ¿Hmm?” preguntó mientras se acercaba a la puerta, y lentamente traía la cabeza hacia ella. “Será divertido”.

Su cara estaba muy cerca y podía oler su respiración en la mía. Olía a perfume, invitándome.

Entonces muy rápido, no me di cuenta de que lo habia hecho, cerré de golpe la puerta en su cara, con mucha fuerza sonó un crack como si le hubiera golpeado a él.

Ooops.

Podía oírlo gritar de dolor y murmurando una serie de blasfemias al otro lado de la puerta dónde la había cerrado.

Ahora, ¿Cómo salir del baño? Ojeé la habitación y mis ojos aterrizaron en las cortinas de la ducha.

¡Perfecto! ¿Por qué no se me habría ocurrido antes?

Las rasgué y me envolví el cuerpo con ellas quedando muy asegurada. Abrí la puerta otra vez para verlo a él aún de pie con su mano sosteniendo su nariz como si fuera su más preciada posesión.

Puse una mueca y pasé por delante de él para ir al dormitorio cuando sentí que me tiraban del brazo. Miré y vi a las manos de Edward, olí algo que me hizo sentir mareada. Como óxido y sal. Lo miré y por supuesto, había sangre en su nariz.

“Déjame Edward” Intenté soltarme, la cabeza me daba vueltas.

Me soltó y tropecé delante de la habitación, poniéndome la zancadilla con mi propio pie. Me preparé para recibir el golpe con el suelo, pero la sorpresa fue cuando sentí dos fuertes y cálidos brazos alrededor mío.

Edward me Cogió.

En ese preciso momento Rosalie, Emmett, Alice y Jasper entraron en la habitación.

“Oh dios mío” Escuché a Alice susurrar.

Solo podía imaginar que parecíamos. Yo liada en la cortina de la ducha, y los brazos de Edward con su nariz rota alrededor de mí. Y hablando de eso…alcé la vista y lo vi mirando con una insondable expresión en su rostro

Sentí mis mejillas enrojecer y luché por deshacer su abrazo.

Rápidamente me dejó ir y tropecé, cerrando la puerta con pestillo.

Podía escuchar los susurros a través de la puerta cuando apresuradamente cogí algunas ropas y me las puse.

“¡Edward!” Alice siseó “¿Qué le estabas haciendo?”

“Yo no estaba haciendo nada. Se estaba cayendo y yo…” Lo escuché murmurar pero fue interrumpido por Rosalie.

“¿Por qué estaba con la cortina del baño?”

Fue entonces cuando me decidí a cruzar la puerta.

Alice corrió hacia mí “¡Bella! Lo siento. ¡Sea lo que sea que te haya hecho, tienes que saber que a NOSOTROS no nos gusta, como es él!”

“Está bien Alice, no tengo nada contra ti”

“¿Qué es exactamente lo que te hizo?” Preguntó Jasper.

Miré a Edward, quién tenía una expresión de culpabilidad en su rostro. Sin apartar la vista de él, les conté el incidente del cuarto de baño. Todo el tiempo, yo miraba a Edward, sus ojos no miraban los míos. Su expresión había cambiado de la culpabilidad a la tristeza, y de ahí a una indescifrable. No sé por qué pero sentía que estaba arrepentido de sus acciones. Sin embargo, incluso si se disculpara, me costaría poder olvidar la primera impresión que me dio.

Todo el mundo aún estaba de pie, mirándolo con caras incrédulas. Podía adivinar que él no había hecho nada igual antes.

Alice fue la primera en hablar, y con un tono gélido.

“Vamos Bella, estoy enfermando de estar en esta misma habitación con este virus” Dijo Alice mientras me arrastraba fuera de la habitación, dejando a un congelado Edward en el centro del salón. Emmett y Jasper nos siguieron detrás.

“No puedo creer que haya hecho algo como eso. Eso significa, estar hablando con un inmaduro” Dijo Rosalie.

“Todos cabemos en mi Jeep” Dijo Emmett que estaba a mi lado. Todos los seguimos hasta su Jeep. Era Enorme. Salté dentro del Jeep mientras que Jasper elevaba a Alice para sentarla a mi lado, y él al lado de ella. Rosalie se montó con Emmett en el asiento del conductor. Me hacía sentir muy sola.

Me recordé que mi padre supuestamente me iba a enviar mi coche aquí pronto. Algo que anhelaba.

“¿Está muy lejos el centro comercial Alice?” Pregunté.

“A diez minutos”

“Vale” Decidí prestar atención a la carretera.

Aproximadamente diez minutos después, llegamos al centro comercial. Cuando estábamos saliendo del coche, vi un coche rojo, muy característico aparcado a lo lejos. ¿Podría ser de... ? No, probablemente sería de otra persona .

Alice ya me arrastraba hacia el centro comercial. Había una enorme sonrisa dibujada en su cara y sus ojos demostraban una mirada emocionada. Tenía el presentimiento de que hoy iba a ser un día muy largo cuando me empujó hacia dentro.

Dentro de la quinta tienda, tuve su permiso para ir a beber algo. Crucé el estante de la comida y me dirigí a Orange Julius (una tienda) cuando tropecé con mis propios pies la segunda vez en el día. Cerré mis ojos y esperé la caída pero me sorprendió cuando sentí aquellos brazos familiares agarrándome fuertemente por la cintura y levantándome. Me giré, y por supuesto, era el Señor ojos verdes y pelo broncíneo. Tenía la mirada fija en mí intensamente mientras su mano pasaba por su pelo. Parecía nervioso.

“Gracias Edward” murmuré mientras me giraba, pero me agarró el brazo y me hizo girar otra vez.

“Mira Bella, necesito hablar contigo” Se movió hacia un par de sillas.

“¿Cómo puedo saber que puedo confiar en ti? ¿No es otra especie de broma o algo?” Dije bruscamente.

Él me empujó hacia las sillas de todas formas. Cambió a estar incómodamente y se inclinó, como si tuviera miedo de lo que iba a decirme.

“Dilo ya, ya sabes que no tengo todo el día”

Me miró “Mira Bella puedo entender por qué estás enfadada conmigo, pero vine aquí para disculparme y no lo estás poniendo nada fácil”

Mi mandíbula se abrió.

“Sé que estás sorprendida, quiero decir, que esto no cambia el hecho de que odiemos vivir con el otro”

La cerré bruscamente.

“Pero mi actitud esta mañana son inexcusables e infantiles y lo siento. No sé qué me pasó, nunca había hecho nada así antes. Quizás tiene algo que ver con el hecho de que nadie ha actuado como tú los has hecho conmigo”

Él realmente piensa que lo voy a perdonar así de fácil. Está equivocado. Si había algo en que era buena, era en guardar rencor y me había prometido a mí misma que se lo haría pagar por lo que me había hecho.

Aún estaba hablando “ Quiero decir, que tienes que entender que esa habitación estaba especialmente reservada para mí y entonces, espera, olvida lo que he dicho” Parecía como si hubiera dicho algo que supuestamente no quería que supiera.

“¿Espera, qué? ¿Especialmente reservada? ¿Por qué tendrías una habitación reservada?”

Vaciló “Um… debe ser porque mi madre les dijo que tenía condiciones que requerían una habitación propia separada. Si, la escuché discutiendo con ellos sobre eso”

“Oh” Sentía como si aún me estuviera ocultando algo.

Su teléfono sonó en ese preciso momento. Su tono, Claro de Luna, hizo que enarcara mis cejas. Adoraba esa canción.

“Hola Tara” Dijo

“¿Qué?, oh quise decir Tanya. Si, lo sabía, sólo estaba jugando contigo.”

Sacudí la cabeza y él se fue.

De pie, mi dirigí hacia Orange Julius otra vez, teniendo mucho más cuidado con los pasos que daba. Iba a pedir, me quedé helada cuando en los altavoces cantaban muy alto la canción de Thriller de Michael Jackson. Toda la cafetería se giró y miré hacia donde había un tío vestido con la ropa de Orange Julius y empezar a bailar.

Eso era la cosa más graciosa y divertida que nunca había visto, una gran multitud se acercó junto a mí para poder ver mejor. Todo el mundo se reía a carcajadas, y con todo, incluso a veces lo pillaba mirandome a mí.

Cuando el baile acabó, aplaudí como todos los demás y finalmente pedí mi bebida. Pagué, y cuando me iba a ir, sentí una mano en mi hombro. Me giré para ver al segundo tío más guapo que haya visto nunca. Aunque odie admitirlo, Edward es el primero.

“Hola” Dijo, mostrándome una sonrisa que me hizo derretir. Me preguntaba como sería la sonrisa de Edward. No lo había visto regalarme una sonrisa sincera todavía. Espera, ¿Por qué estoy intentando comparar a este tío con Edward?

“Hola” contesté, desconcertada. ¿Quizás se había confundido de persona?

“Eh, ¿Disfrutaste mi pequeño baile?”

Entonces comprendí “Oh, ¿Eras tú?” Dije riendo “Fue la cosa mas graciosa que nunca había visto”

“Huh, y yo que pensaba que me veía tremendo haciendo mis perfectos movimientos” Dijo, mientras hacía una parte del baile.

“Jayden Strom” Dijo estrechando su mano. Sacudí la mano y lo escaneé lentamente. Era alto, proablemente sobre 1,90, tenía el pelo negro rizado con unos mechones cayendo sobre sus llamativos ojos azules. Eran muy azules y sentí como me perdía en ellos.

Me di cuenta que estaba moviendo su mano delante de mi cara esperando a que hablara. Sentí mis mejillas arder de la vergüenza.

“Isabella Swan, pero puedes llamarme Bella” Repliqué.

“Bella, el nombre te hace justicia. ¿Estás aquí sola?”

“Oh, no que va. Mi amiga Alice esta haciendo unas compras mientras que tengo un descanso. Rosalie, Jasper y Emmett la estan ayudando también”

“¿Jasper y Emmett?” preguntó. ¿Lo que detecté eran insinuaciones de celos en su voz? ¿Pero qué estaba pensando? Este tipo nunca querría salir conmigo, además, tengo que recordar mi regla de no más citas.

“Sí, Jasper es el novio de Alice, y Emmett el de Rosalie” le expliqué “Todos nosotros vamos a la Universidad Cullen”

“Ey, yo voy allí también, soy estudiante de segundo año en bachillerato. Mira Bella, te conozco de hace dos minutos, pero realmente me encantaría conocerte mejor. ¿Podría tener tu número?” Preguntó tímidamente

Sabía que estaba sonriendo como una idiota, pero no lo podía evitar, debía recordarme a mí misma pensar. ¿Estaba realmente dispuesta a esto después de todo lo que pasó con Jacob?

“Seguro” Dije dándole mi número. Tendría que recordarme que no le cogiera cariño.

Sonreía como un idiota cuando guardó mi número en el móvil.

“Te llamaré esta noche” Dijo “Adiós Bella”

“Adiós Jayden” y me giré.
“¡Wow!” Me volteé para verlo chillar y a la vez saltar hacia el mostrador para ponerse su ropa de trabajo.

Sonreí lentamente y me dirigí adonde encontraría a Alice.

Los encontré en la puerta principal. Parecía que ellos ya hubieran terminado y me estaban esperando para podernos ir.

“¿Qué fue lo que vimos allí?” preguntó Emmett.

“Ah, es un tipo llamado Jayden Strom, va a nuestro colegio, es de segundo curso de bachillerato” dije.

“¡Oh dios mío Bella! ¿Hablaste con Jayden Strom y todavía no has empezado las clases?” Alice chilló.

“¿Huh? ¿Hay algo que debería saber de él?”

“Eh, sólo que es nuestro jugador estrella de baloncesto del colegio. ¡Todo el mundo lo conoce y lo quiere!”

“Oh, bueno me pidió el número”

Ví a Alice fruncir el ceño y me sorprendió. Pensaba que estaría feliz por mí.

“¿Qué va mal Alice? ¿Es malo?” pregunté. Sabía que no debía darle mi número.

“No, ese es exactamente el problema. Él es un tío genial. Realmente divertido, esto significa que tendreis citas” dijo.

Estaba confusa.

“Si, ¿No es eso bueno?”

“Bueno sí, pero tu supuestamente eres de-” empezó.

“No le hagas caso, Bella” Interrumpió Rosalie “Estamos felices por tí”

El ambiente en el coche en el camino de vuelta a los dormitorios era tenso. No podía evitar sentirme como si hubiera hecho algo mal ¿Qué habría querido decirme Alice?

Aparcamos en el mismo sitios donde estábamos antes. Cuando salí, volví a ver ese coche rojo extrañamente familiar aparcado unos pocos sitios más allá ¿¡No podía ser el mismo no!?

Cuando llevamos la enorme compra escaleras arriba, no me podía quitar el ominoso pensamiento de la cabeza.

Abrí la puerta de mi habitación, no solo para ver a Edward sentado en el sofá del salón, alguién más también. La única persona que me dijo que me mantuviera alejada de su vida estaba tendido casualmente sobre el sofá como si fuera la cosa más normal del mundo, mientras mi compañero lo miraba airado.

Apreté la mandíbula, casi cerrando los ojos caminé hacia él y señalé la puerta.

“¡FUERA!”

__________________________________

una disculpa... me atrasé con esto del maratón, pero intento ponerle al tanto... asi que no tengo mucho tiempo para platicar...
comentente lo que les haya gustado más del capitulo que tengan por seguro lo leeré...
bueno, como siempre cuidense mucho, suspiren, suspiren, suspiren y...
Nos leemos prontito!!!



Bellany G.
**La respuesta me la diste tú... TE AMO!**


pdta. No se olviden de votar por su favorito en "Suspiro Super Especial"!!

7 Comments:

  1. franni said...
    uuiii le salio competencia a edward... jeje esto
    esta mas emocionante... y alice como siemrpe ya tenia todo planeado bella era par edward...
    jaj quien habra legado a ver a bella??? aaa quiero saber
    me encanta esta historiaa muchooo
    saludithoss
    ♥ Maga ♥ said...
    Este jacob no se da por vencido no?
    Sorry lo quiero mucho pero es un desubicado, y encima está hablando con Edward!!! Noooooooo, que mal, pero este Fic se pone cada vez mejor!!!
    Besitos y suspiros! ♥
    ninive said...
    Bueno esto se pone movidito. Que travieso es Edward, no le viene mal un poco de competencia.
    valeria said...
    todo!! haahahaha todo esta genial pero mas cuando ed le pide perdon a bella hahaha estubo super wooow espero el proximo cap de esa nana este fic es el mejor del mundo haaha
    *trinemily* said...
    hahah dios dios quien es ese chico!! hahah y moreno alto con cabellos rizados haha!! jeje me encanta algo de emocion con el chico nuevo!! jeje bueno no tengo tiempo quiero rendir para ponerme al dia!! xoxo que dios las bendigas y les ilumine!! xoxo!! no leemos hahha atrasada :(
    Anónimo said...
    ME ENCANTA ESTE FIC ESTOY COMO UNA TONTA DESDE QUE HE DESCUBIERTO ESTA PAGINA HACE 5 DIAS. YA ME LEIDO TODO LOS FICS CREADOS POR TI. Y CADA DIA ME METO UN MONTÓN DE VECES PARA VER SI HAS PUESTO UN NUEVO CAPITULO.SOBRE DE ESTE Y DE UN ACUERDO PERFECTO, EL NUEVO QUE HAS PUESTO TAMBIÉN ME ENCANTA. SALUDOS DESDE ESPAÑA. Y VIVA TU IMAGINACIÓN ES IMPRESIONANTE COMO ESCRIBES. BESOS
    Mer said...
    Esto es un sin razón ya que fuera de esta historia no puede irse mi corazón. Besotes miles

Post a Comment